Abrir menú principal
Un tenedor metálico.

Un tenedor es un utensilio de mesa que consta de un mango y una cabeza con dientes largos a modo de clavos (normalmente tres o cuatro puntas) y es utilizado para pinchar o sostener un trozo de comida. Fue empleado, primeramente, en Occidente, mientras que en Oriente fueron más usados los palillos. Hoy en día, sin embargo, los tenedores se utilizan también en Asia.

En particular se utiliza para llevar comida a la boca o para fijar algo mientras se cocina o se corta. El transporte a menudo se realiza simplemente colocando la comida sobre los dientes horizontales. Existen diferentes tipos de tenedor según el uso al que vaya dirigido, por ejemplo, si es para carne, pescado o postre.

HistoriaEditar

 
Tenedores clásicos, similaridad con un trinchador.

Aunque ya había utensilios parecidos en la Grecia clásica y el Imperio romano para trinchar, el tenedor apareció como tal hacia 1077. Llegó a Europa procedente de Constantinopla a principios del siglo XI de la mano de Teodora, hija del emperador de Bizancio Constantino X Ducas. Lo llevó a Venecia al contraer matrimonio con Domenico Selvo, dux de aquella república. Pero Teodora para sus contemporáneos era tachada, por esta y otras refinadas maneras orientales, como escandalosa y reprobable y hasta San Pedro Damián amonestó desde el púlpito estas extravagancias, llegando a llamarlo «instrumentum diaboli».

Mas fue en Francia donde se hizo realmente popular, en el siglo XVI, gracias a Catalina de Médici que lo introdujo en la corte francesa al casarse con el rey Enrique II. Como curiosidad cabe añadir que además de usar el tenedor para comer, Catalina lo usó para rascarse la espalda. La fama de cursi que tenía este utensilio de mesa lo hizo quedar en un segundo plano frente a comer con las manos hasta el siglo XVIII. Años después, por parte de Teodora con el Dux de Venecia el tenedor llegó a Europa, pero tenía fama de ser muy refinado, por lo que no consiguió popularidad. Luego de unos años, luego de que Catalina de Medici se casara con Enrique II de Francia el tenedor comenzó a ganar popularidad aunque seguía viéndose como algo refinado. Dos siglos más tarde; en el siglo XVII, el instrumento eliminaba la costumbre de comer con las manos. Se normalizó en Francia y comenzaba a usarse en la península ibérica y de uso completo en Italia y llega a las Islas británicas traído por el viajero Thomas Coyat.

Muchos italianos se sirven de un pincho para no tocar los alimentos, para comer los espaguetis, la carne... No es nada refinado comer con las manos, pues aseguran que no todas las personas tienen las manos limpias
Fragmento de un Diario de Thomas de Coyat [1]

[1]​.

Hasta el Siglo XVIII se normalizó completamente el uso del tenedor, en la misma época en que en Alemania se inventaría el tenedor curvo que se usa actualmente, aunque las 4 puntas llegaron un siglo después.

ReferenciasEditar

  1. a b «Historia del tenedor». Consultado el 9 de mayo de 2019. 

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar