Abrir menú principal

Testigo para un crimen

película argentina de 1963

Testigo para un crimen es una película argentina de 1963 dirigida por Emilio Vieyra. Fue la primera de dos colaboraciones entre este director y la actriz Libertad Leblanc (la segunda sería María M., al año siguiente). Se trata de un thriller policial. Jorge Mobaied fue asistente de dirección.

Filmada en blanco y negro, fue estrenada en Argentina el 18 de septiembre de 1963.[1]

Índice

SinopsisEditar

Mauricio Peña (José María Langlais), un hombre adinerado, llega a Buenos Aires para vengar la muerte de su joven hermano Raúl (Alfonso de Grazia). Traba relación con una sugestiva rubia apodada Blondie (Libertad Leblanc), cantante de un club nocturno regenteado por Otero (Carlos Carella), un jefe mafioso.

Tras ganarse la confianza de Otero, simulando estar dispuesto a financiar una operación de asalto, Mauricio lleva a Blondie a su apartamento. Después de hacer el amor, interroga a la muchacha sobre las actividades de Otero. Sin saber que la están usando como informante, Blondie provee información a Mauricio, información que lleva a éste a creer que el asesino que busca es un gángster llamado Ricci (Amadeo Novoa).

Sin embargo, Mauricio no llega a ejecutar su plan de venganza contra Ricci. En un intento de violar a Blondie, Ricci es ultimado por un admirador de Blondie llamado Loco (Mariano Bauzá), un hombre con cierta torpeza mental.

Otero manda a sus secuaces a que maten a Mauricio durante el asalto. Pero Mauricio consigue ultimarlos y salir con vida.

Comprediendo que Blondie ha actuado como informante de Mauricio, Otero va a su apartamento y la golpea salvajemente. Entonces aparece Loco y mata a Otero. Llega entonces Mauricio, quien es arrestado como autor de la muerte de Otero, hasta que Loco es finalmente apresado.

Pero Mauricio aún deberá averiguar ―con la ayuda del inspector Santoni (Eduardo Muñoz)― quién ha asesinado a su hermano Raúl.[2]

Títulos alternativosEditar

  • Violated Love
  • Treibgut der Natch

CuriosidadesEditar

Uno de los números musicales en el club nocturno es realizado por Michelle, un famoso travesti estadounidense, contratado especialmente para esa secuencia. Fue la primera aparición de un travesti en una película argentina, una audacia para la época. [1]

ReferenciasEditar

  1. Ficha en el sitio web IMDb (Internet Movie DataBase) en español.
  2. Ficha en el sitio web TCM.

Enlaces externosEditar