Tercera cruzada sueca

La tercera cruzada sueca fue una expedición militar en contra de los paganos carelios en territorio finlandés en el año 1293.

HistoriaEditar

Corresponde a la continuación de las míticas primera y segunda cruzadas suecas a Finlandia. El Castillo de Viborg fue establecido en 1293 en el sitio del destruido fuerte careliano, siendo así el puesto de avanzada más oriental del Reino medieval de Suecia.[1]​ Después de la cruzada, la parte occidental de Carelia permaneció bajo dominio sueco hasta el tratado de Nyastad en 1721.[2]​ El nómbre de la expedición resulta bastante anacrónico, siendo parte de las cruzazdas bálticas.De acuerdo a la Crónica de Erik(Erikskrönikan) la razón detrás de la expedición fue la intrusión de paganos dentro de tierras cristianas. Según la misma crónica, los suecos conquistaron 14 divisiones del territorio Carelio.[3]

Los carelios también habían participado en una expedición destructiva a Suecia en 1257 que llevó al rey Valdemar Primero de Suecia (1250-1275) a solicitar al Papa Alejandro IV que declarara una cruzada contra ellos, quien estuvo de acuerdo[4]

Birger Magnusson, rey de Suecia entre 1290 y 1318, estableció en una carta del 4 de marzo de 1295 que el motivo de la cruzada fue la presencia de robos y saqueos realizados en el mar Báltico por parte de los carelios, además del secuestro de pobladores suecos.[5]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Taavitsainen, Jussi-Pekka (1990). Ancient Hillforts of Finland. Suomen muinaismuistoyhdistyksen aikakausikirja. p. 240. 
  2. «Viborg». Nordisk familjebok. Consultado el 1 de junio de 2019. 
  3. Sven-Bertil Jansson. «Erikskrönikan». litteraturbanken.se. Consultado el 1 de junio de 2019. 
  4. Ulf Sundberg. «Valdemar Birgersson, 1250–1275». Pennan & Svärdet. Consultado el 1 de junio de 2019. 
  5. S. Tunberg. «Birger». Svenskt biografiskt lexikon. Consultado el 1 de junio de 2019.