Turismo cultural

El turismo cultural es una práctica que resalta los aspectos culturales que ofrece un determinado destino turístico, ya sea un pequeño pueblo, una ciudad, una región o un país. En los últimos años ha cobrado cierta relevancia en aquellas zonas que han visto limitados otros tipos de turismo: sol y playa, deportivo, para visitar pueblos o ciudades para ver sus monumentos y participar en diferentes actividades.[1]​ Además todos estos viajes te pueden proporcionar información. Se viaja para saber las historias de las distintas culturas y aprender sobre tales las aprendemos a través del turismo.[2]​ El turismo cultural aboga por la preservación de las costumbres e instituciones de las comunidades locales, a la vez que promueve el interés por el otro diferente.[3]​ Algunos autores sostienen que su origen se remonta a la museología y a la necesidad de preservar el folklore indígena de ciertas comunidades antes de su desaparición.[4][5]

Características del turismo culturalEditar

Este tipo de turismo generalmente tiene estancias en un lugar por aproximadamente 3 a 4 días.

Tipos de turismoEditar

  • Etnográfico: vinculado a las costumbres y tradiciones de los pueblos (también puede llamarse turismo folclórico cuando está especializado en fiestas y costumbres locales).[6]
  • Literario: motivado para lugares o eventos de carácter bibliográfico o biográfico. Suelen llevar como guía un libro de viajes famoso, una autobiografía o un clásico, como la Odisea o la Iliada de Homero; las Historias de Heródoto; el Don Quijote de Miguel de Cervantes o el Ulises de James Joyce.[7]
  • Cinematográfico: motivado por la visita a lugares y destinos en los que se han rodado determinadas películas.[8]
  • Funerario: motivado por la visita a cementerios en los que se ha enterrado a personajes famosos, o bien en los que se encuentran tumbas realizadas por arquitectos de renombre.[9]
  • De formación: vinculado a los estudios, fundamentalmente los de idiomas (también llamado Turismo de idioma).
  • Científico: es una oferta turística para convenciones de investigadores o asistir a grandes eventos que reúnen a científicos a escala mundial o realizar investigaciones.
  • Cultural: viajes organizados para visitar museos o los llamados parques arqueológicos, como a Pompeya y Herculano, etc...
  • Gastronómico: vinculado a la comida tradicional del destino turístico.
  • Enológico: vinculado a los vinos de una zona (también llamado Turismo del vino).
  • Ecoturismo. Es el que tiene como propósito conocer las maravillas naturales de montañas, bosques, ríos, lagos, cuevas, volcanes, fuentes termales etcétera. Por lo general se realiza a parques naturales.
  • Turismo rural: se alquila una casa antigua en el campo en un entorno natural de montaña o bosque, o rural.
  • Cinegético: los turistas se desplazan a cazar animales exóticos en safaris fotográficos o bien en cotos de otros países; emparentado con este es el de los pescadores que se desplazan a ríos o lagos extranjeros en busca de nuevas especies para pescar. También se organizan expediciones para la caza del zorro o para las ferias taurinas.
  • Industrial: motivado por la visita a fábricas y centros industriales .
  • Deportivo: las personas acuden a ver competiciones deportivas como las Olimpiadas, los Juegos de invierno, los Mundiales de fútbol o partidos de sus equipos en otros países. O acuden a prestigiosas competiciones hípicas o a practicar deportes de invierno a estaciones de esquí.`El rodeo y las corridas de toros también tienen su lugar aquí.
  • Religioso. Peregrinaciones por festividades religiosas, o a ciudades sagradas como Roma, Jerusalén o Santiago de Compostela.
  • Mochilero o de alpargata. Asociado al senderismo y al excursionismo, es el turismo esencialista que realiza un grand tour en las condiciones más económicas posibles y en absoluta libertad a la intemperie, rehuyendo las agencias de viajes; el turista se provee de una buena mochila y de un buen calzado y va a todas partes andando, durmiendo al raso, en playas, en campings, en albergues o en sacos de dormir, aprovisionándose sobre el terreno (vivac) y viajando en último extremo en autostop, en autobús, furgoneta o tren, por lo general en grupo.
  • Lúdico, el dedicado a visitar parques de atracciones como Disneylandia y otros o casinos como los de Mónaco o Las Vegas. También se organizan viajes para asistir a grandes conciertos de música rock.[10]
  • Sanitario. Los turistas visitan santuarios como el de la Virgen de Fátima o la Virgen de Lourdes por cuestiones de salud, o balnearios de toda Europa por cuestiones de salud. Suele ser cultivado por turistas de edad avanzada.

Posición críticaEditar

En los últimos años, algunos autores han enfatizado en la naturaleza negativa del turismo cultural el cual lejos de emancipar a la comunidad que pretende proteger, la subyuga a la inversión local creando de esa manera una dependencia económica.[11]​ Asimismo, el turismo cultural encierra potenciales etiquetas y estereotipos provenientes del proceso colonial europeo.[12]​ Existe evidencia suficiente que prueba que los proyectos étnicos y culturales en ciertos contextos de inestabilidad política promueve un estado constante de conflicto.[13]

ReferenciasEditar

  1. Garrod, B., & Fyall, A. (2000). Managing heritage tourism. Annals of tourism research, 27(3), 682-708.
  2. Poria, Y., Butler, R., & Airey, D. (2003). The core of heritage tourism. Annals of tourism research, 30(1), 238-254.
  3. Cultural tourism. Routledge. 18 de julio de 2013. pp. 505-514. Consultado el 29 de septiembre de 2021. 
  4. du Cros, Hilary; McKercher, Bob (19 de abril de 2020). Cultural tourism products. Routledge. pp. 183-203. Consultado el 29 de septiembre de 2021. 
  5. Timothy, D. J. (2018). Producing and consuming heritage tourism: Recent trends. Tourists and tourism: A reader, 167-178.
  6. Palmer, C. (2005). An ethnography of Englishness: Experiencing identity through tourism. Annals of tourism research, 32(1), 7-27.
  7. Herbert, D. (2001). Literary places, tourism and the heritage experience. Annals of tourism research, 28(2), 312-333.
  8. Barton, R. (2016). The Ironic Gaze: Roots Tourism and Irish Heritage Cinema. In Screening European Heritage (pp. 163-179). Palgrave Macmillan, London.
  9. Hartmann, R. (2014). Dark tourism, thanatourism, and dissonance in heritage tourism management: New directions in contemporary tourism research. Journal of Heritage Tourism, 9(2), 166-182.
  10. Collins-Kreiner, N., & Gatrell, J. D. (2006). Tourism, heritage and pilgrimage: The case of Haifa's Baha'i gardens. Journal of Heritage Tourism, 1(1), 32-50.
  11. Comaroff, Jean; Comaroff, John (31 de diciembre de 2014). Chapter 14. Ethnicity, Inc.. University of Pennsylvania Press. pp. 249-266. Consultado el 29 de septiembre de 2021. 
  12. Korstanje, Maximiliano (2012-05). «Reconsidering cultural tourism: an anthropologist's perspective». Journal of Heritage Tourism 7 (2): 179-184. ISSN 1743-873X. doi:10.1080/1743873x.2011.639883. Consultado el 29 de septiembre de 2021. 
  13. Timothy, Dallen J., ed. (18 de mayo de 2009). Cultural Heritage and Tourism in the Developing World. doi:10.4324/9780203877753. Consultado el 29 de septiembre de 2021. 

Enlaces externosEditar