En arquitectura religiosa se denomina tribuna o bema[1]​ a la galería elevada, usualmente en un primer piso, encima de las naves laterales de los templos, con su misma longitud y anchura y abierta a la nave central, donde solo pueden situarse los fieles.

Interior de la Iglesia de Hagia Sophia. La tribuna es la galería del primer piso debajo del claristorio.

Se utilizó profusamente, sobre todo, en las grandes construcciones de arquitectura bizantina, románica y gótica. En la basílica paleocristiana es la bancada seguida adosada al ábside.[1]

Es importante destacar que tiene una función tectónica y estructural, pues sirve para soportar los empujes de la bóveda central y trasladar el peso a los muros perimetrales.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Lajo Pérez, Rosina (1990). Léxico de arte. Madrid - España: Akal. p. 32. ISBN 978-84-460-0924-5. 

Enlaces externosEditar