Ola de calor

período prolongado de excesivo calor

Una ola de calor es un evento sostenido de temperatura extremadamente alta para una región determinada. La ola de calor se mide con relación a la temperatura promedio considerada para el área. No existe una definición estandarizada de ola de calor.[2][3]​ Las agencias meteorológicas de cada país tienen definiciones propias respecto de lo que consideran una ola de calor.

Mapa de Coumou & Robinson que muestra el porcentaje de veranos boreales 2000–2012 con temperaturas más allá de 1-, 2- and 3-sigma (arriba, centro y abajo, respectivamente) para observaciones (izquierda) y para el multi-modelo CMIP5 (derecha).[1]
41 °C en un termómetro digital bajo la sombra, durante una ola de calor en Nuevo León, México.

Como consecuencia del cambio climático, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha alertado sobre un aumento en las olas de calor a nivel global.[4]​ Este aumento tiene múltiples consecuencias para la salud humana y la seguridad alimentaria y energética.

DefinicionesEditar

EuropaEditar

En España, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) define ola de calor como un período de al menos tres días consecutivos en que al menos el 10 % de las estaciones meteorológicas consideradas registren temperaturas ambientales por encima del percentil del 95 % de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000.[5]

En los Países Bajos, se considera ola de calor al período de al menos 5 días consecutivos en el que la temperatura máxima en De Bilt excede 25 °C (77 °F), con al menos 3 días de ese periodo de temperatura máxima en De Bilt superior a 30 °C (86 °F).[6]​ Igual definición es usada en Bélgica, Dinamarca y Luxemburgo.

América LatinaEditar

Argentina se considera ola de calor al período de al menos 72 horas con determinadas temperaturas mínimas y máximas que varían de acuerdo a las localidades.[7]

América del NorteEditar

En los Estados Unidos, una ola de calor es usualmente definido como el período de 3 o más días consecutivos por encima de 90 °F (32,2 °C).

La misma definición vale para México, aunque en líneas generales el territorio mexicano soporta temperaturas superiores.

ConsecuenciasEditar

La ola de calor registrada en agosto de 2003 en la península ibérica provocó un aumento del consumo que llevó a que el precio medio de la electricidad en el mercado diario de producción ('pool') se incrementara en un 24,3 % durante ese mes, hasta los 3,958 céntimos de euro por kilowatt-hora (kWh), frente a los 3,184 céntimos de media del mismo mes de 2002, según datos del Operador del Mercado Eléctrico (OMEL). Dicho aumento de consumo puede ocasionar cortes de suministro, que pueden ser paliados mediante el uso de energías alternativas como la energía solar. A partir de ese año, para evitar los cortes, la gente cambió a energía alternativa.[cita requerida]

Por otro lado, las olas de calor pueden causar muertes por hipertermia, especialmente entre ancianos. Si además se produce una sequía que seca la vegetación, las olas de calor pueden provocar incendios forestales.

Por último, las olas de calor prolongadas pueden causar una disminución del caudal de los ríos, lo que a su vez puede disminuir la producción de energía hidroeléctrica en los países donde esta forma de energía resulta fundamental.

IncidenciaEditar

Las olas de calor suelen ocurrir durante los días del verano. Algunas regiones de la Tierra son más susceptibles al calor que otras, tales como los tipos climáticos mediterráneos con un verano seco que se pone muy caluroso en ciertos años.

Por lo general, los climas secos sufren mayor cantidad e intensidad de olas de calor que los climas húmedos, ya que la mayor cantidad de agua atmosférica bien sea en forma de vapor de agua o del agua que forma las nubes, en los climas más húmedos, ayuda a regular las temperaturas atmosféricas. Y lo mismo se puede decir de las olas de frío.

ImpactoEditar

Efectos sobre la saludEditar

Una revisión bibliográfica de 2018 encontró que la investigación sobre los impactos de las olas de calor sobre la mortalidad y la morbilidad no están globalmente distribuidos. El estudio se centró en analizar las brechas de información sobre olas de calor a nivel global, y encontró que la mayoría de las investigaciones científicas provienen de países y regiones de altos ingresos. Existen pocas investigaciones llevadas a cabo en las regiones tropicales y de altas latitudes y en América del Sur, África, Europa del Este y Oriente Medio, que serán las más afectadas por los impactos de las olas de calor. Por último, el estudio encontró que la mayoría de las investigaciones sobre impactos de olas de calor se centran en la mortalidad, mientras que solo un porcentaje menor lo hace sobre la morbilidad.[8]

Las olas de calor severas pueden ocasionar muertes por hipertermia, conocida como "golpe de calor". Adultos mayores, niños muy pequeños, enfermos y obesos son la población de más alto riesgo para las enfermedades derivadas de una ola de calor.[9]

Las olas de calor son los más letales tipos de fenómenos meteorológicos.[cita requerida] Entre 1992 y 2001, las muertes por excesivo calor, acompañado de la "enfermedad del s. XXI: obesidad" mataron en EE. UU. a 2190 habitantes, comparado con las 880 muertes por inundación y 150 de los huracanes.[10]​ Una medida pública de salud durante las olas de calor es la puesta en marcha de acondicionamiento de aire público en centros de enfriamiento.

Mortalidad y efectos derivadosEditar

Tres estudios diferentes realizados en Argentina para diferentes períodos de olas de calor encontraron un incremento de la mortalidad entre el 20 % y el 80 %, según la intensidad de la ola de calor.[11]​ Los niños menores de 15 años y las personas mayores fueron los más afectados. Además, los datos mostraron un aumento en las enfermedades hipertensas, también con variaciones en el porcentaje según la intensidad de la ola de la calor.

La mortalidad del golpe de calor, producido durante las olas de calor, puede llegar a superar el 70 %, por ejemplo, en la ola de calor del Reino Unido de 2003 se llegaron a producir más de 1000 muertes durante una semana, y más de 10 000 en Francia.[12]​ La experiencia francesa confirma las investigaciones que establecen que las olas de calor son un gran riesgo mortal, el número uno entre los llamados peligros naturales en las sociedades postindustriales. Sin embargo, Francia no tenía una política vigente, como si el clima peligroso estuviera restringido a un futuro lejano o incierto del cambio climático, o a países preindustriales. Una ola de calor era un riesgo fuertemente atenuado en el contexto francés.[13]

Consumo eléctricoEditar

Habitualmente las olas de calor conducen a picos en el consumo de electricidad debido al incremento en el uso de aire acondicionado, pudiendo generar fallos en el suministro de electricidad, exacerbando el problema. Durante la ola de calor en EE. UU. en 2006, miles de hogares y negocios se quedaron sin energía eléctrica, especialmente en California y en el área de San Luis, Missouri. En Los Ángeles, los transformadores eléctricos fallaron, dejando a miles de personas sin electricidad durante cinco días. Y con mayor frecuencia, el mayor consumo de electricidad va acompañado por un descenso de la producción hidroeléctrica, ya que la sequía reduce considerablemente la capacidad de los embalses con ese fin.

Incendios forestalesEditar

Si la ola de calor se produce durante una sequía, la vegetación muerta puede contribuir al incendio forestal. Durante la desastrosa ola de calor en Europa en 2003, los fuegos arrasaron Portugal, destruyendo más de 3010 km² (301 000 ha) de bosque y 440 km² (44 000 ha) de campo agrícola causando pérdidas por 1000 millones de euros.[14]

HistoriaEditar

La ola de calor europea de 2003 mató a decenas de miles de habitantes. En Francia hubo cerca de 20.000.

En 2006, Adelaida, Australia Meridional tuvo una ola de calor de cerca de 40 °C por cinco días, mientras Puerto Augusta experimentó Tº arriba de 40 °C con un día que registró aprox. 48 °C.

En julio de 2006, EE. UU. tuvo una ola de calor, y gran parte del territorio registró temperaturas por encima de los promedios. Las Tº en partes de Dakota del Sur excedieron los 46 °C, causando muchos problemas para los residentes. En California hubo temperaturas extraordinariamente altas, con registros de 38 a 54 °C). El 22 de julio, el Condado de Los Ángeles registró su máxima temperatura con (48,33 °C). [15]Europa sufrió una ola de calor también, con temperaturas máximas de 40 °C en París, e Irlanda, con clima marítimo moderado, reportó Tº de 31 °C. Las temperaturas de 35 °C fueron alcanzadas en Benelux, Reino Unido y Alemania.

EjemplosEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Coumou, Dim; Robinson, Alexander (14 de agosto de 2013). «Historic and future increase in the global land area affected by monthly heat extremes». Environmental Research Letters (en inglés) 8 (3): 034018. ISSN 1748-9326. doi:10.1088/1748-9326/8/3/034018. Consultado el 15 de junio de 2022. 
  2. «heat wave | meteorology | Britannica». www.britannica.com (en inglés). Consultado el 15 de junio de 2022. 
  3. Robinson, Peter J. (1 de abril de 2001). «On the Definition of a Heat Wave». Journal of Applied Meteorology and Climatology (en inglés) 40 (4): 762-775. ISSN 1520-0450. doi:10.1175/1520-0450(2001)040<0762:OTDOAH>2.0.CO;2. Consultado el 15 de junio de 2022. 
  4. Hoegh-Guldberg, O., D. Jacob, M. Taylor, M. Bindi, S. Brown, I. Camilloni, A. Diedhiou, R. Djalante, K.L. Ebi, F. Engelbrecht, J. Guiot, Y. Hijioka, S. Mehrotra, A. Payne, S.I. Seneviratne, A. Thomas, R. Warren, and G. Zhou, 2018: Impacts of 1.5ºC Global Warming on Natural and Human Systems. In: Global Warming of 1.5°C. An IPCC Special Report on the impacts of global warming of 1.5°C above pre-industrial levels and related global greenhouse gas emission pathways, in the context of strengthening the global response to the threat of climate change, sustainable development, and efforts to eradicate poverty [Masson-Delmotte, V., P. Zhai, H.-O. Pörtner, D. Roberts, J. Skea, P.R. Shukla, A. Pirani, W. Moufouma-Okia, C. Péan, R. Pidcock, S. Connors, J.B.R. Matthews, Y. Chen, X. Zhou, M.I. Gomis, E. Lonnoy, T. Maycock, M. Tignor, and T. Waterfield (eds.)]. In Press.
  5. «Olas de calor en España desde 1975. Área de Climatología y Aplicaciones Operativas». Agencia Estatal de Meteorología. junio de 2016. Consultado el 13 de junio de 2017. 
  6. «KNMI: Hittegolf nader verklaard». web.archive.org. 8 de diciembre de 2006. Consultado el 15 de junio de 2022. 
  7. «Olas de calor». Argentina.gob.ar. 28 de diciembre de 2018. Consultado el 26 de enero de 2021. 
  8. Campbell, Sharon; Remenyi, Tomas A.; White, Christopher J.; Johnston, Fay H. (1 de septiembre de 2018). «Heatwave and health impact research: A global review». Health & Place (en inglés) 53: 210-218. ISSN 1353-8292. doi:10.1016/j.healthplace.2018.08.017. Consultado el 16 de junio de 2022. 
  9. «Extreme Heat». FEMA:Are You Ready?. Archivado desde el original el 5 de agosto de 2006. Consultado el 27 de julio de 2006. 
  10. «Hot Weather Tips and the Chicago Heat Plan». About.com. Consultado el 27 de julio de 2006. 
  11. Fontan, Silvia; Rusticucci, Matilde (2021). «Climate and Health in Buenos Aires: A Review on Climate Impact on Human Health Studies Between 1995 and 2015». Frontiers in Environmental Science 8. ISSN 2296-665X. doi:10.3389/fenvs.2020.528408/full. Consultado el 16 de junio de 2022. 
  12. «Golpe de calor». Emergencias 2004, UNIDAD DE CUIDADOS CRÍTICOS. SERVICIO DE MEDICINA INTERNA. HOSPITAL DE MONTECELO. PONTEVEDRA (España). 2011-06-24. Archivado desde el original el 6 de agosto de 2009. Consultado el 28 de julio de 2006. 
  13. Poumadère, Marc; Mays, Claire; Le Mer, Sophie; Blong, Russell (2005-12). «The 2003 Heat Wave in France: Dangerous Climate Change Here and Now: The 2003 Heat Wave in France». Risk Analysis (en inglés) 25 (6): 1483-1494. doi:10.1111/j.1539-6924.2005.00694.x. Consultado el 28 de julio de 2022. 
  14. CID Impacts, September 2003. Consultado el 28 de julio de 2006. 
  15. Pool, Bob (2006-07-26). «In Woodland Hills, It's Just Too Darn Hot». Los Angeles Times. Consultado el 28 de julio de 2006. .

Enlaces externosEditar