Abrir menú principal

Tribu (Antigua Roma)

circunscripción territorial romana

En la Antigua Roma, una tribu era una circunscripción territorial a la que se adscribía a los ciudadanos romanos.

HistoriaEditar

Según la tradición romana, Rómulo dividió al pueblo, constituido únicamente por los patricios, en tres tribus, que denominó Ramnnes o Rhamnenses, Tites o Titienses y Luceres o Lucerenses, cada una de las cuales se subdividía a su vez en diez curias (curiae), posiblemente del indoeuropeo kowiriya = co-vira= "reunión de varones". Cada curia era dirigida por un curio maximus o curión, quien tenía atribuciones militares y religiosas en Roma. Pero el sexto rey de Roma Servio Tulio modificó la institución tribal para agrupar a los habitantes de la ciudad con arreglo a su domicilio e imponerles un tributum. Formó un cierto número de circunscripciones, cuatro tribus urbanas en Roma, las tribus Suburana, Esquilina, Collina y Palatina, y diez tribus rurales fuera de la ciudad. Las tribus permitían a los ciudadanos expresarse públicamente tras la institución de los Comicios tribunados.

Su institución marcó el debilitamiento del poder político que ostentaban los Comicios Centuriados. Los propietarios de bienes inmuebles eran inscritos en la tribu donde residían, los no propietarios, los negociantes y los artesanos, en una de las tribus de Roma.

Con la conquista romana de Italia, el número de las tribus rurales aumentó y en el año 395 a. C. existían ya veintiuna tribus,[1]​ veinticinco en el año 389 a. C.,[2]​ para finalmente consolidarse en treinta y cinco en el año 241 a. C. Por su parte, el número de tribus urbanas se mantuvo estable. Este hecho marcó el aumento de poder de los propietarios rurales en detrimento de los ciudadanos de la capital de república.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Tito Livio, Historia romana, Libro II, 21
  2. Tito Livio, Historia romana, Libro VI, 5