Yacente

escultura funeraria del arte cristiano
Cristo yacente, por Gregorio Fernández (1576-1636)

Yacente, palabra proveniente del latín iacere (estar tendido), se utiliza en escultura para definir a una persona muerta, generalmente tendida, que, además suele estar dentro de un sarcófago.[1]

Una tumba en efigie, usualmente una efigie recostada o en francés gisant (que significa "recostado") es una figura esculpida sobre un sepulcro representando al muerto en efigie.[2]​ Semejantes composiciones, desarrolladas en Europa occidental en la Edad Media, siguió en el Renacimiento, y en tiempos modernos, y aún se usa alguna vez. Ellos típicamente representan al muerto en un estado de "eterno reposo", yaciendo con las manos dobladas en oración y esperando a la resurrección. Esposo y esposa pueden ser representados yaciendo uno al lado del otro. Un importante oficial o líder puede ser mostrado con sus atributos del oficio o vestidos en el atuendo formal de su estatus oficial o clase social.

La efigie yacente a tamaño real se encuentra primero en tumbas de la realeza y los clérigos principales, y luego se extendió a la nobleza. Un tipo peculiar de estatua yacente medieval tardía fue el transi, o tumba de cadáver, en la que la efigie está en la forma macabra de un cadáver en descomposición, o una figura semejante yace a un nivel inferior, bajo una efigie más convencional. En el mismo período pequeñas figuras de dolientes llamados plañideros o pleurants fueron añadidos debajo de la efigie a tumbas importantes. En la Edad Moderna europea, las efigies a menudo se muestran vivos, y arrodillados o bien en una pose más activa, especialmente para figuras militares. Durante el Renacimiento, otros tipos de efigie no yacentes se hicieron más populares. Variaciones muestran al muerto yaciendo sobre un lado como si estuviera leyendo, arrodillados en oración e incluso en pie. La efigie yacente tenía algo de una tendencia durante el período neogótico del siglo XIX, especialmente para los obispos y otros clérigos. Muchas tumbas en el cementerio monumental de Milán cuentan con figuras yacentes.

Algunos de los ejemplos más conocidos de esta forma se encuentran en la abadía de Westminster en Londres, las basílicas de San Pedro en Roma, la de San Juan y San Pablo en Venecia (veinticinco dogos), y la de la Santa Cruz en Florencia.

Un célebre poema describiendo y reflejando una estatua yacente está en An Arundel Tomb de Philip Larkin.

ReferenciasEditar

  1. Lajo Pérez, Rosina (1990). Léxico de arte. Madrid - España: Akal. p. 218. ISBN 978-84-460-0924-5. 
  2. Lucie-Smith, Edward (1984), The Thames and Hudson Dictionary of Art Terms, Thames and Hudson, pg 89.

EjemplosEditar