Abrir menú principal

Quantum Air fue una aerolínea con base en Madrid, España. Operaba vuelos de cabotaje a: Bilbao, Madrid, Lanzarote, Mallorca, Tenerife y Gran Canaria

Quantum Air
Boeing-717 Quantum Air.jpg
Boeing 717-23S de Quantum Air en el aeropuerto de Zagreb (Croacia).
IATA
QTM
OACI
DF
Indicativo
QUANTUM
Fundación 1999
Cese 26 de enero de 2010
Sede central Bandera de España Madrid
Flota 5
Destinos 4
Página web http://www.quantum-air.com/

CódigosEditar

HistoriaEditar

La línea aérea se estableció en 1999, empezando a operar el 5 de julio de 2000. Originalmente se debía llamar "AB Bluestar" aunque finalmente se denominó AeBal, Aerolíneas de Baleares, estaba participada por Grupo Marsans (51%), SAS Group (25%), Spanair (18%) y VITRAC (6%). Diversos cambios accionariales concluyeron con SAS poseyendo el cien por cien de la compañía.

AeBal voló desde sus inicios hasta el 14 de septiembre de 2008 en exclusiva en wet lease para Spanair. Sin embargo, el convenio colectivo de pilotos de Spanair indicaba que cualquier reducción de flota debía empezar por la producción externa, así que como consecuencia de la crisis económica de dicha compañía, AeBal tuvo que cambiar drásticamente su concepto de aerolínea.[1]​ Cesó su actividad en septiembre de 2008 hasta que, en enero de 2009, la compró Antonio Mata, expresidente de Aerolíneas Argentinas, quien decidió cambiar el nombre comercial a Quantum Air y trasladar la sede a Madrid.[2]​ Tras diversas tiranteces entre comprador y vendedor, Mata intenta substituir los B717 por MD-87 sin éxito, y tras diversos impagos de los leasings de los aviones, SAS intenta embargarle los aviones, ya que era el avalista de la operación. Mata se anticipa al embargo de SAS y paraliza los aviones. El 26 de enero de 2010 Quantum Air suspende temporalmente su actividad.[3]​La compañía justifica la suspensión por el incumplimiento de contrato por parte de su antiguo propietario SAS, sin embargo SAS asegura que las alegaciones de Quantum son "completamente falsas". En octubre de 2012 el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Palma de Mallorca condena a SAS a pagar 6,3 millones de € dando la razón a la compañía por falta de veracidad y exactitud en la actuación de la vendedora.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar