Abrir menú principal

Desde el punto de vista arquitectónico, se llama suelo al terreno donde se fabrica un edificio y que abarca hasta una determinada profundidad. En esto se diferencia del término solar que solo se considera respecto de su superficie. También se llama así a la fábrica que separa o forma los diferentes pisos de un edificio.[1]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Bails, 1802, p. 98.

BibliografíaEditar