Abrir menú principal

Paseo de Bolívar (Barranquilla)

(Redirigido desde «Paseo de Bolívar»)

El paseo de Bolívar es la avenida más importante de Barranquilla, Colombia, alrededor de la cual surgió y se expandió la urbe. Está ubicado en el centro histórico de la ciudad y sobre él se encuentran la alcaldía, la iglesia de San Nicolás y numerosas edificaciones comerciales y financieras. En su remate norte se encuentra la plaza de Bolívar con la estatua ecuestre del Libertador.

Paseo de Bolívar
BarranquillaColombia
Barranquilla - Paseo de Bolívar.jpg
Paseo de Bolívar, eje del Centro Histórico de Barranquilla, desde la azotea del antiguo edificio de la Caja Agraria.
Datos de la ruta
Nombre anterior Calle Ancha (siglo XIX)
Camellón Abello (1886-1910)
Paseo Colón (1910-1937)
Inauguración 1937 (primera), 2004 (última)
Ancho de calzada 2 carriles de 7,5 m
Longitud 280 m
Otros datos
Sitios de interés Plaza de Bolívar, Iglesia de San Nicolás de Tolentino, Parque Cultural del Caribe, Alcaldía de Barranquilla, antiguo edificio de la Caja Agraria, mercado público, plaza de la Concordia, plazuela Jorge Eliécer Gaitán, caños orientales, centro comercial, sitio probable de la población de Barranquilla (carrera 44 calle 32), Complejo Cultural de la Antigua Aduana, Portal Barranquillita de Transmetro, Intendencia Fluvial, plaza del río Magdalena.
Barrios adyacentes El Rosario, Centro, San Roque, Barranquillita
Avenidas que corta Estudiantes, Veinte de Julio, Cuartel, Líbano
Orientación
 • Norte Avenida Líbano o carrera 45
 • Sur Avenida Estudiantes o carrera 38

UbicaciónEditar

El paseo de Bolívar está ubicado en el sector oriental de la ciudad, paralelo al caño del Mercado, a unos 250 metros de este. Constituye el corazón de la ciudad y el eje del centro histórico. En la actual nomenclatura corresponde a la calle 34, entre carreras 38 (Igualdad) y 45 (Líbano).

HistoriaEditar

 
Vista del paseo de Bolívar en la década de 1930 cuando deja de ser paseo de Colón (1937).

El actual paseo de Bolívar corresponde a la vía que hasta fines del siglo XIX se llamó calle Ancha. La calle, que nunca fue pavimentada, se encontraba flanqueada por pintorescas casitas de techo de paja y paredes de bahareque, y algunas construcciones neoclásicas y neocoloniales. Fue la calle alrededor de la cual se dieron los primeros asentamientos indígenas preheredianos, la población de la ciudad en las primeras décadas del siglo XVII (plena Colonia), se construyó la primera iglesia, el primer teatro, las primeras plazas, los primeros barrios, se desarrolló el mercado público, y donde muchas familias pudientes tuvieron su residencia y sus negocios a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

En 1886, por iniciativa del alcalde Antonio Abello, se construye en medio de la vieja calle -que en épocas de lluvia se convertía en un arroyo y un gran lodazal-, un camellón a la manera de los grandes bulevares de París, donde había sido educado el mandatario. La ciudadanía, interpretando esta acción como un símbolo de progreso, la denominó desde entonces camellón Abello en gratitud de quien fuera su impulsor.

En 1903, como acto conmemorativo del fin de la Guerra de los Mil Días, se festeja en el camellón Abello la primera Batalla de Flores del Carnaval de Barranquilla por iniciativa del general conservador Heriberto Vengoechea, comandante de la plaza.

En 1910, con motivo del centenario de la independencia colombiana, la colonia italiana residenciada en la ciudad le obsequia una estatua del Descubridor. La estatua fue ubicada delante del edificio del Cuartel, en ese entonces remate del camellón en su extremo norte. Desde entonces, la avenida pasó a llamarse paseo Colón. Era desde fines del siglo XIX la vía más importante de la ciudad, donde asumieron sus cargos alcaldes y gobernadores, desde cuyas edificaciones circundantes se presentaron los políticos más importantes de la época, donde se llevaron a cabo diversos actos del Carnaval, desfiles militares y conmemoraciones patrias. El paseo Colón llegaba hasta la carrera 41 (Progreso), donde se estrellaba con la vivienda de Bartolomé Molinares, donde se alojó el Libertador en su breve tránsito por Barranquilla hacia Santa Marta en 1830. A partir de allí empezaba la calle España hacia el sur.

En 1928, se construye el elegante edificio Palma detrás del Cuartel, lo cual constituye un hito en la historia arquitectónica de Barranquilla. Desde el momento de su inauguración, se planteó la demolición del Cuartel y la construcción en su lugar de una gran plaza para darle visibilidad al Palma y ampliar de paso la avenida en su costado norte. Finalmente, el Cuartel es demolido en 1936.

En 1930 es demolido el camellón Abello para construir una avenida pavimentada en razón del alto flujo vehicular.

En 1937, el concejo municipal acuerda trasladar la estatua de Simón Bolívar, ubicada hasta entonces en el parque de San Nicolás, al sitio ocupado por la estatua de Colón, la cual, a su vez, pasó a ocupar el sitio de la de Bolívar. Desde esa fecha la avenida se denomina paseo de Bolívar.

El edificio Palma es demolido en 1955, en una acción que aún lamenta la ciudadanía. Se adujo entonces la necesidad de ampliar el paseo de Bolívar hasta la avenida Olaya Herrera, pero en vista de que nada se hizo en esa dirección y que durante casi diez años el lote estuvo baldío, la Caja Agraria lo adquirió (lo cual representó gruesos ingresos para la administración municipal) y entre 1965 y 1967 construyó su sede en la ciudad. El edificio ganó en ese momento el Premio Nacional de Arquitectura y fue declarado monumento nacional en 1994.

A partir de la década de 1940, el paseo de Bolívar se convierte en una arteria de gran movimiento comercial y financiero. En los años 1960, altos edificios de arquitectura moderna dominaban ambas aceras de la avenida, formando un interesante conjunto con edificaciones neoclásicas y déco.

El alto flujo vehicular y la creciente actividad comercial que ocupa el espacio público disminuyeron la visibilidad del pequeño parque que alojaba la estatua de Bolívar hasta que, en 1973, se construye una gran plaza con una enorme fuente luminosa que rodeaba la estatua. La plaza, inicialmente un éxito estético, fue descuidada e invadida por indigentes y transeúntes que hacían allí sus necesidades. Finalmente la fuente dejó de funcionar y se convirtió en refugio de delincuentes que incluso tuvieron secuestrada a una niña en el cuarto de máquinas.

En 2003, la administración de Humberto Caiaffa Rivas (2001-2003) emprendió la recuperación de la plaza. La fuente fue demolida y la estatua se ubicó en un pedestal más reducido y protegido que impide su invasión, con lo que se logró ampliar la plaza, la cual cuenta con aproximadamente 2 800 m2.[1]

Estatua de BolívarEditar

 
Estatua de Simón Bolívar en el remate norte del paseo homónimo.

En 1909, durante la presidencia del general Ramón González Valencia, y con motivo del primer centenario, en 1910, de la independencia de Colombia, se le encomendó al escultor francés Emmanuel Frémiet la elaboración de una estatua de Bolívar. La obra, una estatua ecuestre en bronce, fue instalada originalmente en 1910 en el parque de la Independencia de Bogotá, de donde se trasladó en 1963 al monumento a Los Héroes para construir la avenida 26 en su lugar. De esta estatua original existen tres copias, una, la de Barranquilla, fabricada en bronce y ubicada en un pedestal, obsequio de Andrés Obregón a la ciudad en 1919 con ocasión del centenario de la independencia definitiva de Colombia; la segunda, también en bronce, erigida en La Paz, Bolivia, inaugurada en el comienzo de la Alameda con motivo del centenario de la República en 1925;[2]​ y la última en París, obsequiada en 1930 por las repúblicas de América Latina para conmemorar el centenario de la muerte de Bolívar.[3]

Presente y controversiaEditar

 
Ampliación del paseo de Bolívar detrás de la antigua Caja Agraria.

La administración de Guillermo Hoenigsberg (2004-2007) continuó con la recuperación del sector, remodelando toda la avenida incluyendo su bulevar central, con adoquines de colores y abundante vegetación. Se recuperaron también los andenes y se instalaron quioscos para vendedores callejeros. Estas acciones fueron acompañadas por la compra, demolición y posterior adecuación, como gran plaza, de las manzanas traseras del antiguo edificio de la Caja Agraria hasta la avenida Olaya Herrera. La intención era rescatar el antiguo proyecto de ampliar el paseo de Bolívar hasta la intersección de la Vía 40, la calle 30, la carrera 50 y la mencionada avenida Olaya Herrera. En 2015 se construye la ampliación de la carrera 50 hasta la Vía 40, con una glorieta en su intersección, quedando integrado el paseo de Bolívar con el parque Cultural del Caribe, la solución de transporte masivo Transmetro, el complejo cultural de la antigua Aduana, la plaza del río Magdalena, la Intendencia Fluvial, la avenida del Río y el jardín de la escultura alusiva a las mariposas amarillas de Gabriel García Márquez, luego de la demolición del centro comercial de artículos de contrabando “San Andresito”. Otras obras que se proyectan en el área de influencia del paseo de Bolívar son la urbanización de la isla de La Loma, complejos habitacionales, centros comerciales y mercados, de los cuales algunos ya son realidad, como el mercado del Pescado.

De tal forma que el antiguo edificio de la Caja Agraria queda interpuesto entre el paseo de Bolívar y su ampliación. El clamor de la ciudadanía, como lo han demostrado las encuestas, es mayoritariamente a favor de que el edificio sea demolido o, en su defecto, trasladado a un costado para dar paso a un espacio urbano sin precedentes en la historia de la ciudad. El debate, en el que intervino el entonces presidente Álvaro Uribe a favor de la demolición, se alargó a causa de que el Ministerio de Cultura y el entonces vicepresidente Francisco Santos se oposieron a dicha alternativa dado el carácter patrimonial del que goza la edificación, por el cual no pudo ser demolida. Algunos, sin embargo, insistieron en la demolición tomando como argumento la supuesta inconveniencia de trasladar el edificio, a mediados de los años 2000 prácticamente en ruinas y cayéndose a pedazos, pues habría que incurrir en altísimos costos de adecuación para someterlo a semejante maniobra, además de los ya elevados costos de la misma, y el precio adicional de adquirir y demoler los predios donde tendría lugar el supuesto traslado. Otros sugirieron que se eliminaran las primeras plantas de la edificación para formar una especie de túnel, otros que fuera renovado y destinado a proyectos habitacionales o educativos e, incluso, que la parte trasera fuera utilizada como pantalla gigante de cine. El edificio fue finalmente adquirido y remodelado por el inversionista Roberto Manzur, por lo que cambió su nombre por el de Torre Manzur.

ReferenciasEditar

  1. Consuegra Bolívar, Ignacio (diciembre de 2003). «Cronología». En Corporación Educativa Mayor del Desarrollo Simón Bolívar. Paseo de Bolívar. Espacio vital de Barranquilla (1 edición). pp. 185-188. ISBN 958-97363-1-9. 
  2. «MONUMENTO AL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR». 
  3. fr:Statue équestre de Simón Bolívar (Paris)

BibliografíaEditar

  • CONSUEGRA, Ignacio. Paseo de Bolívar. Espacio vital de Barranquilla. Ediciones Corporación Mayor del Desarrollo Simón Bolívar. 2003.
  • ACADEMIA DE HISTORIA DE BARRANQUILLA, Historia General de Barranquilla. Sucesos. 1997.
  • BAENA, Fernando y VERGARA, José Ramón. Barranquilla, su pasado y su presente. Tomo I. 1922.
  • GOENAGA, Miguel. Lecturas locales – Crónicas de la vieja Barranquilla.
  • Diario El Heraldo.
  • Diario del Caribe.
  • Diario La Prensa.
  • Diario del Comercio.

Véase tambiénEditar

Centro Histórico de Barranquilla