Victorio Macho

escultor español

Victorio Macho Rogado (Palencia, 23 de diciembre de 1887-Toledo, 13 de julio de 1966) fue un escultor español, considerado uno de los precursores de la escultura contemporánea española.[1]

Victorio Macho
Victorio Macho.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Victorio Macho Rogado
Nacimiento 23 de diciembre de 1887
Palencia (España)
Fallecimiento 13 de julio de 1966
Toledo (España)
Sepultura Cristo del Otero
Nacionalidad Española
Educación
Educado en Real Academia de Bellas Artes de San Fernando Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área Escultura
Obras notables
Miembro de Real Academia de Bellas Artes de San Fernando Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones

BiografíaEditar

Nació en la calle de los Pastores de la ciudad de Palencia en 1887, en el seno de una familia humilde. Su padre era ebanista. Visto el interés que despertaba el mundo del arte en el joven, sus progenitores deciden matricularle en la escuela de Bellas Artes y Oficios de Santander, donde aprende a esculpir.

 
Retratado por Tito (La Libertad, 1923)

En 1903, con dieciséis años y una pensión de la Diputación de Palencia, se traslada a Madrid, continuando sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Su obra y esfuerzos son ignorados durante tres lustros, hasta que recibe el encargo oficial del sepulcro del doctor Llorente. Consigue luego la fama con su primer monumento a Galdós y se consagra en la exposición del Museo de Arte Moderno de 1921. En ese periodo monta su vivienda-estudio en el barrio de Las Vistillas, para trasladarse luego a otra en el paseo del pintor Rosales.[2]

Sale de España durante la dictadura de Primo de Rivera y se instala en Hendaya, Francia; esculpe a Unamuno y a Ramón y Cajal. En 1936 es nombrado académico por uno de los centros donde se formó, la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Sale de Madrid al estallar la Guerra Civil Española, junto al Gobierno de la República a Valencia. El desenlace de la guerra civil lo llevó a trece años de exilio en Francia, Rusia, y luego en América. Tras residir seis meses en Colombia, inicia una prolongada estancia en Lima, donde se casó con Zoila Barrós Conti. Regresó a España en 1952, instalando su casa y taller en Toledo, en el mismo edificio que desde 1967 es la Casa-Museo Victorio Macho (llamado también Roca Tarpeya) creado para albergar su legado, que fue donado tras su muerte al Estado español.

En 1964 fue nombrado caballero gran cruz de la Orden de Isabel la Católica.[3]​ Dos años después, en 1966, muere en Toledo, víctima de una silicosis que le había sido diagnosticada en 1952; sus restos fueron trasladados a Palencia, siguiendo su última voluntad, y enterrados bajo la ermita que se encuentra a los pies del Cristo del Otero, una de sus grandes obras.

El 13 de julio de 2017, día del aniversario de la muerte del artista, se inauguró un monumento en su honor en su ciudad natal, Palencia, emplazado en la calle Mayor. El monumento consiste en un grupo escultórico broncíneo sobre un pedestal que representa al escultor modelando el Cristo del Otero. El autor fue Luis Alonso.[4]

ObraEditar

RetratosEditar

Obra públicaEditar

 
Monumento a Alonso Berruguete, Plaza Mayor de Palencia.

Obra religiosaEditar

Obra funerariaEditar

ReferenciasEditar

  1. Semblanza de Emilio García Lozano en el diario El País (9.01.1988) Consultado en septiembre de 2014
  2. Répide, Pedro (2011). María Isabel Gea, ed. Las calles de Madrid. Madrid: Ediciones La Librería. p. 593. ISBN 9788487290909. 
  3. Aviso en el BOE
  4. Gozalo, Ángela (13 de julio de 2017). «Victorio Macho ya está en la calle Mayor». cadenaser.com. Consultado el 10 de abril de 2020. 

Enlaces externosEditar