Abrir menú principal

Pie (métrica)

unidad métrica cuantitativa del verso griego o latino

El pie es la unidad métrica cuantitativa del verso griego o latino, formado por un número reducido de sílabas largas y breves (de dos a cuatro). En cada pie hay dos tiempos, uno de elevación y otro de descenso. El nombre procede de que, en las canciones acompañadas de danza, el pie servía para marcar el ritmo.

Índice

CaracterísticasEditar

El pie se divide en dos semipiés. Se cree que los dos semipiés tenían igual intensidad y, por tanto, el ritmo venía determinado únicamente por la alternancia entre breves y largas. En cada pie, una de las sílabas determina el descenso o golpe, que marca el ritmo (el «tiempo fuerte»). Otra sílaba marca la elevación (el «tiempo débil»). Si aparece primero el tiempo fuerte se denomina ritmo descendente; si no, se trata de ritmo ascendente. Las unidades de medida se llamaban moras y eran una para las breves y dos para las largas. Si tienen menos de seis moras los pies se denominan simples y si tienen más de seis, compuestos (o metros). Entre los pies compuestos, el más utilizado es el docmio.

Los pies simples se agrupan de la forma siguiente:

  1. Pies de género igual (genus par) en la que los dos semipiés tienen igual número de moras (pirriquio, espondeo, dáctilo, anapesto, proceleusmático, coriambo).
  2. Pies de género doble (genus duplum), en los que un semipié tiene el doble número de moras que el otro (yambo, troqueo, tribraquio, moloso, ditroqueo, jónico).
  3. Pies de género sesquiáltero (genus sescuplum), en los que un semipié vale vez y media más que el otro (crético, peón, baquio y antibaquio).

De dos sílabasEditar

  = sílaba larga o tónica;   = sílaba breve o átona.

Valores Nombre
    Pírrico, dibraquio
    Yambo
    Troqueo
    Espondeo

De tres sílabasEditar

Valores Nombre
      Tribraquio
      Dáctilo
      Anfíbraco
      Anapesto
      Baquio
      Antibaquio
      Crético
      Moloso

De cuatro sílabasEditar

Valores Nombre
        Tetrabraquio, proceleusmático
        Primus paeon
        Secundus paeon
        Tertius paeon
      Quartus paeon
      Jónico mayor
      Jónico menor
        Ditroqueo
        Diyambo
       Coriambo
       Antispasto
      Primer epitrite
       Segundo epitrite
       Tercer epitrite
      Cuarto epitrite
     Dispondeo

Los pies en españolEditar

En castellano, la sílaba sustituyó al pie latino como unidad métrica, pero se sigue denominando con el nombre latino a las agrupaciones de sílabas que se ajustan al ritmo combinatorio de tónicas-átonas (por analogía con el ritmo cuantitativo de largas-breves). De esa forma, en la métrica española se suele hablar de ritmo yámbico, trocaico, dactílico, anapéstico y anfibráquico.[1]

Pie quebradoEditar

La copla de pie quebrado es el nombre que se le da a cualquier tipo de estrofa compuesta por versos octosílabos combinados con versos tetrasílabos. Su momento de mayor éxito fue durante el siglo XV. La forma más conocida es la que usó Jorge Manrique en sus Coplas, una de las muchas posibles, por lo que la copla de pie quebrado se la conoce también por el nombre de estrofa manriqueña.

Pie forzadoEditar

Fue un pasatiempo de salón que estuvo de moda durante los siglos XVII y XVIII y en el que el poeta tenía que ajustarse a una rima prefijada, a veces extravagante, para componer un poema de tema libre o también prefijado.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. cf. María Victoria Ayuso de Vicente / Consuelo García Gallarín / Sagrario Solano Santos: «Pie» en Diccionario Akal de Términos Literarios. Madrid 2 1997, pp. 295-296.