Abrir menú principal

Segunda batalla de Acentejo

La segunda batalla de Acentejo es el nombre que recibe el enfrentamiento bélico que encarrila definitivamente la conquista europea de la isla de TenerifeCanarias, España—, en la cual los conquistadores castellanos vencen a los aborígenes guanches.[1][2][3][4][5]

Segunda batalla de Acentejo
Conquista de las islas Canarias
Fecha 25 de diciembre de 1495
Lugar La Victoria de Acentejo, Tenerife
Resultado Victoria castellana, fin de la resistencia contra los conquistadores.
Beligerantes
Pendón heráldico de los Reyes Catolicos de 1492-1504.svg Corona de Castilla Guanches de los bandos de guerra
Comandantes
Alonso Fernández de Lugo
Lope Fernández
Bentor
Fuerzas en combate
≈ 1 500 peones
≈ 100 jinetes
≈ 1 000 guerreros
Bajas
Sin datos Sin datos

El enfrentamiento se produce el 25 de diciembre de 1495, semanas después de la batalla de La Laguna, que terminó con la amplia victoria de los castellanos al mando del capitán Alonso Fernández de Lugo y la muerte del más poderoso mencey guanche, Bencomo.

AntecedentesEditar

 
Representación de la matanza de Acentejo. Óleo sobre lienzo de Gumersindo Robayna, siglo xix.

A finales de 1493 el capitán Alonso Fernández de Lugo, futuro Adelantado de las islas Canarias y bajo cuya iniciativa se conquistó La Palma, realiza las capitulaciones para la conquista de Tenerife con los Reyes Católicos.[6]

La expedición conquistadora desembarca a principios de mayo de 1494 en la costa de Añazo, nombre aborigen de la zona donde más tarde se levantará la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Tras asentar el real de conquista cerca del barranco de Santos, las tropas conquistadoras se adentran en la isla con intención de vencer al rey o mencey Bencomo de Taoro, el más poderoso de la isla. Sin embargo, las tropas castellanas son totalmente derrotadas por los guanches en la batalla denominada matanza o desbarato de Acentejo, teniendo que abandonar la isla.[7]

Organizada una nueva expedición con ayuda de comerciantes genoveses y de don Juan de Guzmán, III duque de Medina Sidonia, Alonso de Lugo y el nuevo ejército vuelven a Tenerife en noviembre de 1495.[8][3]​ En los los llanos de La Laguna presentan batalla a los guanches, siendo estos finalmente derrotados, muriendo el propio rey de Taoro Bencomo.[9][2][10]

Con la resistencia aborigen debilitada, el ejército conquistador decide avanzar hacia el interior de la isla con intención de culminar la conquista.

La batallaEditar

 
Bentor, mencey que se suicida tras la derrota guanche en la segunda batalla de Acentejo. Estatua en bronce de Carmen León, Los Realejos, 1996.

EscenarioEditar

La batalla se desarrolló en la zona baja donde se ubica el moderno municipio de La Victoria de Acentejo, cerca de donde el año anterior se había producido la primera batalla de Acentejo en que fueron derrotados los conquistadores.[1]

DesarrolloEditar

Los conquistadores toman prisionero a un guanche durante una batida de reconocimiento, conociendo por boca de este que los guanches de guerra querían atacar al día siguiente por dos puntos a los castellanos desprevenidos. Lugo organiza entonces el ejército en dos cuerpos, uno dirigido por él y el otro por Lope Fernández, preparándose para la batalla.[1]

Fray Alonso de Espinosa describe los hechos siguientes de la siguiente manera:[1]

Pelearon los unos y los otros valentísimamente, porque los naturales luchaban como desesperados y como aquéllos que querían desta vez concluir y ver para cuánto eran, y los nuestros como gente acostumbrada a vencer y que les iba la honra en salir con victoria, por ser casi en el mismo lugar la batalla, que había sido la primera los años pasados; y querían cobrar la reputación que habían perdido en el propio lugar do la perdieron, que fué Acentejo. Al fin, habiendo peleado la mayor parte del día, la victoria se cantó por nuestra parte y los naturales fueron desbaratados y vencidos, muriendo muchos y los más principales dellos.

ResultadoEditar

La victoria castellana y el hundimiento de la resistencia aborigen fue total. Bentor, hijo de Bencomo, se suicidó despeñándose. La conquista de Tenerife se consumó, si bien la isla no se incorpora formalmente a la Corona de Castilla hasta el verano de 1496.[11]

ConsecuenciasEditar

 
Escudo heráldico municipal en el que se hace alusión a la segunda batalla de Acentejo.

La batalla decidió la conquista de la isla de Tenerife y el punto final de la conquista de las Islas Canarias.[11]​ Benytomo, nombrado mencey de Taoro y líder de la liga contra los españoles (bando de guerra), acepta el 25 de julio de 1496, día en que se erige la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago y en el que, mediante la llamada Paz de Los Realejos, los guanches de Tenerife se cristianizan y se confederan «a los reinos de las Españas». Pequeños grupos residuales de rebeldes permanecen en las cumbres. La conquista castellana del archipiélago canario se da por finalizada.[11]

Trascendencia históricaEditar

La toponimia de la isla se hizo eco de esta batalla, pues la zona donde se desarrolló y el pueblo fundado en ella tras la conquista pasaron a llamarse La Victoria.[12]

Además, el ayuntamiento de esta villa incluyó en su escudo heráldico una simbología alusiva a la batalla. En uno de sus cuarteles aparecen «una espada de plata encabada de oro y un banot guanche, colocados en aspa y cargados, en situación de palo, de una rama de olivo de plata», donde la espada y el banot representan la batalla y la rama de olivo la paz resultante tras la victoria.[13]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d Espinosa, 1952, pp. 113-114.
  2. a b Torriani, 1959, p. 186.
  3. a b Abréu Galindo, 1848, p. 211.
  4. Rumeu de Armas, 1975, pp. 273-277.
  5. Álvarez Delgado, 1961, pp. 131-132.
  6. Rumeu de Armas, 1975, pp. 131-133.
  7. Rumeu de Armas, 1975, pp. 180-189.
  8. Espinosa, 1952, p. 106.
  9. Espinosa, 1952, pp. 107-108.
  10. Rumeu de Armas, 1975, pp. 248-251.
  11. a b c Buenaventura Bonnet, La Batalla de La Laguna y la muerte de Tinguaro. Estudio Hermenéutica Histórica. Comisión provincial de Monumentos Históricos de Canarias, Tenerife ,1916
  12. Espinosa, 1952, p. 114.
  13. «ORDEN de 16 de marzo de 1987, por la que se aprueba el escudo heráldico del municipio de la Victoria de Acentejo, Tenerife». Boletín Oficial de Canarias. Consultado el 29 de agosto de 2019. 

Bibliografía utilizadaEditar