Abrir menú principal

Rescate de Sanguily

El rescate de Sanguily fue una acción militar durante la primera guerra de independencia cubana contra las fuerzas reales españolas, conocida como la Guerra de los Diez Años, que fue llevada a cabo por el Mayor General independentista cubano Ignacio Agramonte y 35 de sus mejores jinetes, el 8 de octubre de 1871. La acción se desarrolló en territorio camagüeyano. En la batalla se enfrentaron los 36 jinetes cubanos a una tropa de infantería española de más de 120 hombres, resultando victoriosos los cubanos.

Rescate de Sanguily
Guerra de los Diez Años
Fecha 8 de octubre de 1871
Lugar Camagüey (CubaFlag of Cuba.svg Cuba)
Resultado Victoria cubana
Beligerantes
Bandera de Cuba Rebeldes cubanos Bandera de España España
Comandantes
Mayor General Ignacio Agramonte,
Capitán Henry Reeve,
Brigadier Julio Sanguily (prisionero rescatado)
Comandante
César Matos
Fuerzas en combate
36 jinetes 120 hombres
Bajas
Ninguna 11 muertos

Situación previaEditar

El entonces brigadier cubano Julio Sanguily había sido levemente herido y capturado por las fuerzas españolas el día anterior, el 7 de octubre, pero uno de sus ayudantes logró escapar y le informó de la situación al general Agramonte, quien se encontraba acampado con 70 hombres, no muy lejos de allí.

CombateEditar

Agramonte escogió a 35 jinetes -la mitad de sus tropas- y partió a rescatar al brigadier Sanguily. Ordenó a su subordinado, el joven capitán estadounidense Henry Reeve, que siguiera el rastro del enemigo a marchas forzadas.

Al divisar al enemigo, Agramonte y el capitán Palomino fueron los primeros en cargar contra los españoles, seguidos por Reeve y el resto de los cubanos.

En medio de la lucha cuerpo a cuerpo y aprovechando la confusión, el brigadier Sanguily escapó con los cubanos, dejando atrás varias bajas enemigas.

ConsecuenciasEditar

A pesar de haber sido solo una escaramuza, este hecho esparció los nombres de Ignacio Agramonte, Henry Reeve y Julio Sanguily por toda Cuba, convirtiéndolos en héroes a los ojos de los independentistas cubanos y provocó cierta desmoralización entre las tropas españolas en el Camagüey.

Además, se logró rescatar con vida a un importante líder independentista cubano. Por otro lado, las fuerzas militares españolas adquirieron un desprecio especial por la figura de Agramonte, al punto de que vejaron su cadáver luego de su muerte en combate en 1873.

Véase tambiénEditar