The Victorian Internet

libro de Tom Standage

The Victorian Internet: The Remarkable Story of the Telegraph and the Nineteenth Century's On-Line Pioneers (La Internet victoriana: La notable historia del telégrafo y los pioneros en línea del siglo XIX) es un libro de 1998 de Tom Standage.[1]​ El libro se publicó por primera vez en septiembre de 1998 a través de Walker & Company y analiza el desarrollo y los usos del telégrafo eléctrico durante la segunda mitad del siglo XIX, y algunas de las similitudes que el telégrafo compartió con Internet a finales del siglo XX.[2]

Mapa del telégrafo del Pacífico, San Francisco-Moscú, hacia 1862

La idea central del libro defiende que, de estas dos tecnologías, el telégrafo fue la más significativa,[3]​ dado que su capacidad de comunicar globalmente cualquier información en tiempo real supuso un cambio cualitativo, mientras que la transformación generada por la moderna Internet ha sido, según el autor, un cambio meramente cuantitativo. Aun así, por la misma regla de tres, la comunicación global era también un cambio cuantitativo de la comunicación a larga distancia.[4]

ContenidosEditar

 
Red de cables de teléfono y telégrafo en Broadway, New York, en 1890

El libro describe cómo algunos de los usos del telégrafo en el comercio, el ámbito militar y la comunicación social eran, en este sentido, análogos a los usos modernos de internet. El texto relata varias historias relacionadas bastante inusuales, como por ejemplo parejas que se enamoraron e incluso se casaron a través de la línea telegráfica, delincuentes capturados mediante el telégrafo, y otras similares.

La cultura que se desarrolló entre los operadores de telégrafos también mantiene algunas afinidades bastante inesperadas con la moderna Internet. Ambas culturas crearon o usaron una codificación de texto compleja, y una jerga de lenguaje abreviado. Ambas requerían expertos en seguridad de redes, y ambas atraían a criminales que usaban las redes para cometer fraudes, piratear comunicaciones privadas y enviar mensajes no deseados.[5]

RecepciónEditar

La recepción crítica del libro resultó mayoritariamente positivo.[6][7]Smithsonian Magazine publicó una revisión positiva para El Internet victoriano, pero indicó que no «era el libro para lectores que quieran conocer en profundidad las vidas de científicos o inventores como Thomas Edison o Charles Wheatstone, historias financieras detalladas de compañías como Western Union, o tratamientos técnicos de temas como el desarrollo de los sistemas de semáforos y de los cables submarinos». Los Angeles Times realizó algunas críticas al libro pero redactó una crítica mayoritariamente positiva.[8]

ReferenciasEditar

  1. Weise, Elizabeth (7 de octubre de 1998). «The telegraph, the Internet: Here we go again Author chronicles amazing resemblance in technological history». USA Today. Consultado el 8 June 2013. 
  2. Walton, David (13 de diciembre de 1998). «Telegraph was The Victorian Internet, indeed Tom Standage's book reveals how the invention brought remarkable changes in 19th century». The Kansas City Star. Consultado el 8 June 2013. 
  3. «The Victorian “Internet”». Computer History Museum. 
  4. «Victorian Internet». NPR. October 19, 1999. Consultado el 8 June 2013. 
  5. Stroh, Michael (Dec 28, 1998). «The Victorian net; The electric telegraph was the 1890s version of the Internet». The Sun - Baltimore, Md. Consultado el 8 June 2013. 
  6. «Review: Victorian Internet». Booklist. Consultado el 8 June 2013. 
  7. «Review: Victorian Internet». Library Journal (BookVerdict). Consultado el 8 June 2013. 
  8. Silverman, Kenneth (23 de mayo de 1999). «dot-dash». LA Times. Consultado el 8 June 2013.