Un semioquímico (del griego "σημεῖον", semeion, señal) es una sustancia química o complejo de sustancias químicas emitidas por un organismo que afectan el comportamiento de otros individuos.[1]​ La comunicación semioquímica se divide en dos amplias categorías: comunicación entre individuos de la misma especie (intraespecífica) y comunicación entre individuos de diferentes especies (comunicación interespecífica).[2]

Generalmente se aplica en el campo de la ecología química para incluir feromonas, alelomonas, atractivos y repelentes animales.[1]

Muchos insectos, incluyendo parasitoides, usan semioquímicos. Estos sirven para encontrar pareja, alimento, hábitat y recursos, alertar de enemigos y evitar competencia. Las feromonas se refieren a las comunicaciones intraespecíficas. Los aleloquímicos tratan de semioquímicos que tienen acciones interespecíficas. Incluyen las alelomonas, clasificadas en: alomonas, kairomonas y sinomonas. Alomonas benefician al que las emite, pero no al que las recibe; kairomonas favorecen al que las recibe y perjudican al que las emite y sinomonas benefician a ambas partes.[3][4]

UsosEditar

Los semioquímicos se usan en el control de plagas:[5][6]

  1. para monitorear poblaciones de plagas y determinar si es necesario tomar medidas. El monitoreo de poblaciones de plagas con feromonas es usado en el manejo integrado de plagas.
  2. para alterar el comportamiento de la plaga o de sus enemigos. Es posible alterar el comportamiento de la plaga en varias formas: disrupción del apareamiento, atracción a trampas, repeler plagas con la apariencia de que las plantas están enfermas.

En general las ventajas de usar semioquímicos son:

  1. sus efectos adversos suelen ser específicos contra la especie plaga,
  2. son de toxicidad relativamente baja y requieren cantidades pequeñas,
  3. no persisten en el ambiente y son relativamente seguros,
  4. no parece que las plagas desarrollen resistencia contra ellos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «Definition of Semiochemical». The Dictionary of Forestry. Bethesda, Maryland: The Society of American Foresters (SAF). 26 de julio de 2014. Consultado el 12 de noviembre de 2019. 
  2. J. H. Law; F. E. Regnier (1971). «Pheromones». Annual Review of Biochemistry 40: 533-548. PMID 4108191. doi:10.1146/annurev.bi.40.070171.002533. 
  3. Cardé, Ring T; Willis, Mark A (26 de julio de 2008). «Navigational Strategies Used by Insects to Find Distant, Wind-Borne Sources of Odor». Journal of Chemical Ecology 34 (7): 854-886. PMID 18581182. doi:10.1007/s10886-008-9484-5. 
  4. Flint. H. U. Minessota. Understanding Semiochemicals with Emphasis on Insect Sex Pheromones in Integrated Pest Management Programs
  5. [1]
  6. ISCA About semiochemicals. NC State U. Semiochemicals — Chemical Control of Behavior.

Enlaces externosEditar

  • Rutledge, Claire E. (1996). «A Survey of Identified Kairomones and Synomones Used by Insect Parasitoids to Locate and Accept Their Hosts». Chemoecology 7 (3): 121-131. doi:10.1007/BF01245964.