Obsolescencia

La obsolescencia es el estado de ser que ocurre cuando un objeto, servicio o práctica ya no se mantiene o no se requiere aunque todavía esté en buen estado de funcionamiento.[1][2]

La obsolescencia ocurre con frecuencia porque se dispone de un reemplazo que tiene, en suma, más ventajas en comparación con las desventajas en que se incurre al mantener o reparar el original. Obsoleto también se refiere a algo que ya está en desuso, descartado o anticuado.[3]​ Por lo general, la obsolescencia está precedida por una disminución gradual de la popularidad.

TiposEditar

 
La ropa es un ejemplo común de obsolescencia estética.

La obsolescencia es la condición o estado en que se encuentra un producto que ya ha cumplido con una vigencia o tiempo programado para que siga funcionando. Los tipos reconocidos de obsolescencia son:[4]

Obsolescencia técnica: los productos se vuelven técnicamente obsoletos desde el punto de vista de ingeniería (el producto ya no es de última generación) y desde el punto de vista de la usabilidad (el producto no es cómodo de usar).[5]​ Cuando las nuevas tecnologías sustitutivas dejan a un producto anticuado en favor del siguiente, como en el caso de la regla de cálculo y la calculadora electrónica, el telégrafo y el teléfono, de cintas de cassette y discos compactos, el sistema de vídeo VHS frente al DVD, etc. Es también consecuencia directa de las actividades de investigación y desarrollo que permiten en tiempo relativamente breve, fabricar y construir equipos mejorados con capacidades superiores a las de los precedentes. El paradigma, en este caso, lo constituyen los equipos informáticos capaces de multiplicar su potencia en cuestión de meses.

Obsolescencia ecológica: los productos se vuelven obsoletos ecológicos cuando contaminan el medio ambiente según las posibilidades técnicas.[5]​ En cuanto a la obsolescencia tenemos que considerar aspectos ambientales. Por un lado, la obsolescencia puede ayudar a ahorrar energía/consumo de agua y, por otro lado, la obsolescencia conduce a un mayor uso de recursos y más desperdicio al acortar el ciclo de vida de los productos.[4]​ Esta última categoría está altamente relacionada con el greenwashing o lavado de cara «verde» empresarial.

Obsolescencia económica: los productos se vuelven obsoletos desde el punto de vista económico cuando su relación calidad-precio es menor en comparación con un producto nuevo (por ejemplo, el costo total de propiedad, incluidos los costos de compra, instalación, operación, mantenimiento y eliminación) [5]

Obsolescencia por compatibilidad: Los productos también se vuelven obsoletos cuando las piezas de repuesto ya no están disponibles. Por la imposibilidad de encontrar repuestos, como en el caso de los automóviles o productos electrónicos de consumo. La ausencia de repuestos adecuados se debe al encarecimiento de la producción al tratarse de series cortas.

La obsolescencia psicológica: es causada por la introducción de un nuevo producto que es más moderno. Existen los siguientes subtipos de la obsolescencia psicológica: [4]

Obsolescencia estética: los productos se vuelven obsoletos estéticamente cuando su apariencia ya no es aceptable. [5]
Obsolescencia estilística: los productos se vuelven obsoletos estilísticamente cuando aparecen nuevos estilos y el consumidor tiene el deseo o se ve obligado a estar a la moda.[6]
Obsolescencia social: los productos se vuelven obsoletos socialmente cuando hay un cambio en la percepción social. [5]
Obsolescencia legal: los productos se vuelven obsoletos legalmente cuando los requisitos legales no permiten aplicar el producto.[7]

Obsolescencia programadaEditar

 
La Centennial Light es la bombilla de luz más duradera del mundo, encendida desde 1901 y casi nunca apagada. Está en 4550 East Avenue, Livermore, California.[8]

La obsolescencia programada u obsolescencia planificada es la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño del mismo, éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible por diversos procedimientos, por ejemplo por falta de repuestos, induciendo a los consumidores a la compra de un nuevo producto que lo sustituya.[9]​ Su función es generar mayores ingresos debido a compras más frecuentes, que redundan en beneficios económicos continuos por periodos de tiempo más largos para empresas o fabricantes.[10]

El objetivo de la obsolescencia no es crear productos de calidad, sino exclusivamente el lucro económico,[11]​ no teniéndose en cuenta las necesidades de los consumidores, ni las repercusiones medioambientales en la producción y mucho menos las consecuencias que se generan desde el punto de vista de la acumulación de residuos y la contaminación que conllevan. Para la industria, esta actitud estimula positivamente la demanda al alentar a los consumidores a comprar nuevos productos de un modo artificialmente acelerado si desean seguir utilizándolos.[12]​ La obsolescencia programada se utiliza en gran diversidad de productos.[13]

Los antónimos de obsolescencia programada son alargascencia y durascencia.

Consecuencias de la obsolescenciaEditar

Actualmente nos encontramos frente a una paradoja cuyas consecuencias son aún difíciles de cuantificar; en efecto, cuando por un lado se dispone de la capacidad tecnológica de fabricar productos duraderos, nos encontramos en la necesidad de adaptarnos al cambio permanente de las tecnologías.

Ello conlleva la continua sustitución de equipos que por carecer con frecuencia de mercados de segunda mano genera ingentes cantidades de residuos, con la problemática medioambiental que ello supone.[14]

La respuesta a esta problemática ha sido variada; así, la industria propone instalaciones de reciclaje, con los costes que ello conlleva (consumo de energía, contaminación, etcétera); tenemos por ejemplo el reciente anuncio de una empresa de telecomunicaciones de la próxima comercialización de un teléfono móvil con fecha de caducidad, con un uso de un año. Por otro lado, diversas organizaciones humanitarias redistribuyen estos equipos, perfectamente operativos, entre las personas, instituciones y países menos desarrollados.

El fenómeno de la obsolescencia no sólo se limita a los campos descritos. Es posible identificarla dentro de los productos inmobiliarios. Estos, debido a la incongruencia entre los requerimientos de la vida actual y los programas arquitectónicos ajenos a ellos, ven sus velocidades de venta afectadas. La arquitectura de reinterpretación se especializa en la readecuación de un inmueble a las nuevas necesidades.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Definition of OBSOLETE». www.merriam-webster.com (en inglés). Consultado el 9 de septiembre de 2022. 
  2. «Definition of obsolete | Dictionary.com». www.dictionary.com (en inglés). Consultado el 9 de septiembre de 2022. 
  3. Fowler, H. W.; Fowler, F. G.; Thompson, Della (1995). The concise Oxford dictionary of current English. (9th ed. edición). Clarendon Press. ISBN 0-19-861320-2. OCLC 33165205. Consultado el 9 de septiembre de 2022. 
  4. a b c «Clarifying Obsolescence: Definition, Types, Examples and Decision Tool - ProQuest». www.proquest.com. Consultado el 9 de septiembre de 2022. 
  5. a b c d e Zalles-Reiber, M. (1996). Produktveralterung und Industrie-Design. Akad. Verlag.
  6. Heine, C. (1968). Die psychische Veralterung von Gütern: Wesen, Ursachen, absatzwirtschaftliche Konsequenzen. Spindler.
  7. Röper, B. (1976). Gibt es geplanten Verschleiß?: Untersuchungen zur Obsoleszenzthese. Schwartz.
  8. «Livermore's Centennial Light Bulb». www.centennialbulb.org. Consultado el 21 de septiembre de 2021. 
  9. Bulow, Jeremy (1986-11-XX). «An Economic Theory of Planned Obsolescence». The Quarterly Journal of Economics 101 (4): 729. doi:10.2307/1884176. Consultado el 3 de mayo de 2021. 
  10. Bidgoli, Hossein (2010). The handbook of technology management. John Wiley & Sons. ISBN 978-0-470-24950-5. OCLC 318242712. Consultado el 3 de mayo de 2021. 
  11. Orbach, Barak (18 de junio de 2007). The Durapolist Puzzle: Monopoly Power in Durable-Goods Market (en inglés) (ID 496175). Social Science Research Network. Consultado el 3 de mayo de 2021. 
  12. El mercado de los videojuegos, la obsolescencia programada y la obsolescencia percibida - Vida Extra
  13. «¿Es positivo el cambio tecnológico? - MATERIABIZ». Archivado desde el original el 12 de febrero de 2011. Consultado el 22 de agosto de 2008. 
  14. «19/05/05 Por la obsolescencia de computadoras y celulares se desechan decenas de aparatos - Instituto de Ciencia Ambiental y Desarrollo Sostenible - ICADES». Archivado desde el original el 5 de julio de 2007. Consultado el 22 de agosto de 2008.