Abrir menú principal

Prim (episodio nacional)

novena novela de la cuarta serie de los Episodios nacionales

Prim es la penúltima novela de la cuarta serie de los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, escrita en Santader y Madrid entre julio y octubre de 1906, y publicada ese mismo otoño.[1]​ Su título hace referencia al militar y político liberal Juan Prim.[2]

Prim Ver y modificar los datos en Wikidata
de Benito Pérez Galdós Ver y modificar los datos en Wikidata
Prim 1906 Pérez Galdós.jpg
Cubierta de Prim (edición de 1906)
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Ambientada en Madrid Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Español Ver y modificar los datos en Wikidata
País España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1906 Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto en español Prim en Wikisource
Episodios nacionales
Prim Ver y modificar los datos en Wikidata

¿Y Prim cuándo llegaba? Pronto, pronto... Del 8 al 9 de Junio lo esperaban; el 9 recaló un vapor francés, y a las tres de la tarde fondeaba en el puerto. Allí estaba... Silencio, disimulo. El General no desembarcaría hasta que cerrara la noche. Poco faltaba ya... Por Dios, que si era valiente el hombre, a perseverante y cabezudo no había quien le ganase, pues apenas fracasado en una tentativa de pronunciamiento, ya estaba metido en otra, sin perder su brío ni la ciega confianza en estas arriesgadas aventuras. Entre la primera de Valencia y la que a la sazón se preparaba, hubo otra desdichadísima, en Navarra. Vestido de aldeano atravesó el Pirineo a pie, desde San Juan de Pied-de-Port a Roncesvalles, y arreando bueyes penetró hasta Burguete, donde le esperaba Moriones para decirle que las fuerzas de la guarnición de Pamplona, que se habían comprometido a dar el grito, se llamaban Andana. ¡La historia de siempre, el eterno balanceo de las almas guerreras entre el ardimiento y la ética militar! Colérico, mas no abandonado de su vigorosa constancia, volvió Prim a traspasar el Pirineo. Los reveses le enojaban, pero no le rendían. Dijérase que su desbordada bilis amargaba su voluntad dándole una consistencia irresistible. Era de un temple tal que si mil veces fracasara en aquel propósito, engendro de una convicción profunda, otras tantas pondría toda su alma en realizarlo. El Destino se cansaría, el hombre no.

Capítulo XVI (Galdós, 1906)

Al parecer, Galdós pensó que este sería el último episodio nacional,[3]​ y quizá por ello, sea para algunos estudiosos «la novela más relevante de todo el siglo XX galdosiano desde el punto de vista ideológico».[3]​ Lo cierto es que en ella se reúnen y condensan las constantes galdosianas (anticlericalismo, republicanismo y antiimperialismo), y que se sintetizan en Prim, el general convertido en «modelo progresista que conseguiría terminar con los que Galdós llama «obstáculos tradicionales, “el trono y el altar”».[3][a][3]

Recuerda Pedro Ortiz-Armengol, biógrafo definitivo de Galdós, que a partir de Prim, el escritor canario «recupera los recuerdos de su juventud madrileña en los fastos y en los infaustos isabelinos y amadeistas».[4]​ En esa tarea de recordar y reflexionar, especula otro importante galdosista, Casalduero, que cuando el personaje de Juan Santiuste habla de la «Historia lógico-natural de los españoles de ambos mundos en el siglo xix», está confirmando la tendencia literaria del autor de los últimos episodios, según la cual «los españoles no deben buscar la lección de la Historia, del pasado; tiene que vivir con un ideal», pues «la realidad ya no se encuentra en la Historia, sino en su propia creación, en su novela».[5]​ Una tesis que aún en el siglo xxi sigue siendo discutida.[b][6]

NotasEditar

  1. Prim fue muy bien recibida por el sector republicano de los lectores de Galdós. Es de resaltar que aproximadamente un año después de su publicación, el escritor se unió al partido y que en las elecciones generales de España de 1910 se presentaría como líder de Conjunción Republicano-Socialista, formada por partidos republicanos y el PSOE, en que dicha coalición obtendría un 10,3 % de votos. En un artículo publicado en El País, el 6 de abril de 1907, Galdós había explicado su decisión republicana movido por la situación sociopolítica del momento, y por su deseo de luchar contra la «barbarie clerical», enemiga de la educación laica, y el «desvergonzado caciquismo», que el escritor y entonces también político consideraba «símbolos de un sistema más absolutista que moderno».
  2. Para Francisco Pérez Abellán, citando a Umbral (Las palabras de la tribu, Planeta), Galdós «“lo sabía todo sobre Prim, pero no contó nada”». Y añade que en su episodio La España trágica, [Galdós] da una versión del crimen «absolutamente oficialista provocando el desprecio de Pío Baroja, al que le había contado la verdad. Baroja leyó luego el libro y se sintió muy decepcionado».

ReferenciasEditar

  1. García Lorenzo, 1971, p. 759.
  2. Gómez de la Serna, 1954, p. 96.
  3. a b c d Fernández Cordero, Carolina (2014). «Ideología y novela en Galdós (1901-1920)». UAM (tesis). p. 39. Consultado el 11 de abril de 2018. 
  4. Ortiz-Armengol, 2000, pp. 436-437.
  5. Casalduero, 1951, p. 193.
  6. Pérez Abellán, Francisco (18 de julio de 2014). «Prim: productos tóxicos para TVE». libertaddigital.com. Consultado el 12 de abril de 2018. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar