Abrir menú principal

Pítaco de Mitilene

Busto de Pítaco, copia romana de un original griego, Museo del Louvre.

Pítaco de Mitilene (griego antiguo Πιττακός, Pittakós), estadista que vivió entre los años 650 s. C. y 568 a. C., conocido como uno de los Siete Sabios de Grecia.

Originario de Mitilene (ciudad griega de la isla de Lesbos). Su padre fue Hyrradius, de Tracia, que venía de la clase media. Su madre pertenecía a la aristocracia. Se casó con una mujer de la familia Pentilides, una de las más poderosas de la isla en ese momento. Fue conocido por su sabiduría política y social, así como por su prudencia y destreza militar. Entró en la arena política de su tierra natal en el año 612 a. C., cuando, junto con Epiménides y Kikkis, hermanos del poeta Alceo, que dirigían el partido aristocrático, asesinó al tirano Mélankros.

Se distinguió como comandante en la guerra contra Atenas, con el fin de recuperar Sigeo, un promontorio de la región costera de Tróade, que era una antigua colonia de Mitilene, a la entrada del Helesponto. Pítaco mató sin ayuda al general ateniense Frinón, ganador de los Juegos Olímpicos y famoso por su coraje y valentía. Para poner fin al conflicto rápidamente, Frinón aceptó el reto de de Pítaco, quien tenía una red oculta debajo de su escudo, con la cual lo atrapó y mató.

Como consecuencia de esta victoria (590 a.C.), los habitantes de Mitilene le confirieron los máximos honores y lo eligieron aisymnetes (dictador designado durante tiempos de luchas internas), otorgándole así el derecho a gobernarlos. Tras diez años en su cargo, Pítaco dimitió y la ciudad disfrutó de orden y de una constitución duradera.

Diógenes Laercio cita una serie de frases que se le atribuyen (principalmente máximas morales o políticas) y cinco líneas de versos líricos, así como una carta espuria a Creso.

Algunos autores mencionan que tuvo un hijo llamado Tirreo. La leyenda dice que cuando mataron a su hijo y trajeron al asesino ante él, Pítaco lo dejó en libertad, expresando "el perdón es mejor que el castigo."

Otras frases célebres de Pítaco son:

  • “Es difícil realmente ser un buen hombre”
  • "Incluso los dioses no pueden enfrentarse a la necesidad."
  • "Si queréis conocer a un hombre, revestidle de un gran poder. El poder no corrompe; desenmascara."
  • "No digas de antemano lo que vas a hacer; porque si fallas, se burlarán de ti."
  • "Abstente de hablar mal no solamente de tus amigos, sino también de tus enemigos."

Su apogeo como hombre público se materializó en la cuadragésima segunda olimpíada. Vivió más de setenta años y murió en el tercer año de la quincuagésima segunda olimpíada (568 a. C.).

Enlaces externosEditar