Operación Vuelo de Justicia

La Operación Vuelo de Justicia (conocida también como el Gran Rescate o la Fuga del Siglo), es el nombre dado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez a la operación de rescate de sus militantes: Ricardo Palma Salamanca, Pablo Muñoz Hoffmann, Mauricio Hernández y Patricio Ortiz Montenegro, de la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago, el 30 de diciembre de 1996.[1]

Operación Vuelo de Justicia
Grafiti Mapocho 2015 10 26 fRF 33.jpg
Mural sobre el rescate de los frentistas, ubicado en la ribera norte del río Mapocho.
Localización ChileBandera de Chile Chile
Planeado por FPMR Chile.SVG FPMR
Objetivo Rescatar a los frentistas
Fecha 30 de diciembre de 1996
Ejecutado por FPMR Chile.SVG Raúl Escobar Poblete
Resultado Victoria del FPMR

AntecedentesEditar

El 25 de marzo de 1992 Ricardo Palma Salamanca era detenido por la Policía de Investigaciones acusado del secuestro de Cristián Edwards y la muerte del senador Jaime Guzmán, el coronel Luis Fontaine Manríquez y el cabo Víctor Valenzuela Montecinos. En tres de estos procesos fue condenado a cadena perpetua; en el caso Fontaine su condena fue de 15 años de prisión. A su vez, Mauricio Hernández también había sido detenido por el crimen de Guzmán y el secuestro de Edwards, cumpliendo una doble pena de presidio perpetuo.[2]

Por su parte, Pablo Muñoz Hoffmann, quien tenían 10 causas en su contra y se encontraba cumpliendo pena por el asesinato del coronel Luis Fontaine y por el atentado al general Gustavo Leigh Guzmán perpetrado en 1990; y Patricio Ortiz Montenegro cumplía una pena de 10 años por el asesinato de un carabinero.[3]

La evasiónEditar

Los detenidos fueron extraídos a las 15:00 del 30 de diciembre en 1996 en una canasta blindada sostenida por un helicóptero desde el patio de la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago. La operación fue precedida de ráfagas disparadas por fusiles de asalto M-16 desde la cabina del helicóptero para repeler la posible reacción de respuesta de los gendarmes, quienes, sorprendidos por el ataque, no pudieron impedir la fuga de los frentistas.[4]

Dada la rapidez de la acción, dos de los frentistas no alcanzaron a subirse completamente cuando el helicóptero comenzó a elevarse, Ortiz Montenegro y Hernández Norambuena sobrevolaron el penal colgando de la canasta, golpeándose este último en los muros de la cárcel. Pese a estar desprotegidos los frentistas colgantes no fueron alcanzados por ningún disparo, pues los gendarmes no repelieron la acción, refugiándose en el interior del penal.[4]

Véase tambiénEditar

Bibliografía y enlaces externosEditar

ReferenciasEditar