Abrir menú principal
Usuario leyendo una novela en un dispositivo shanzhai basado en Android.

El shanzhai (en chino simplificado, 山寨; pinyin, shānzhài, literalmente pueblo de montaña o fortaleza de montaña) es un fenómeno económico-social contemporáneo chino que consiste en la falsificación de productos electrónicos y, recientemente, en la innovación generada a partir de estos productos copiados y mejorados con nuevas funcionalidades. Su nombre hace referencia a los fuertes de montaña ocupados por bandidos en la historia de China y, como tal, denota la ilegalidad e irregularidad de este tipo de empresas.[1]

Índice

HistoriaEditar

El término shanzhai surgió a partir de 2005 cuando varios fabricantes chinos de teléfonos móviles empezaron a desarrollar circuitos y programas originales, contenidos en teléfonos cuyo aspecto imitaba el de las grandes marcas.[2]​ Como fenómeno, este nace de la confluencia de factores locales (la cultura china, sus leyes y regulaciones) e internacionales (la ley de la oferta y la demanda de un mercado globalizado).[3]​ Uno de sus aspectos más destacados consiste en proponer soluciones adaptadas a los consumidores chinos, como refrescos de cola adaptados al gusto local, al mismo tiempo que se reducen los costes de producción. Esto es posible gracias a un conocimiento avanzado por parte de los productores de las demandas del mercado y de las capacidades industriales del país.[4]

Como motor de innovación, este entorno tecnológico, basado principalmente en la ciudad de Shenzhen, ha permitido la creación de algunas empresas exitosas, que pudieron comenzar su producción gracias a la transgresión de las leyes de propiedad intelectual pero que hoy en día ofrecen artículos originales.[5]​ Sin embargo, a partir de marzo de 2011 se estima que un tercio de las compañías de teléfonos shanzhai de la ciudad tuvieron que cerrar. Esto se debió en parte a una bajada en los precios de los teléfonos de las grandes marcas y también debido a la iniciativa del Gobierno chino de aumentar la protección de la creación local y de las leyes de derechos de autor internacionales.[6]

Influencia culturalEditar

La influencia del shanzhai ha trascendido la mera producción del aparatos electrónicos hasta llegar a inspirar el arte contemporáneo. De esta manera, los artistas se apropian de los códigos estéticos de las grandes marcas (logotipos, clips publicitarios, modelos) e incluso de otros artistas para así reflejar una imagen deformada de la sociedad de consumo. Un ejemplo de esta metodología es la llamada Shanzhai Biennal, una falsa bienal presentada bajo la forma de una serie de eventos y performances artísticas y creada por los artistas americanos Cyril Duval, Babak Radboy y Avena Gallagher.[7]

En China, el shanzhai como tendencia cultural está basado en la imitación y parodia de productos culturales (como canciones, películas, programas de televisión o incluso celebridades). Este tipo de parodias ya existían en el pasado pero ahora su popularidad ha sido propulsada gracias a internet. En ese sentido, una de sus funciones es la de permitir a los ciudadanos apropiarse y subvertir la cultura producida por la élite económica china.[8]​ En ese país existe un debate para saber si el shanzhai es un motor de creación cultural o si se trata sólo de una moda pasajera.

CríticasEditar

En tanto que estrategia de falsificación, el shanzhai perjudica las compañías que son copiadas. Además, supone un engaño para los consumidores que creen haber comprado productos de la marca original. Por otra parte, puede representar un problema de seguridad y salud pública debido a sus bajos estándares de calidad (como ocurre con los teléfonos móviles que estallan al recalentarse, por ejemplo). En términos más generales, este fenómeno puede afectar negativamente la imagen de China, reforzando su estereotipo de país productor incapaz de innovar.[1]

ReferenciasEditar

  1. a b Xionghui, Leng; Mingyan, Zhang (2011). «Shanzhai as a Weak Brand in Contemporary China Marketing». International Journal of China Marketing (North American Business Press (NABP)) 1 (2): 82. ISSN 2156-6186. Consultado el 4 de septiembre de 2014. 
  2. Li, David (1 de julio de 2014). «State of Shanzhai». Hacked Matter (en inglés). Consultado el 4 de septiembre de 2014. «The term shanzhai was originally used to describe the clusters of companies producing "counterfeit" mobile phones starting from 2005.». 
  3. Tse, Edward; Ma, Kevin; Huang, Yu (2009). «Shan Zhai: A Chinese Phenomenon». Perspective rapport (Strategy& (antes Booz & Company)). Consultado el 4 de septiembre de 2014. 
  4. van Breemen, Duco (marzo de 2014). «Innovation in China: The Art of Shanzhai». Launch Factory 88 blog (en inglés). Consultado el 4 de septiembre de 2014. 
  5. Véase, en ese sentido, la compañía Shan Zhai Tianyu. Eychenne, Fabien (30 de abril de 2014). «Un écosytème d’innovation singulier : les Shan Zhai». Internet Actu (en francés). 
  6. Keane, Michael; Jing Zhao, Eliane (c. 2011). «Renegades on the frontier of innovation: the shanzhai grassroots communities of Shenzhen, China.». Asian Creative Transformations’ Work-in-progress paper series. (Asian Creative Transformations): 18. Consultado el 4 de septiembre de 2014. 
  7. Cohan, Nate (30 de abril de 2014). «Corporate Aesthetics: Shanzhai Biennial». Art in America Magazine (en inglés). Consultado el 4 de septiembre de 2014. «Three "co-presidents"—stylist Avena Gallagher along with artists Babak Radboy and Cyril Duval—are behind the collaborative "meta-brand."». 
  8. «Is the Shanzhai Style of Parodying Popular Culture Innovation or Piracy?». Beijing Review (en inglés). 31 de marzo de 2009. Consultado el 4 de septiembre de 2014. «By parodying the culture of the elite, those who advocate shanzhai are merely using it as an outlet to release the stress of daily life."». 

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar