Abrir menú principal

Teatro Fru Fru

teatro de la Ciudad de México

El Teatro Fru Fru es un teatro de la Ciudad de México. Fue inaugurado el 01 de enero de 1899 bajo el nombre de Teatro Renacimiento. En 1973 fue re inaugurado con su nombre actual. Se ubica en el número 24 de la Calle de Donceles, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Teatro Fru Fru
19°26′13″N 99°08′19″O / 19.4369, -99.1387Coordenadas: 19°26′13″N 99°08′19″O / 19.4369, -99.1387
Frufru.jpg
Ubicación Ciudad de México
Bandera de México México
Dirección Donceles No. 24
Apertura 01 de enero de 1899
Características
Estilo arquitectónico Estilo Segundo Imperio
Capacidad 1.300 personas
http://sic.cultura.gob.mx

Índice

HistoriaEditar

En el sitio donde se encuentra el teatro se ubicaba originalmente el Gran Teatro Nacional.[1]​ Al ser derrumbado, se edificó en su lugar el Teatro Renacimiento.[2]​ El recinto fue inaugurado el 1 de enero de 1899. Se cuenta que a la inauguración acudió el entonces presidente de México Porfirio Díaz. Pero en 1906, el teatro es adquirido por el empresario Francisco Cardona, quién decide rebautizarlo con el nombre de su esposa, la legendaria actriz y empresaria teatral mexicana Virginia Fábregas. En esa época resultó toda una novedad, pues fue el primer teatro de la capital mexicana en poseer alumbrado eléctrico.[3]​ El teatro vivió un periodo de esplendor a principios de siglo. Pero en 1933, el teatro comenzó a perder su esplendor y cambió su nombre a Teatro Mexicano.[4]​ Sin embargo, debido a cuestiones desconocidas, el teatro se mantuvo cerrado durante varios años y estuvo a punto de ser demolido.

En 1973, el teatro fue adquirido y remodelado por la actriz y cantante mexicana Irma Serrano La Tigresa. La actriz afirma haber adquirido el inmueble en una subasta de la cementera Anáhuac.[5]​ Con una importante inversión, Serrano reactivo el teatro bautizándolo con el nombre actual. El teatro se inauguró con el polémico montaje teatral Naná, basado en la novela homónima de Emile Zola, y producida y protagonizada por Serrano. La obra se mantuvo en cartelera con gran éxito durante un par de años.[1]

A partir de ese momento, el teatro se convierte en el foro para una serie de controvertidas obras producidas y algunas también estelarizadas por La Tigresa. Entre ellas destacan montajes como Lucrecia Borgia (1977) o Yocasta Reina (1978), entre otras.

A principios de los 1980's, el teatro presentó el concepto conocido como Teatro de Medianoche, creado por el productor y director Pablo Leder, que montaba obras dirigidas a un público estrictamente adulto.[6]​ Esta situación dio al teatro una fama de polémico y transgresor, aunque los montajes teatrales se destacaron por una gran calidad en producción.

A fines de los 1980's, el teatro poco a poco deja de presentar obras de teatro. Durante la década de los 1990's, el recinto abrió sus puertas por ciertas temporadas como centro nocturno. En 2003, el teatro reabre sus puertas al ser rentado por Serrano al empresario Enrique Vidal.[7]​ Sin embargo, tras una serie de conflictos, el recinto cerró sus puertas por segunda ocasión.

Desde entonces, el recinto ha reabierto sus puertas para montajes teatrales de manera esporádica. En épocas recientes el recinto también ha fungido como espacio para eventos musicales de bandas y artistas como Víctimas del Doctor Cerebro,[8]Natalia Lafourcade,[9]​ o The Dresden Dolls[10]​ entre otros.

Debido a su historia y peculiar estilo decorativo, el Teatro Fru Fru también ha servido como espacio para la grabación de videos musicales y películas tanto nacionales como extranjeras., De ellas destacan Cantinflas (2014) de Sebastián del Amo y Spectre (2014), de Sam Mendes.[11]

LeyendasEditar

  • En una de las galerías del recinto existió en los años 1970's y 1980's un cabaret conocido como La Cueva de La Tigresa, famoso por sus atrevidos shows de burlesque.
  • En el lobby existe una estatua de lo que parece ser un demonio portando una pequeña charola. Según la tradición, los actores deben dejar un dulce como ofrenda para que sus obras no fracasen.[12]
  • El recinto, debido a su antigüedad, peculiar arquitectura y decoración y polémica personalidad de Irma Serrano, su propietaria, ha sido objeto de numerosas leyendas y mitos que relatan sucesos paranormales dentro de sus puertas.[13]

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar