Abrir menú principal

Realidad psíquica alude a un concepto enunciado por el psiquiatra Carl Gustav Jung en el marco de su psicología analítica.

Jung consideraba la psique y su capacidad de crear imágenes como un agente mediador entre el mundo consciente del yo y el mundo de los objetos. Las imágenes psíquicas serían la verdadera fuente de nuestro sentido de realidad psíquica. La realidad no se situa en una deidad, en ideales eternos o en la materia sino en la propia condición humana. La experiencia de la realidad sería una función de la creación psíquica de imágenes.[1]

El concepto de «realidad psíquica», al igual que los de «psique» o «mente», está sujeto a discusión. Unos piensan que estos dos últimos conceptos aluden a la consciencia y a sus contenidos, mientras que otros admiten la existencia de imágenes «oscuras» o «subconscientes». Unos incluyen a los instintos dentro de la esfera psíquica, otros los localizan fuera de ella. La gran mayoría considera que el alma es un resultado de los procesos bioquímicos que tienen lugar en las células del cerebro. Algunos conjeturan que la psique es la causa del funcionamiento de las células corticales. Otros identifican «vida» y psique. Pero sólo una insignificante minoría contempla el fenómeno psíquico como una categoría del ser en sí y para sí, deduciendo a partir de ahí las conclusiones pertinentes. En realidad, resulta contradictorio que la categoría del ser, la condición indispensable de todo ser, en otras palabras, la psique, sea tratada como si fuera real sólo a medias. Toda vez que nada puede ser conocido a menos de que haga aparición en forma de una imagen psíquica, el ser psíquico constituye en realidad la única categoría del ser de la que tenemos inmediato conocimiento. Se trata de la única existencia que puede ser inmediatamente demostrada. Si el mundo no adoptara la figura de una imagen psíquica, en la práctica carecería de existencia.[2]

ReferenciasEditar