Abrir menú principal

Telépilo de Lamos

Telépilo de Lamos (en griego: Τηλέπυλος) era una alta ciudad [1]​ de Lamos, en la tierra de Lestrigonia, nunca descrita. Odiseo alcanza esta tierra inhóspita tras haber sido expulsado de Eolia por el rey Eolo. En La Odisea, Homero lo narra de esta manera:

Navegamos sin interrupción seis días con sus noches, y al séptimo llegamos a Telépilo de Lamos, la excelsa ciudad de Lestrigonia, donde el pastor, al recoger su rebaño, llama a otro que sale en seguida con el suyo.
Homero en La Odisea, X, 80 ss.[2]

Homero describe Telépilo de Lamos como una tierra en la que no existe la agricultura. Sus fuertes habitantes son hombres de gran estatura y hostiles en extremo, llamados lestrigones, y se dedican a la ganadería exclusivamente. Odiseo hace pie en la entrada de un magnífico puerto de riberas opuestas y prominentes cuyo extremo deja un estrecho paso, y al subir a una atalaya para contemplar esta nueva y lejana tierra, sólo ve humo en varios puntos. Odiseo envía a dos hombres y un heraldo para que le traigan noticias del lugar y se topan con la hija del rey Antífates, que bajaba con un cántaro a la fuente Artacia para coger agua. Ella les señala la elevada morada de su padre, adonde se dirigen. Una vez allí, la reina da aviso a Antífates, quien apresa a uno y se lo come allí mismo. Huyen del lugar aterrorizados, mientras el rey Antífates sale gritando por la ciudad llamando a los lestrigones quienes acuden y desde las peñas lanzan rocas destrozando los barcos que había amarrados juntos en ese hondísimo puerto y los hombres de Odiseo encuentran cruda muerte, arponeados como peces. Una vez los enviados llegan a la nave y dan aviso a Odiseo de lo ocurrido, se alejan del puerto de Telépilo de Lamos escapando de la muerte con tristeza en sus corazones.[3]

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar