Figura alada femenina de bronce, 590-580 a. C., Museo Arqueológico de Olimpia.

Un sphyrelaton (en griego, σφυρ-ήλατος , plural: sphyrelata, sphyrelata) era en el mundo griego arcaico, un tipo de estatua votiva de discretas dimensiones que en general representaba una divinidad o un objeto de culto.

Índice

CaracterísticasEditar

El sphyrelaton se obtenía martilleando una fina lámina de bronce alrededor de un núcleo de madera previamente tallada hasta tomar la forma deseada. La técnica parece ser de origen oriental, probablemente importado de los trabajadores del norte de Siria que llegaron a Grecia alrededor del siglo VII a. C. Fue bastante generalizado en la Antigua Grecia que el sphyrelaton (junto con muchos otros inventos, como el xoanon) se atribuyera a la mítica figura de Dédalo, y de hecho es importante ya que los testimonios más importantes de objetos votivos similares provienen de excavaciones llevadas a cabo en la isla de Creta.

Evidencias arqueológicasEditar

Las evidencias arqueológicas relacionadas con los sphyrelata son escasas. Este tipo de estatuas votivas, de hecho, eran producidas con materiales que son altamente perecederos y delicados. La realización técnica de las sphyrelata tampoco tuvo suerte en particular en el mundo antiguo y fue sustituido por completo con la llegada de la técnica del moldeo a la cera perdida(inicios del siglo VI a. C.) lo que permitió alcanzar estándares superiores de calidad con menos esfuerzo. La prueba más importante, sin embargo, viene de Creta, donde, por ejemplo, en el templo de Apolo Delpfinio de Dreros se han encontrado tres estatuillas votivas en un excelente estado de conservación, «en el primer estilo orientalizante de finales del siglo VII»[1] (la llamada Triada de Dreros, actualmente conservada en el Museo Arqueológico de Heraclión). Dos de las tres sphyrelata, se supone que representan a Artemisa y Leto, ya que llevan un polo, un vestido largo con adornos y un manto, además están en posiciones estáticas, mientras que la tercera se ha sugerido que representa a Apolo en movimiento, y la posición de la brazo del dios (inclinándose hacia adelante) sugiere que tenía un arco.

ReferenciasEditar

  1. John Boardman, Greek Sculpture: Function, Materials, and Techniques in the Archaic and Classical Periods, a cura di Olga Palagia, Cambridge University Press, 2006 (extracto del capítulo I).

BibliografíaEditar

  • John Griffiths Pedley (2005). Arte e archeologia Greca (en italiano). Roma: Istituto Poligrafico e Zecca dello Stato, Libreria dello Stato.