Silvia Hermann

adolescente argentina notable por haber identificado, localizado y denunciado al genocida Adolf Eichmann

Silvia Hermann (Rosario, mayo de 1941) fue una mujer argentina que, cuando era adolescente y junto con su padre, Lothar Hermann, identificó y localizó en Buenos Aires al genocida nazi Adolf Eichmann, desencadenando su secuestro por Israel, posterior enjuiciamiento en ese país y condena a muerte. Durante décadas el papel de Lothar y Silvia Hermann en la detención de Eichmann fue desconocida por Israel.

Silvia Hermann
Información personal
Nacimiento mayo de 1941
Rosario,
Argentina Bandera de Argentina
Nacionalidad argentina
Familia
Padres Lothar Hermann
Marta Waldmann
Información profesional
Ocupación derechos humanos
Años activa siglo XX
Género derechos humanos
Notas
Localizó a Adolf Eichmann

BiografíaEditar

Silvia Hermann nació en la ciudad argentina de Rosario, provincia de Santa Fe.

Su padre Lothar Hermann era un judío alemán, militante del Partido Comunista de Alemania (PCA) que, luego de ser torturado por los nazis hasta el punto de perder la vista y ser recluido en el campo de concentración de Dachau, había logrado salir cediendo sus propiedades y escapar a la Argentina. De once hermanos y sus padres, solo cuatro se salvaron: el resto fue exterminado en los campos.[1]​ Instalado en Argentina desde 1940, Hermann mantuvo su lucha contra el nazismo y luego de la guerra se suma a la caza de nazis bajo órdenes del PCA, mezclándose con la comunidad alemana en Argentina y ocultando su identidad judía.[2]​ En 1945 el PCA le ordenó radicarse en Olivos, uno de los suburbios de la Ciudad de Buenos Aires, en los que se habían instalado gran cantidad de alemanes.[2]

Fue en ese momento que Silvia Hermann, quien por entonces tenía entre doce y catorce años,[1]​ conoció a uno de los hijos de Eichmann (la mayoría de las fuentes lo identifican como Klaus, el mayor), quien también por entonces vivía en Olivos con su familia. Los jóvenes se hicieron amigos y mantuvieron un intercambio por correspondencia cuando los Hermann se mudaron a Coronel Suárez en 1955, a 500 km de Buenos Aires.[3][1]

En el curso de esa relación el hijo de Eichamnn le contó a Silvia que su padre era de la SS y que se llamaba Eichmann.[2]​ A pesar de su edad, Lothar Hermann le encomendó a su hija ir a la casa de Eichmann, para verificar su identidad y establecer la dirección precisa.[2]​ Silvia cumplió con su misión y transmitió esa información a su padre, quien constató que se trataba efectivamente de Eichmann, uno de los principales genocidas nazis buscados internacionalmente.[2]

Con esa información en su poder, en 1957 Lothar Hermann le envió una carta a Fritz Bauer,[4]​ uno de los fiscales de los procesos de Auschwitz, de quien se había vuelto amigo por compartir el cautiverio en Dachau.[2]​ informándole que había localizado a Eichmann en Buenos Aires, que había adoptado la identidad de Ricardo Klement y cual era su dirección.

Bauer a su vez mantuvo la información en reserva, por miedo a que las autoridades alemanas la filtraran y Eichmann se escapara, y comunicó la información a las autoridades israelíes de Colonia, que a su vez la transmitieron al servicio de inteligencia israelí (Mosad).[5]​ En 1958 el Mosad envió dos misiones secretas a la Argentina, para verificar la denuncia, pero ambas descartaron la denuncia con el argumento de que Lothar Hermann era ciego y que el barrio en que vivía Eichmann -quien ya se había mudado a San Fernando- era demasiado "miserable" como para que viviera un alto oficial nazi.[6][7]

Luego de varios años de inacción por parte de Israel, Lothar Hermann y Bauer comenzaron a preocuparse. En total escribió veintiséis cartas instando al gobierno de Israel a decidirse a detener a Eichmann, el punto que en marzo de 1960 llegó a recriminarles:

Obviamente ustedes no tienen ningún interés en detener a Eichmann.
Lothar Hermann[8]

Ese mismo año Israel organizaría el secuestro de Eichmann, pero desconocería el papel jugado por Lothaer y Silvia Hermann, que quedaron en la indefensión. Para proteger a su hija la envió a vivir a Estados Unidos.

Lothar por su parte fue denunciado por fuentes anónimas y detenido por la policía argentina acusado de ser Josef Mengele, siendo torturado durante quince días. En 1975 Israel le pagó una suma de dinero a cambio de que Hermann firmara un papel afirmando que ni él ni su hija desempeñaron ningún papel en la identificación y ubicación de Eichmann.

Recién muchos años después, cuando Lothar y Silvia Hermann ya había muerto, Israel y Coronel Suárez, reconocerían el papel decisivo y heroico jugado por ambos que llevó a la captura de Eichmann.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c Lev, Yehudit (10 de abril de 2014). «Exilio y captura». Enlace Judío. 
  2. a b c d e f Brenman, Darío (11 de mayo de 2018). «Historia de vida de Lothar Hermann: el verdadero cazador de Adolf Eichmann». La Izquierda Diario. 
  3. «Emotivo homenaje a Lothar Hermann». La Nueva. Buenos Aires. 29 de septiembre de 2012. 
  4. Letters from Advocate Lothar Hermann to Dr. Fritz Bauer. «Operation Finale: the capture & trial of Adolf Eichmann». Holocaust Museum. 2016. 
  5. Dead End. «Operation Finale: the capture & trial of Adolf Eichmann». Holocaust Museum. 2016. 
  6. Dead End. «Operation Finale: the capture & trial of Adolf Eichmann». Holocaust Museum. 2016. «Early in 1958, two agents were sent from Israel to Buenos Aires to observe a dwelling presumed to be Eichmann's in the dilapidated area of Olivos. Both operatives concluded that no high-ranking Nazi officer – even one in hiding – would stoop to living in such miserable surroundings.» 
  7. Vashem, Yad (29 de abril de 2014). «Caso Fritz Bauer. La verdadera historia de la captura de Eichmann, el nazi más buscado». El Mundo. Espeña. 
  8. «La increíble historia de Lothar Hermann en Argentina. Revelan que el hombre que descubrió a Eichmann fue perseguido y torturado». 27 de noviembre de 2011. 

Referencias generalesEditar

BibliografíaEditar