Revuelta de esclavos de Nueva York de 1712

revuelta de esclavos de 1712

La revuelta de esclavos de Nueva York de 1712 fue una revuelta de 23 esclavos africanos en la ciudad Nueva York, en la provincia británica de Nueva York. Mataron a nueve personas blancas e hirieron a otras seis antes de que fuesen detenidos. Se arrestó y encarceló a 70 personas negras, de las que 27 fueron llevadas a juicio y 21 fueron condenadas y ejecutadas.

AcontecimientosEditar

A principios del siglo XVIII, la ciudad de Nueva York tuvo una de las poblaciones de esclavos más grandes de entre las colonias de Inglaterra. La esclavitud en la ciudad se diferenciaba de las de otras colonias porque no había grandes plantaciones. Los esclavos trabajaban como sirvientes, artesanos, trabajadores portuarios y diferentes tipos de peones especializados.[1]​ Los esclavos africanos vivían cerca los unos de los otros, lo que facilitaba la comunicación entre ellos. A menudo también trabajaban entre negros libres, una situación que no existía en las plantaciones del sur de Estados Unidos. Los esclavos en la ciudad podían así comunicarse y planear una conspiración más fácilmente que los de las plantaciones.[2]

Entre los acontecimientos que presuntamente llevaron a la rebelión estaba la disminución de la libertad y el estatus producida después de que los ingleses se hiciesen cargo de la colonia en 1664. Bajo el gobierno de las Provincias Unidas de los Países Bajos, cuando la ciudad formaba parte de la provincia colonial de Nuevos Países Bajos, los esclavos liberados tenían algunos derechos legales, tales como la posesión de tierras y el derecho al matrimonio.[3]​ Tras la toma de control de los ingleses y la creación de la colonia de Nueva York, se promulgaron nuevas leyes que restringieron la vida de los esclavos. Se construyó un mercado de esclavos, cerca del actual distrito financiero de Wall Street, para adaptarse al incremento de la importación de esclavos de la Royal African Company.[4][5]

A comienzos del siglo XVIII el 20 % de la población neoyorquina eran personas negras esclavizadas. El gobierno colonial restringió este grupo por medio de diferentes medidas: estaban obligados a llevar un pase si viajaban más de una milla (1,6 km) de su casa; se desalentaba el matrimonio entre ellos; se prohibieron reuniones de grupos de más de tres personas y estaban obligados a sentarse en galerías separadas en los servicios de la iglesia.[6]

Un grupo de más de veinte esclavos negros se reunió en la noche del 6 de abril de 1712 y prendieron fuego a un edificio en Maiden Lane, cerca de Broadway.[2]​ Mientras los colonos blancos intentaban apagar el incendio, los esclavos negros, armados con pistolas, hachas de mano, y espadas, atacaron a los blancos y luego huyeron. Al poco tiempo de su huida, los esclavos fueron atrapados y llevados a sus dueños.[7]

ConsecuenciasEditar

Las fuerzas coloniales arrestaron y encarcelaron setenta negros. Se informó que 6 de ellos se suicidaron y 27 fueron llevados a juicio, de los que 21 fueron condenados y sentenciados a muerte, entre los que había una mujer con un niño. [7]​ Veinte fueron quemados y uno fue ejecutado en la rueda.[8]

Después de la revuelta, la ciudad y la colonia promulgaron leyes más restrictivas para los esclavos. No se permitía que los esclavos se reuniesen en grupos de más tres, ni llevar armas y el juego les estaba prohibido. Los crímenes que involucrasen daños a la propiedad, violación o conspiración para matar se condenaban bajo pena de muerte. Los negros libres todavía podían poseer tierras. Así, Anthony Portuguese, también conocido como Portugies, poseía tierras en la zona que actualmente es Washington Square Park y fueron heredadas por su hija y sus nietos.[9]

La colonia requería que los dueños de esclavos que quisieran liberar los suyos pagasen un impuesto de 200 £ por persona, una cantidad mucho más alta que el coste de un esclavo. En 1715 el gobernador Robert Hunter argumentó en Londres ante la Cámara de Comercio que la manumisión y la posibilidad de que los esclavos heredasen parte de la riqueza de sus dueños era importante para mantener la riqueza de Nueva York. Señaló que era una recompensa apropiada para un esclavo que había ayudado a su dueño a ganar la fortuna de su vida y que esto podría evitar que el esclavo cayera en la desesperación.[7]

ReferenciasEditar

  1. «Place Detail: Slave Revolt of 1712». Mapping the African American Past. Consultado el 25 de noviembre de 2016. 
  2. a b «New York's Revolt of 1712». Africans in America. WGBH-TV. Consultado el 9 de abril de 2020. 
  3. Christoph, Peter R. (1991). «The Freedmen of New Amsterdam» (PDF). En McClure Zeller, Nancy Anne, ed. A Beautiful and fruitful place : selected Rensselaerswijck Seminar papers. New Netherland Institute. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  4. Phillip, Abby (2015). «A permanent reminder of Wall Street’s hidden slave-trading past is coming soon». The Washington Post (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2020. 
  5. Autodidact 17 (4 de febrero de 2016). «Wall Street's slave story». New York Amsterdam News 107 (6). p. 11. ISSN 1059-1818. 
  6. Diehl, Lorraine B. (1992). «Skeletons in the Closet». New York Magazine (New York Media, LLC): 78-86. Consultado el 4 de abril de 2020. 
  7. a b c Hunter, Robert (1712). «New York Slave Revolt 1712». En O’Callaghan, E. B., ed. Documents Relative to the Colonial History of the State of New York; procured in Holland, England and France. Albany, New York: Weeds, Parson. Consultado el 25 de noviembre de 2016. 
  8. Pencak, William (15 de julio de 2011). Historical Dictionary of Colonial America. Scarecrow Press. p. 161. ISBN 9780810855878. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  9. Geismar, Joan H. (April 2004). «The Reconstruction of the Washington Square Arch and Adjacent Site Work» (PDF). New York City Department of Park and Recreation. Consultado el 4 de abril de 2018.