Abrir menú principal

Tratado de Oliva

tratado de paz firmado en la ciudad de Oliwa
Habitación en el monasterio de Oliva donde se firmó el tratado

El Tratado de Oliva (o Paz de Oliva; en alemán: Vertrag von Oliva, en polaco: pokój oliwski, en sueco: Freden i Oliva) fue un tratado de paz firmado en la ciudad de Oliwa (en latín: Oliva) cerca de Danzig en la Prusia Real, provincia de la Mancomunidad Polaco-Lituana, el 3 de mayo de 1660. Los signatarios fueron el emperador Leopoldo I, el elector Federico Guillermo I de Brandeburgo, el regente sueco Magnus Gabriel De la Gardie y el rey Juan II Casimiro de Polonia. La placa conmemorativa rezaba: PACIS OLIVIENSIS AD GEDANUM IN PRVSSIA.

En el tratado Juan II Casimiro renunciaba a sus pretensiones a la corona sueca, que su padre, Segismundo III, había perdido en 1599. Polonia además cedía formalmente Livonia a Suecia junto con la ciudad de Riga, que había estado bajo control sueco desde la década de 1620. El tratado resolvía los conflictos entre Suecia y Polonia que habían quedado en pie desde la guerra de 1598-1599 entre el duque Carlos y Segismundo Vasa (Segismundo III de Suecia), la Guerra Polaco-Sueca (1600-1629) y las Guerras del Norte (1655-1660).

Los Hohenzollern de Brandeburgo vieron además reconocida su independencia y soberanía sobre el Ducado de Prusia; anteriormente habían dominado el territorio como feudo del rey de Polonia. En caso de que la familia se extinguiese, el territorio revertiría a la Corona polaca.

El Tratado de Oliva, junto con el Tratado de Copenhague de ese mismo año, marcaron el cenit del poderío sueco.