Trata de personas en el Perú

Perú es un país de origen, tránsito y destino para hombres, mujeres y niños sujetos a la trata de personas. Se estima que varios miles de personas están sujetas a condiciones de trabajo forzoso en el Perú, principalmente en minería, tala, agricultura, fabricación de ladrillos y servidumbre doméstica. Muchas víctimas de la trata son mujeres y niñas de regiones rurales empobrecidas de la Amazonía, reclutadas y coaccionadas para ejercer la prostitución en clubes nocturnos urbanos, bares y burdeles, a menudo a través de ofertas de empleo falsas o promesas de educación. Las personas indígenas son particularmente vulnerables a la servidumbre por deudas. El trabajo infantil forzado sigue siendo un problema, especialmente en las minas informales de oro, la producción de cocaína y el transporte. Hubo informes de que el grupo terrorista Sendero Luminoso, reclutó niños como soldados y mulas de la droga. En menor medida, los peruanos están sujetos a la prostitución forzada en Ecuador, España, Italia, Japón y los Estados Unidos, y el trabajo forzoso en Argentina, Chile y Brasil. Perú también es un país de destino para algunas mujeres ecuatorianas y bolivianas en prostitución forzada, y algunos ciudadanos bolivianos en condiciones de trabajo forzado. El turismo sexual infantil está presente en Iquitos, Madre de Dios y Cuzco. Según se informa, los traficantes operan con impunidad en ciertas regiones donde hay poca o ninguna presencia del gobierno..[1]​ El Gobierno del Perú no cumple plenamente con los estándares mínimos para la eliminación de la trata; sin embargo, está haciendo esfuerzos significativos para hacerlo. El año pasado, el gobierno incrementó los esfuerzos de aplicación de la ley contra los delitos de trata y mantuvo iniciativas de sensibilización pública. Sin embargo, el gobierno no proporcionó servicios adecuados a las víctimas e hizo esfuerzos insuficientes para abordar la alta incidencia del tráfico laboral en el país. La oficina del Departamento de Estado de EE. UU. Para controlar y combatir la trata de personas colocó al país en el "Nivel 2" en 2017.[2]​ ==

EnjuiciamientoEditar

El gobierno del Perú mejoró los esfuerzos para combatir la trata de personas a través de la aplicación de la ley el año pasado. La Ley 28950 prohíbe todas las formas de trata de personas y prescribe penas de prisión de ocho a 25 años según las circunstancias. Estas sanciones son lo suficientemente estrictas y acordes con las prescritas para otros delitos graves, como la violación. Durante el período del informe, la policía investigó 137 casos de trata de personas; de estos, 34 involucraron trabajo forzoso y 103 involucraron tráfico sexual, con un total de 185 víctimas reportadas. Las autoridades presentaron 78 casos de trata de personas al poder judicial y aseguraron las condenas de nueve delincuentes de la trata sexual, que recibieron condenas de entre tres y 30 años de prisión, además de multas. En comparación, las autoridades peruanas procesaron 54 casos y condenaron a cinco delincuentes de tráfico sexual el año anterior. Sin embargo, hubo muy pocos procesos judiciales y no se informaron condenas por delitos de trabajo forzoso, a pesar de una alta incidencia estimada de trabajo forzoso en el país. La unidad policial dedicada a la lucha contra la trata del gobierno estaba formada por aproximadamente 30 agentes.

La policía mantuvo y amplió el uso de un sistema electrónico de seguimiento de casos para las investigaciones de trata de personas, aunque este sistema no rastreaba las actividades judiciales, como los procesamientos y las condenas. La corrupción entre los funcionarios de bajo nivel permitió el tráfico en ciertos casos, y los oficiales de policía individuales toleraron la operación de burdeles sin licencia y la prostitución de niños. No se reportaron investigaciones o alegatos de complicidad oficial con la actividad de tráfico el año pasado. El gobierno proporcionó capacitación sobre trata de personas a funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, funcionarios de inmigración, diplomáticos y funcionarios legales, entre otros. El gobierno colaboró ​​con gobiernos extranjeros en iniciativas e investigaciones contra la trata.

ProtecciónEditar

El gobierno brindó asistencia limitada a las víctimas de la trata el año pasado. El gobierno no empleó un mecanismo formal para identificar a las víctimas de la trata entre las poblaciones vulnerables, como las mujeres adultas en la prostitución. Si bien el gobierno no tenía un proceso formal para derivar a las víctimas de trata para su tratamiento, las autoridades podían remitir a los niños víctimas de la trata a hogares de niños operados por el gobierno para que les brindaran refugio y atención básica, dos de los cuales brindan atención especializada a las víctimas de la explotación sexual comercial. Del mismo modo, el gobierno operó refugios generales para mujeres adultas víctimas de abuso, a las que accedieron algunas víctimas de la trata durante el período que abarca el informe. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) brindaron atención a mujeres explotadas sexualmente; sin embargo, los servicios especializados y el refugio para las víctimas de la trata de personas siguieron sin estar disponibles. El gobierno no brindó asistencia financiera a las ONG contra la trata de personas, aunque brindó apoyo en especie; Los servicios adecuados para las víctimas no estaban disponibles en muchas partes del país.

Las víctimas extranjeras tuvieron acceso a los mismos servicios que las víctimas peruanas. El año pasado, las autoridades peruanas identificaron a 185 víctimas de trata, 159 mujeres y 26 hombres, aunque se cree que el número de víctimas en el país es mucho mayor, y brindó servicios legales, sociales y psicológicos a 19 de estas víctimas. Algunas víctimas de la trata no fueron informadas de sus derechos o no recibieron tratamiento médico, y algunos oficiales de la policía las liberaron sin reconocer su estatus de víctima o remitirlas a refugios; algunas de estas víctimas terminaron regresando a los burdeles en busca de refugio y comida.

La falta de participación de las víctimas en la investigación o enjuiciamiento de los traficantes siguió siendo un problema, además de la falta de un programa de protección de testigos. Es posible que algunas víctimas no hayan buscado una reparación legal porque no pudieron pagar una representación legal. El gobierno no penalizó a las víctimas por actos ilegales cometidos como resultado directo de ser objeto de trata. Las víctimas de la trata fueron elegibles para el estatus de residencia temporal y permanente bajo la ley de refugiados peruanos, y al menos 11 víctimas obtuvieron dicha residencia permanente. Durante el año, las autoridades ayudaron a las víctimas de trata con repatriación voluntaria. Muchos de los 412 inspectores de trabajo del país han recibido capacitación sobre trabajo forzoso; en 2009, el gobierno creó un equipo de élite de cinco inspectores para abordar el trabajo forzoso en el Amazonas, pero el equipo encontró que su presupuesto era insuficiente para completar la misión.

PrevenciónEditar

El Gobierno del Perú mantuvo esfuerzos de prevención contra la trata. El gobierno mantuvo una campaña contra la trata de personas y operó y promovió una línea directa para delitos e información relacionada con la trata, que recibió 44 informes de trata en 2009. El gobierno continuó transmitiendo videos contra la trata en centros de transporte, advirtiendo a los viajeros sobre las consecuencias legales. de participar en actividades de trata o consumir servicios de personas traficadas. Aunque algunas áreas del país son conocidas como destinos de turismo sexual con niños y las leyes peruanas prohíben esta práctica, no se informaron condenas de turistas sexuales con niños. El gobierno capacitó a 710 funcionarios gubernamentales y proveedores de servicios de turismo sobre turismo sexual con niños, realizó una campaña de concientización pública sobre el tema y se acercó a la industria del turismo para crear conciencia sobre el turismo sexual con niños; Hasta la fecha, 60 empresas han firmado acuerdos de código de conducta en todo el país. No se informaron esfuerzos para reducir la demanda de actos sexuales comerciales o trabajos forzados. El gobierno proporcionó al personal de paz peruano capacitación en derechos humanos antes del despliegue. En octubre de 2011, casi 300 mujeres y niñas fueron rescatadas de la explotación sexual en una redada en una región amazónica de Perú conocida como un centro de extracción de oro.[3]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. "Peru". Trafficking in Persons Report 2010. U.S. Department of State (June 14, 2010).
  2. «Trafficking in Persons Report 2017: Tier Placements». www.state.gov (en inglés estadounidense). Consultado el 1 de diciembre de 2017. 
  3. «Peru sex slavery: Police free 300 women in Amazon». BBC News. 4 de octubre de 2011.