Nec deus intersit, nisi dignus vindice nodus

locución latina usada en el teatro

Nec deus intersit, nisi dignus vindice nodus es una locución latina que significa: "No hagáis intervenir a un dios sino cuando el drama es digno de ser desenredado por un dios", y es un precepto de Horacio inserto en el Arte poética, verso 191, a propósito de la tragedia.

Allí Horacio recomienda a los autores trágicos que usen este recurso con mucha prudencia en los desenlaces de las tragedias, haciendo intervenir el deus ex machina sólo cuando lo requiera la índole de la obra.