Puerta Real (Sevilla)

Puerta Real fotografiada por Joseph de Vigier

La Puerta Real, denominada hasta 1570 como Puerta de Goles,[1]​ fue una de las puertas de acceso del recinto amurallado de la ciudad de Sevilla (Andalucía). Estaba situada en la confluencia de las calles de Alfonso XII, Gravina, Goles y San Laureano, y en la actualidad únicamente queda de ella un paño de muralla sobre el que se asentaba, en el que existe empotrada una lápida que fue recogida de la puerta.[2]

Está considerada una de las puertas surgidas durante la ampliación del sultán Alí ibn Yúsuf (1083-1143) y por lo tanto de la época almorávide de la ciudad. Los historiadores Rodrigo Caro[3]​ y Peraza,[4]​ apoyándose en una leyenda, la atribuyen su origen a Julio César, considerando la denominación goles como una degeneración de Hércules, a quien la leyenda sostiene estaba dedicada.

Fue totalmente reconstruida en 1565, eliminándose todos los aspectos militares de que disponía, y en su interior albergaba una capilla dedicada a la Virgen de las Mercedes y otra al Cristo de la Redención. Fue derribada en 1862, y en 1995 se llevaron a cabo obras en el lienzo de muralla existente, donde se señaló la antigua existencia de la puerta.[2]

De Puerta de Goles a Puerta RealEditar

La primera entrada oficial y su consiguiente jura de privilegios a la ciudad por parte de los monarcas de Castilla se realizaron siempre a través de la Puerta de la Macarena, y así lo hicieron en ella Isabel I de Castilla (1477), Fernando II de Aragón (1508), su nieto Carlos I de España y la prometida de éste, Isabel de Portugal (1526), que su entrada en la ciudad fue debida a sus desposorios, celebrados en los Reales Alcázares el referido año.[5][2]

Sin embargo, cuando en 1570 la comisión organiza la primera y única visita a la ciudad de Felipe II de España, encontró varios inconvenientes para hacerlo, igual que sus antecesores, por la Puerta de la Macarena. Sin el beneplácito de todos los miembros de la comisión se decide que finalmente el rey haga su entrada por esta puerta en vez de por la de la Macarena, aportando como motivos la vista general que presentaba el arrabal, sumado a que estaba cercada de calles estrechas que provocaban incomodidad para un acontecimiento de estas características.[6][7]​ A consecuencia de esta entrada, la puerta dejó de ser nombrada como hasta entonces, para adoptar el nombre de Puerta Real. El monarca Felipe IV de España, que visitó la ciudad en 1624 retomó la tradición antecedente, haciendo su jura e ingreso por la Puerta de la Macarena, por lo que se trató únicamente de una ocasión especial.[8][9]

Capilla Puerta RealEditar

 
Capilla de la Puerta Real.

Tiene una capilla donde está la sede de la hermandad de la Mereced de Puerta Real que salen el mes de septiembre de glorias de sevilla.

ReferenciasEditar

  1. Albardonedo Freire, Antonio José, "Documentación sobre la reforma de la Puerta de Goles (Real) entre 1560 y 1566", Laboratorio de Arte, 13, 2000, pp. 11-37.]
  2. a b c Romualdo de Gelo Fraile. «Antiguas murallas y puertas de Sevilla». Consultado el 12 de abril de 2009. 
  3. Caro, Rodrigo (1634). Antigüedades y principado de la ilustrísima ciudad de Sevilla.... Sevilla. p. 20.  Rodrigo Caro, amparándose en la disciplina etrusca que rige que cada ciudad para serlo debía tener tres puertas de su muralla dedicas a deidades, sostiene que se levantaron en tiempos de Julio César la puerta de Goles, la puerta del Sol (dedicada al dios Sol) y la puerta de la Macarena, en honor de Macaria, hija de Hércules.
  4. Candau Fernández Mensaque, Pilar; Pérez Tello, Ana María (2000). La Flora mayor del centro de Sevilla. Universidad de Sevilla. p. 52. ISBN 84-472-0586-X. 
  5. Portal Sol.com. «El arco de La Macarena». Archivado desde el original el 8 de diciembre de 2008. Consultado el 12 de abril de 2009. 
  6. Ortiz de Zúñiga, Diego (1796). Anales eclesiásticos y seculares de la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla (tomo III). Madrid: Imprenta Real. p. 50. 
  7. Mal Lara, Juan de (1991). Recibimiento que hizo la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla a la C.R.M. del rey don Felipe N.S.. Universidad de Sevilla. p. 29. ISBN 84-7405-809-0. 
  8. Gascón de Torquemada, Gerónimo (1991). Gaçeta y nuevas de la corte de España desde 1600 en adelante. Madrid: Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. p. 191. ISBN 9788460078555. 
  9. Mira Caballos, Esteban (1999). Carmona en la Edad Moderna: religiosidad y arte, población y emigración a América. Brenes. p. 334. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar