La poleá es una receta típica de la cocina andaluza, especialmente de Sevilla, Huelva y Cádiz, consiste en una variante dulce de las gachas, que se consumía especialmente en otoño e invierno durante los años difíciles.[1]

Índice

IngredientesEditar

El plato se prepara con agua y harina, dándole sabor con sal, matalahúva, leche y azúcar al cocinarlo. Admiten otros ingredientes, como fruta, miel, meloja, anís o canela, para realzar algo más su sencilla composición. Suele acompañarse con cuscurros de pan frito.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Receta de Poleá • Gurmé». Gurmé. Consultado el 12 de abril de 2017. 

Enlaces externosEditar