Parques de Estudio y Reflexión

Parque Punta de Vacas, 6 de enero de 2010.

Los Parques de Estudio y Reflexión son espacios abiertos al estudio y la reflexión para profundizar en uno mismo y favorecer la no-discriminación, el afecto y la reciprocidad en el trato a los demás.[1]​ Han sido iniciados, financiados y construidos por las personas que participan del Movimiento Humanista y sus organismos, y del Mensaje de Silo de cada lugar. Cada parque mantiene el listado de estos partícipes y, en el momento de "completar" los edificios y monumentos, edifican su "Estela" con los nombres y apellidos de cada uno. Cada parque tiene autonomía económica y de funcionamiento, sin organismo central de coordinación o dirección.

Su aspiración es que surja desde ellos una verdadera oleada de buenos sentimientos que ayuden a develar lo sagrado en uno y fuera de uno, encontrando inspiración mental y espiritual, y permitiendo a las personas comprender que no están solas en este mundo ni en los infinitos mundos.

También se recalca entre sus principales objetivos el de fortalecer experiencias que favorezcan la solidaridad y el intercambio entre aquellas personas interesadas en la superación del sufrimiento y la violencia personal y social, destacándose todos aquellos contenidos y trabajos que tienen que ver con el desarrollo y práctica de la no violencia.

El modelo inicial de Parque contempla los siguientes edificios y monumentos:

  • Umbral
  • Sala
  • Centro de estudios
  • Centro de trabajo
  • Monolito
  • Fuente
  • Estela

El primero que se construyó, el Parque Punta de Vacas, considerado el Parque Histórico, está situado en la confluencia de tres ríos (Cuevas, Tupungato y Vacas) y tres cadenas montañosas (Plata, Tupungato y Aconcagua) en Punta de Vacas, Provincia de Mendoza, Argentina. Además de los edificios y monumentos comunes a los demás Parques, tiene un salón multiuso, un centro de coordinación, un mirador en lo alto del Monte Sacro, una ermita o cabaña de piedra reconstruida desde la original, cuya situación estaba al otro lado del río Tupungato, y varias estelas con el texto completo de “La curación del sufrimiento”, charla dada por Silo en ese mismo enclave el 4 de mayo de 1969, con su traducción a siete idiomas diferentes.

Empezaron a construirse a partir del año 2005 y a mediados de 2017 funcionan algo más de una treintena de Parques[2]​ repartidos por todo el mundo, habiéndose finalizado las obras con todos sus edificios y monumentos en muchos de ellos.

El Parque Manantiales pertenece a la Fundación Pangea de Chile[3]​ y el Parque Punta de Vacas a la Fundación Pangea de Argentina.[4]


ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar

Sitios oficiales de los parques

AméricaEditar

ArgentinaEditar

BoliviaEditar

BrasilEditar

ChileEditar

ColombiaEditar

Costa RicaEditar

EcuadorEditar

Estados UnidosEditar

MéxicoEditar

ParaguayEditar

PerúEditar

EuropaEditar

AlemaniaEditar

EspañaEditar

FranciaEditar

HungríaEditar

ItaliaEditar

PortugalEditar

República ChecaEditar

AsiaEditar

BangladeshEditar

IndiaEditar

  • Parque Kandharoli Ashram

ÁfricaEditar

MozambiqueEditar

  • Parque Marracuene

Véase tambiénEditar