Abrir menú principal
Bartolomé Mitre fue el primer presidente de las presidencias históricas. Cuadro de Cándido López.

Las presidencias históricas es una denominación que suele utilizarse en la historiografía argentina para referirse a tres presidencias sucesivas constitucionales de Argentina: Bartolomé Mitre (1862-1868), Domingo Faustino Sarmiento (1868-1874) y Nicolás Avellaneda (1874-1880), que abarcaron el período de dieciocho años comprendido entre 1862 y 1880 durante el cual se terminó de consolidar la Organización Nacional.

Las mismas fueron consecuencia inmediata de la guerra entre el Estado de Buenos Aires y la Confederación Argentina que se resolvió con el triunfo porteño en la Batalla de Pavón, que llevó al gobernador de Buenos Aires, Bartolomé Mitre, a tomar de facto la presidencia de la Confederación Argentina en 1861.

Se sucedieron con posterioridad a la Reforma constitucional de 1860, que formalizó la integración de Buenos Aires a la Confederación Argentina, organizada nueve años antes por la Constitución de 1853.

OrganizaciónEditar

 
Domingo Faustino Sarmiento, segundo presidente de las presidencias históricas.

Las presidencias históricas surgieron luego de la batalla de Pavón, que produjo la reincorporación definitiva del Estado de Buenos Aires a la República Argentina y la finalización del proceso constituyente de los años 1862 hasta 1880. Las tres presidencias constitucionales que se sucedieron contribuyeron a un proyecto común que las identificaba, organizando y modelando el modo de vida argentino y las instituciones que conformaron los tres poderes del estado. Este trío de presidentes, si bien con sus diferencias personales, de estilos y de poder, tuvieron un claro objetivo común para la Argentina como: la civilización sobre la barbarie. La participación de las presidencias históricas en el proyecto que compartieron se basó en tres finalidades: “nación, constitución y libertad”. Las presidencias históricas aplicaron los artículos de la Constitución Argentina logrando la consolidación de la unión nacional de las provincias a través de un creciente poder federal.

PolíticasEditar

Tanto Mitre como Sarmiento y Avellaneda supieron aplicar claras políticas que les valieron su consideración como los tres primeros estadistas de la Argentina moderna. Las principales medidas que tomaron para lograr las metas proyectadas fueron:

 
Nicolás Avellaneda, tercer y último presidente de las presidencias históricas.

Las presidencias históricas fueron sucedidas por el otro período constitucional denominado la República Conservadora, que se inició a partir de 1880 con el advenimiento de la primera presidencia de Julio Argentino Roca.

BibliografíaEditar

  • CASTELLÁN, Ángel: Historia de la cultura occidental y de la Nación Argentina. Cooperadora de derecho y Ciencias Sociales. 1980.
  • LORENZO, Celso Ramón: Manual de historia Constitucional Argentina 2. Editorial Juris. Rosario. Provincia de Santa Fe. Argentina. 2000. ISBN 950-817-064-6.
  • RAMALLO, Jorge María: Historia de la Educación y Política Educacional Argentina. Ediciones Braga. 1989.
  • UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO, FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS, INSTITUTO DE HISTORIA: Revista de Historia Americana y Argentina. 1997.