Visillo

cortina de tela fina
Ventanas con visillos de riel
Ventanas con visillos fijos

Un visillo es una cortina de tela fina que permite el paso de la luz de forma velada y no impide totalmente la vista. Se confeccionan en tejidos transparentes, siendo los más habituales el hilo y el lino.[1]

Los visillos[2]​ se colocan a menudo combinados con cortinas utilizándose éstas cuando se requiere total intimidad o ausencia de luz y los visillos en el resto de situaciones.

Los visillos pueden colocarse en las ventanas mediante los siguientes sistemas:

  • Riel. Se enganchan a varios rodamientos que corren sobre un riel. El primero de ellos se mueve al tirar de un cordón arrastrando en su movimiento al resto.
  • Barra redonda. El visillo se une a unas arandelas que actúan insertadas en una barra sobre la que corren. Se mueven con la mano o mediante una varilla rígida que va cosida ala tela.
  • Varilla de ventana. Se unen a una varilla que va fijada directamente a una ventana.[3]

También existen otros sistemas como los visillos fijos que cubren total o parcialmente las ventanas y las galerías decorativas de madera que ocultan los mecanismos de la cortina.

ReferenciasEditar