Otón I del Sacro Imperio Romano Germánico

(Redirigido desde «Otón I»)

Otón I de Alemania, también conocido como Otón el Grande (en alemán, Otto I., der Große), (Wallhausen, cerca de Sangerhausen, 23 de noviembre de 912 - Memleben, 7 de mayo de 973) fue rey de Germania de 936 a 973 y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico[2]​ de 962 a 973. Fue hijo de Enrique I el Pajarero o el Cazador, duque de Sajonia. Desde 929 era un monarca asociado, lo cual tenía como fin facilitar la sucesión.

Otón I
Otto I Manuscriptum Mediolanense c 1200.jpg
Coronación de Otón I.
Emperador del Sacro Imperio Germánico
2 de febrero de 962-7 de mayo de 973
Predecesor Berengario de Friuli
Sucesor Otón II[1]
Rey de Alemania
2 de julio de 936 – 7 de mayo de 973
Predecesor Enrique el Pajarero
Sucesor Otón II
Información personal
Nacimiento 23 de noviembre de 912
Wallhausen
Fallecimiento 7 de mayo de 973
Memleben
Familia
Dinastía Sajona
Padre Enrique I el Pajarero
Madre Matilde de Ringelheim
Consorte Edith de Inglaterra (929-946)
Santa Adelaida de Italia (951–-973)
Descendencia

Otón II

ilegítimo
Guillermo, arzobispo de Maguncia
con Edith
Liutgarda de Sajonia
Liudolfo, duque de Suabia
con Adelaida

Matilda, abadesa de Quedlinburg

Firma Firma de Otón I

Índice

Ascenso al tronoEditar

Tras la muerte de Enrique I, se hizo coronar en Aquisgrán en el palacio de Carlomagno[3]​ en 936 con el título carolingio de Rex et sacerdos ('Rey y sacerdote'). De hecho, tuvo la vocación de restaurar el imperio carolingio[2]​ y es el primer representante del Sacro Imperio Romano Germánico.[2]

Con la eficaz ayuda de la alta jerarquía eclesiástica —en manos de sus amigos y familiares— y de los duques de Franconia, Suabia, Lorena y Baviera, Otón derrotó a los señores alemanes en varias batallas y los reemplazó con sus familiares.[3]

Política exterior de Otón IEditar

Su política exterior se dirigió inicialmente a la península Itálica, donde sostuvo los derechos de Adelaida de Italia frente al rey Berengario II de Ivrea.[4]​ Tras entrar victorioso en Pavía, en 951, siguiendo de nuevo la tradición carolingia, se hizo proclamar rey de los francos y los lombardos, para casarse a continuación con Adelaida. Ante esto, Berengario cedió y aceptó rendirle vasallaje, por lo que se le hizo un hueco en el reparto del poder y recibió el título de rey de Italia.

Para acudir tan rápidamente en socorro de Adelaida, Otón aprovechó el ejército de su hijo mayor Liudolfo, que acababa de invadir Lombardía aprovechando la inestabilidad en la zona. Al apropiarse de este ejército y casarse después con Adelaida, Otón frustraba todas las ambiciones de su hijo en Italia. Liudolfo se sintió muy molesto por este motivo, y poco después, en el 953, se rebeló contra su padre contando con el apoyo de su cuñado Conrado el Rojo. Pero Otón aplastó la rebelión de su hijo un año más tarde con la ayuda de Enrique I, duque de Baviera.

En el este, Otón I cosechó un importante éxito a orillas del río Lech el 10 de agosto del 955. Ese día se desarrolló la batalla de Lechfeld, en la que derrotó a una enorme hueste de magiares,[3]​ a quien los señores alemanes a quienes previamente había derrotados habían apelado con el fin de derrocarlo.[3]​ Con tal fin reclutó un ejército de caballeros de todas las partes de su reino[3]​ que causaron enormes pérdidas a los magiares mientras estos cruzaban en desorden el río Lech.[4]

Con esta victoria puso fin a la amenaza magiar, lo que le dio una gran reputación y le valió el título de 'el Grande'.[4]​ Ese mismo año dirigió sus armas contra los eslavos del Elba, a los cuales venció en la batalla de Recknitz, acción que impulsó la expansión germánica hacia el este.

Alianza con la Iglesia y coronado emperador de los romanosEditar

En 961, vinculó a su hijo Otón II al poder, según el procedimiento iniciado por su padre Enrique, para garantizar una sucesión poco conflictiva. Poco después atendió la petición de ayuda del papa Juan XII y marchó a Italia para defender los derechos del pontífice frente a las intromisiones de Berengario.[4]

Luego marchó a Roma, donde fue coronado emperador el 2 de febrero de 962.[2]​ Esta volvió a resucitar al Imperio romano de Occidente (la primera fue con Carlomagno), por ese entonces el mayor estado territorial de Europa. Adoptó el nombre de Sacro para subrayar su estrecha relación con la Iglesia.[2]​ Pero esto marca también el comienzo del Sacro Imperio Romano.[2]

Pero la alianza con el papa duró poco, ya que este pronto cambió sus ideas políticas.[5]​ Otón marchó entonces sobre Roma y lo depuso, pero los romanos no cedieron ni aceptaron al nuevo papa, León VIII, impuesto por Otón.[5]​ A la muerte de Juan XII eligieron a Benedicto V. Tras una nueva campaña en 966, Otón I consiguió por fin afianzarse y que su hijo fuese nombrado emperador.

El pontificado y el imperioEditar

A raíz de la restauración del Imperio, Otón I afirmó el derecho de los emperadores a intervernir en la elección de los pontífices, pero tal facultad desapareció desde que el papa Nicolás II estableció en 1059 que la elección pontificia sería privativa del Cónclave o colegio de cardenales. El antagonismo entre papas y emperadores subsistió avivado por la pretensión imperial, resistida por el pontificado, de sojuzgar a Italia.

Las relaciones entre los emperadores y los pontífices, jefes absolutos de la Iglesia de Occidente, abundaron en conflictos que debilitaron el poder imperial y papal.

La dinastía de Sajonia solo duró dos generaciones después de Otón I. En 1024, la familia ducal de Franconia alcanzó el trono. Durante un siglo la elección imperial recayó en esta familia, a la que pertenecieron Enrique IV, el emperador humillado en Canossa, y Enrique V, quien celebró con la Iglesia el concordato de Worms.[6]

Renacimiento otonianoEditar

 
Otón I el grande

Bajo el patronazgo de Otón I y sus inmediatos sucesores se produjo el llamado «Renacimiento otoniano», un limitado renacimiento de las artes y la arquitectura. El renacimiento otoniano se manifiesta en algunas escuelas catedralicias revividas, como la de Bruno I, arzobispo de Colonia, y en la producción de manuscritos iluminados, la principal forma artística de la época, de un puñado de scriptoria de élite, como Quedlinburg, fundado por Otón en 936.

Las abadías imperiales y la corte imperial se convirtieron en centros de la vida religiosa y espiritual, guiados por el ejemplo de mujeres de la familia real. Otón quedó escandalizado por el estado de la liturgia en Roma, así que encargó el primer Libro Pontifical, un libro litúrgico que contenía tanto oraciones como instrucciones sobre el rito. La compilación del Pontifical romano-germánico, como se le llama actualmente, fue supervisada por el arzobispo Guillermo de Maguncia.


Predecesor:
Enrique I
Rey de Francia Oriental
936-973
Sucesor:
Otón II
Predecesor:
Berengario II y
Adalberto
Rey de Italia
951-973
Sucesor:
Otón II
Predecesor:
Berengario de Friuli
Emperador del Sacro Imperio
962-973
Sucesor:
Otón II
Predecesor:
Enrique el Pajarero
Duque de Sajonia
936973
Sucesor:
Bernardo I

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Duckett, Eleanor (1988), Death and Life in the 10th Century, ed. Ann Arbor Paperback, 2ª edición, pág. 320.
  2. a b c d e f Asimov, Isaac (1968). «10. La oscuridad comienza a disiparse». La Alta Edad Media. Alianza. p. 296. 
  3. a b c d e Asimov, Isaac (1968). «10. La oscuridad comienza a disiparse». La Alta Edad Media. Alianza. p. 294. 
  4. a b c d Asimov, Isaac (1968). «10. La oscuridad comienza a disiparse». La Alta Edad Media. Alianza. p. 295. 
  5. a b Asimov, Isaac (1968). «10. La oscuridad comienza a disiparse». La Alta Edad Media. Alianza. p. 298. 
  6. Bryce, James. The Holy Roman Empire. MacMillan, 1913. pg. 164

Enlaces externosEditar