Abrir menú principal
Bartolomé Mitre fue el líder del Partido Nacionalista, con el que llegó a la presidencia de Argentina en 1862.

El Partido Nacionalista fue un partido político creado por Bartolomé Mitre en 1862 como resultante de la división del Partido Unitario debido a las disputas por la federalización de la ciudad de Buenos Aires. Dentro del Partido Unitario, los "nacionalistas" de Mitre, se oponían a los "autonomistas" de Adolfo Alsina, que fundaron Partido Autonomista. En las elecciones de 1862 Mitre fue elegido presidente de la Nación como candidato del Partido Nacionalista.

Terminó de existir en 1890, cuando el mitrismo formó la Unión Cívica, que se oponía al gobierno del Partido Autonomista Nacional (PAN), originado en una alianza entre Alsina y Nicolás Avellaneda, pero que a partir de 1880 fue controlado por Julio Argentino Roca.

HistoriaEditar

Luego de la Batalla de Pavón el gobierno de la Confederación Argentina colapsó y Mitre tomó de facto el gobierno el 12 de diciembre de 1861, bajo el título de Gobernador de Buenos Aires Encargado del Poder Ejecutivo Nacional.

Ya desde antes de la campaña de Pavón, una guerra civil intermitente sacudía a Santiago del Estero, Tucumán y Catamarca; la noticia de la victoria de Pavón permitió al caudillo unitario Manuel Taboada imponer la victoria del partido porteño en todas las provincias del norte.[1]

Una división comandada por Ignacio Rivas y Sarmiento, se dirigió a Cuyo y derrocó a los gobernadores de San Luis, Mendoza y San Juan. Sarmiento fue elegido gobernador de su provincia natal.[2]

En La Rioja, el caudillo federal Ángel Vicente Peñaloza impidió el avance de las tropas porteñas y de sus aliados, iniciando una complicada guerra civil en esa provincia y las vecinas que duró tres meses, hasta que –tras el sitio de San Luis por las fuerzas del Chacho– se firmó la Paz de la Banderita, del 4 de junio, por la cual Peñaloza reconoció la autoridad nacional de Mitre.[3]

A lo largo de la primera mitad de 1862 se celebraron elecciones de diputados y senadores en todo el país, y el nuevo Congreso de la Nación se reunió oficialmente a fines de mayo en Buenos Aires.[4]

Uno de los mayores problemas que enfrentaba Mitre, como presidente de facto de la Nación, era la indefinición sobre la capital federal del país, que impedía tener un lugar donde establecer el gobierno federal. La Constitución de 1853 había establecido que la ciudad de Buenos Aires era la capital federal de la Nación Argentina. Buenos Aires sin embargo, no había sido parte de esa Constitución, se organizó como Estado autónomo separado de la Confederación Argentina y se negaba a perder su ciudad principal. La "cuestión capital" llevó a la guerra a la Confederación y el Estado porteño. En una primera etapa de la guerra, la Confederación al mando del general Urquiza, venció en la Batalla de Cepeda a las tropas de Buenos Aires al mando del coronel Mitre. Urquiza sin embargo, no exigió la rendición incondicional del Estado de Buenos Aires y aceptó firmar el Pacto de San José de Flores, que reconocía a Buenos Aires su derecho a preservar la integridad territorial y a que cualquier decisión sobre la federalización de la ciudad-puerto, contara con la autorización de la legislatura porteña.

El Pacto de San José de Flores, fue formalizado con la Reforma constitucional de 1860, que entre otras muchas reformas eliminó la cláusula que establecía la capital federal en Buenos Aires e hizo posible de ese modo que Buenos Aires ingresara a la federación. Pero al no poder establecerse una capital federal, el gobierno nacional se quedó sin un lugar donde instalarse.

Elegido presidente por unanimidad de los electores, en cuanto asumió la Presidencia, Mitre logró que el Congreso Nacional aprobara una ley federalizando toda la provincia de Buenos Aires. Pero la Legislatura de Buenos Aires no dio su aprobación, como era indispensable según la norma incluida en la Constitución por la reforma de 1860.[5]

El 7 de junio de 1862, Mitre envió un mensaje al Senado de la Nación solicitando la ley de Capital de la República y el 20 de agosto el Congreso votó la ley federalizando todo el territorio de la provincia de Buenos Aires. Inmediatamente después, Mitre, como gobernador de la provincia y presidente de la Nación, le solicitó a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, que aceptara la federalización de la misma, pero los diputados provinciales rechazaron de plano la ley nacional.[6]

El intento de federalizar la provincia intentado por Mitre, causó la división del Partido Unitario de Buenos Aires en dos: el Partido Nacionalista –liderado por Mitre– y el Partido Autonomista, cuyo líder era Adolfo Alsina; este último defendía la integridad territorial y la autonomía política de la provincia. Los mitristas fueron conocidos como "cocidos" y los opositores como "crudos". En 1865, Alsina sería elegido gobernador de la provincia de Buenos Aires.[7]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Páez de la Torre (1987): 524-530.
  2. Videla, Horacio (1992). Historia de San Juan. Plus Ultra. pp. 169-171. 
  3. Chávez, Fermín (1974). Vida del Chacho. Theoría. pp. 61-81. 
  4. Scobie (1964): 386.
  5. Puiggrós, Rodolfo (1974). Historia económica del Río de la Plata. Buenos Aires: A. Peña Lillo. p. 195. 
  6. Barba, Fernando Enrique (2006). «Nacimiento y evolución de los partidos políticos bonaerenses». Anuario del Instituto de Historia Argentina (6): 2. 
  7. Scenna, Miguel Ángel (1977). «Adolfo Alsina, el mito olvidado». Todo es Historia (127).