Temperatura operativa

Temperatura operativa o temperatura resultante seca de un recinto es aquella temperatura única que deberían tener tanto el aire como las paredes, para que una persona media intercambiase por convección y radiación la misma cantidad de energía que intercambia en la situación real.[1]

Para un coeficiente de absorción de la indumentaria[2]​ de 0,95 y para el rango de temperaturas de climatización, se puede considerar que el coeficiente de radiación no varía significativamente, pudiendo establecerse en un valor de:

con lo cual, la temperatura operativa puede hallarse mediante:

Símbolo Nombre
Temperatura operativa
Temperatura radiante media de los cerramientos del local
Temperatura ambiente (Temperatura seca)
Coeficiente de radiación
Coeficiente de convección

En la práctica, considerando que , se puede considerar la temperatura operativa como la media aritmética entre la temperatura radiante media y la temperatura seca.

Esto es lo que hace que en sistemas como el suelo radiante, en el que la temperatura radiante media de los cerramientos es evidentemente superior a la de los sistemas convencionales de radiadores, se pueda obtener la misma temperatura operativa con una temperatura de ambiente inferior, con el consiguiente ahorro de energía. Por otra parte, también es lo que determina la sensación de malestar, debida al efecto de pared fría, que se tiene en un local, en invierno, con una gran superficie acristalada, si no se ha compensado con un aumento de la temperatura ambiente.

ReferenciasEditar

  1. Esta temperatura es la que utiliza el RITE para establecer las condiciones límite de bienestar en un local.IDAE. Comentarios al RITE 2007.-IT.1. Diseño y dimensionado. http://www.idae.es/uploads/documentos/documentos_10540_Comentarios_RITE_GT7_07_2200d691.pdf
  2. Este coeficiente puede variar entre 0,7 y 0,95 en función del color y material de la ropa, 0,95 es el valor más común.