Yolanda de Valois

Duquesa consorte de Saboya

Yolanda (o Violante) de Francia o de Valois (en francés, Yolande de France), más comúnmente conocida como duquesa Yolanda, (Tours, 23 de septiembre de 1434-Chambéry, 23 de agosto de 1478) fue duquesa consorte de Saboya y luego regente de Saboya (1472-1478) en nombre de su hijo Filiberto I.

Yolanda de Francia
Dedication by Guillaume Fichet of his book Rhetorica to Yolande of France, Duchess of Savoy.jpg
Yolanda de Francia, duquesa de Saboya, recibiendo del teólogo Guillaume Fichet un ejemplar de su libro Retórica.

Duquesa consorte de Saboya
29 de enero de 1465-30 de marzo de 1472
Predecesora Ana de Chipre
Sucesora Blanca María Sforza

Información personal
Nacimiento 23 de septiembre de 1434jul. Ver y modificar los datos en Wikidata
Tours (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de agosto de 1478jul. Ver y modificar los datos en Wikidata (43 años)
Chambéry (Ducado de Saboya) Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Catedral de Vercelli Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia Casa de Saboya Ver y modificar los datos en Wikidata
Padres Carlos VII de Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
María de Anjou Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Amadeo IX de Saboya (desde 1452) Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos
Información profesional
Ocupación Aristócrata Ver y modificar los datos en Wikidata
Escudo
Arms of Yolande de France.svg

Era hija del rey Carlos VII de Francia, "el Victorioso", y de María de Anjou. Se casó con el duque Amadeo IX de Saboya en 1452. Llevaba el nombre de su abuela, Yolanda de Aragón.

Al igual que su hermano, Carlos, fue una aliada de Carlos el Temerario, contra su propio hermano, Luis XI de Francia. Después de la humillación de Borgoña en la batalla de Grandson en 1476, el duque la acusó de estar en liga con Luis y la encarceló. Después de su liberación, hizo las paces con su hermano Luis y se quedó en buenos términos con él hasta su muerte.

BiografíaEditar

Edad juvenilEditar

Hija de la realeza francesa y hermana del defín de Francia y futuro rey Luis XI de Valois, la princesa Yolanda se comprometió con Amadeo IX de Saboya (llamado el Beato), a instancias de las familias emparentadas que se reunían en la corte francesa de Tours, cuando todavía era una niña; Iolanda, por lo tanto, creció en la conciencia de que pronto se convertiría en duquesa de Saboya.

El matrimonio con Amadeo IX de SaboyaEditar

En 1452 se celebró la esperada boda con el joven Amadeo IX, duque de Saboya, conde de Aosta y príncipe de Piamonte, que pronto se mostró frágil, minado por la epilepsia y caracterizado por la incapacidad para gobernar. Yolanda abandonó inmediatamente Chambéry en busca de un clima más favorable para la salud de su marido y se mudó con él a Bourg-en-Bresse.. Desde allí, lejos de las intrigas cortesanas de la capital del ducado, Yolanda vivió su nuevo papel como duquesa de Saboya con un desapego inicial pero pronto aprendió a gobernar en lugar de su marido, cada vez más postrado por la enfermedad y entregado a una creciente mística y a la beneficencia.

La regenciaEditar

Mujer de marcada vitalidad y energía, Yolanda supo administrar el poder con rara inteligencia y diplomacia, hasta que su esposo, ya enfermo, la nombró oficialmente regente en 1469. Ese nombramiento desató la ira de sus cuñados Filippo ( conocido como el Sin Tierra), Giacomo di Romont-Vaud y Gianluigi obispo de Ginebra, quienes reclamaron su derecho a participar en el ejercicio del poder. Los principales historiadores coinciden en afirmar que la política llevada a cabo por la duquesa Yolanda contribuyó a aumentar fuertemente la influencia de los Valois en los asuntos del Ducado de Saboya; lo contrario hubiera sido difícil, ya que ella era una princesa francesa. Sin embargo, esa consideración no debe convertirse en reproche o, peor aún, en atribuirle toda la responsabilidad en los disturbios y luchas internas en el ducado, que en cambio fueron la consecuencia inevitable de las codiciosas aspiraciones de sus cuñados. Yolanda, en efecto, supo hacer malabarismos hábilmente, manteniendo firme su posición, a pesar de los numerosos embarazos, las tareas del gobierno y la parcialidad.

A pesar de innumerables adversidades, la duquesa no descuidó dedicarse a las artes y a diversas obras públicas. Como mujer culta, se valió de los principales intelectuales de la época, entre ellos Perinetto del Pino, a quien encargó la transcripción de las antiguas Cronache dei principi di Savoia pero Yolanda también se encargó del importante aspecto legislativo: haciendo publicar el nuevo código de leyes del Estado que incluía hasta las últimas normas deseadas por Amadeo VIII. También amplió el castillo de Moncalieri, el de Moncrivello, adquirió nuevos terrenos y luego se dedicó a múltiples intervenciones de utilidad pública en la zona: fundó hospicios para los pobres, hizo navegable el Dora Baltea, construyó el primer hospital en Chambéry, la colonia de leprosos de Conflarns, y subvencionó la construcción de algunos monasterios cerca de Ginebra .

Durante el encarcelamiento de su marido Amadeo IX, Yolanda volvió a apelar a sus dotes diplomáticas y obtuvo el apoyo militar de la Francia de Luis XI (conocido como el Prudente), consiguiendo mantener la regencia y mitigando los ambiciosos objetivos de los mismos cuñados, príncipes rebeldes; como garantía de la paz recuperada, Yolanda aceptó, pues, la institución de un Consejo de Regencia del que pudieran formar parte.

En 1472, a la muerte de Amadeo IX, la Asamblea de los Tres Estados nombró a la duquesa Yolanda tutora del jovencísimo heredero Filiberto, siguiendo así la regencia del ducado. Este nuevo episodio fue recibido con gran oposición por parte del príncipe Felipe, quien intentó un nuevo levantamiento civil, pero que no fue seguido, ya que fueron sus propios hermanos y el pueblo los que se opusieron. Cada vez más consciente de la importancia de dar una cierta continuación a la dinastía, Yolanda se dedicó a la educación del príncipe heredero, garantizándole la contribución de los mejores preceptores de la época, entre ellos: Francesco Beroaldo, Francesco Filelfo e Nicolò da Tarso.

El encarcelamiento en RouvresEditar

Después de un período de relativa paz, la duquesa Yolanda tuvo que hacer frente a las ambiciones de su primo Carlos I de Borgoña (conocido como el Temerario). Tradicionalmente, los duques de Saboya eran aliados de Suiza,[1]​ conocida en la época por su considerable poderío militar, pero el creciente poder del duque de Borgoña presagiaba que una alianza con él sería fructífera y de no hacerlo corría el riesgo de quedar atrapada en una pinza por un acuerdo entre Borgoña y el Milanesado.[2]​ Yolanda, por tanto, cometió la imprudencia de aliarse con él y aceptó con gusto su apoyo militar pero, aunque fueron derrotados en las batallas de Grandson y Morat en 1476, está última frente a un enorme ejército de lanceros suizos.[3]​que le costó al ducado de Saboya la pérdida del bajo Valais y de una parte del Vaud. Yolanda partió para unirse al duque de Borgoña, quien le reprochó una alianza secreta con Francia. En el apogeo de la ira, Carlos la secuestró por su capitán, Olivier de La Marche, y la mantuvo prisionera en el castillo de Rouvres. Su hijo, el joven Filiberto había sido escondido en un campo de trigo por los fieles de la duquesa y logró regresar a Chambéry.[4]

En la corte francesa, mientras tanto, Luis XI se tomó la libertad de dividir el ducado de Saboya, que permanecía sin gobierno, nombrando como nuevos regentes a los cuñados de Yolanda: Gianluigi, a quien asignó la región de Saboya y el acérrimo enemigo Felipe de Bresse, a quien encomendó el Piamonte. Sin embargo, los territorios del ducado volvieron a demostrar su lealtad a la duquesa madre , levantándose y enviando algunos de sus embajadores a la corte de Carlos de Borgoña, para solicitar la liberación de su soberana.

Liberación de la duquesaEditar

 
El castillo real de Plessis-lès-Tours, donde Luis recibió a su hermana Yolanda, recién liberada

Tras la noticia, Luis XI envió una serie de tropas a la frontera de Saboya.[Nota 1]​ Finalmente, el rey decidió en 9 de 1476 enviar a Carlos I de Amboise y doscientas lanzas, confidencialmente, porque la liberación no debía ser considerada como una ruptura de la tregua con Carlos el Temerario firmada en 1475. Amboise, uno de los mejores diplomáticos y militantes del rey, logró liberar a la viuda y a sus hijos 2 de octubre. Pero, oficialmente, fue Yolanda quien pidió personalmente a Carlos de Amboise que enviara a sus gentes.[5]·[6]​ Luis XI estaba tan feliz de que su hermana y los niños estuvieran libres, que los invitó a reunirse con él.[7]​ El 29 de octubre, acompañados de Amboise, llegaron a Plessis-du-Parc-lèz-Tours[8]​ Luis XI los recibió, con gran pompa y calidez, en la puerta del castillo, diciendo «Señora de la Borgoña, sea usted la muy bienvenida». Ella le contestó sabiamente que era una buena francesa y que estaba dispuesta a obedecer al rey en lo que éste quisiera ordenarle. Su estancia duró solo una semana, ya que la duquesa entendió en exceso lo que pensaba el rey, y viceversa. Así, si «los dos quedaron muy contentos de partir el uno del otro» después de haber prestado juntos el juramento, «y quedaron como buen hermano y buena hermana, hasta la muerte».[9]

El regreso a la patriaEditar

El regreso de Yolanda a Chambéry aún no fue suficiente para restaurar la regencia en todo el Ducado de Saboya, ya que Felipe no quería devolverle el gobierno del Piamonte y, por lo tanto, la duquesa se vio obligada, a su pesar, a acudir en petición de ayuda a Galeazzo Maria Sforza, señor de Milán. Para Yolanda esta resultó ser otra elección imprudente, aunque motivada por un noble sentimiento de venganza; para su suerte, los feudatarios y el propio clero del ducado saboyano intuyeron los fines expansionistas de Sforza, escondidos tras la alianza, tuvieron tiempo de organizar una dura revuelta contra el nuevo invasor y contra el propio Felipe, que se rindió, devolviendo el Piamonte a la combatiente duquesa. En 1476 las hostilidades terminaron oficialmente con el Tratado de Moncalieri que permitió a Yolanda recuperar la regencia de todo el Ducado de Saboya; el matrimonio del heredero Filiberto, de once años, con Blanca Maria Sforza, segunda hija de Galeazzo Maria, contribuyó a sellar aún más la paz obtenida .

La muerteEditar

Protegida de las amenazas de Galeazzo Maria Sforza, asesinado a traición poco tiempo después,[10]​ el ducado de Saboya disfrutó de un breve período de paz que, sin embargo, terminó el 28 de agosto de 1478, cuando la duquesa murió en el castillo de Moncrivello, en la época conocida por el topónimo piamontés Montcravel.[11]​ Huérfano, el heredero Filiberto de trece años, fue objeto de presiones y disputas por la regencia[12]​ pero también murió prematuramente, dejando el gobierno del ducado a su hermano Carlos I.

El cuerpo de Yolanda fue sepultado en una capilla de la catedral de Vercelli junto a su marido Amadeo IX el Beato.

Fundación de los conventos de clarisasEditar

 
Blasón de Yolanda de France, símbolo de la unión de las dos casas.

Yolanda fundó dos conventos de clarisas, uno en 1464 en Chambéry y el otro en Ginebra el 30 de abril de 1476, en la calle Verdaine. Este último permaneció en el lugar hasta la Reforma protestante, las monjas luego abandonaron Ginebra para ir a Annecy.

Desde enero de 1478 Yolanda sufrió ataques de gota. Su corte la abandonó para regresar a Chambéry, y ella murió en Moncrivello. Está enterrada con Amédée IX en la catedral de Saint-Eusèbe en Verceil.[13]

PosteridadEditar

En el siglo XV, la influencia del reino de Francia en Saboya se reforzó considerablemente, a raíz de dos matrimonios reales: el de Yolanda de Francia y Amédée IX seguido por el de Luis XI y de Carlota de Saboya elegida por el propio delfín Luis.

Después de la muerte de Yolanda en 1478, Luis XI apoyó a sus hijos, en particular, sus matrimonios según sus opciones políticas. Así, el rey logró controlar de cerca, al final de su reinado, la persona del joven duque y los estados de Saboya.[14]​ Por ejemplo, el rey casó a Luisa de Saboya con Hugues de Chalon, señor de Château-Guyon, e 24 de agosto de 1479.[15]

Francia finalmente se anexionó de la región histórica de Saboya en 1860 por el tratado de Turín.

ReconocimientosEditar

 
Placa de la calle - Yolande de France - Rue de Zurich - Projet 100elles en Ginebra en 2019

En 2019, en Ginebra, la asociación Escouade como parte del proyecto «100elles» renombró temporalmente una calle con su nombre.[16][17][18][19]

FamiliaEditar

Matrimonio y descendenciaEditar

Se casó en 1452 con Amadeo IX (1435-1472), duque de Saboya, conde de Aosta y príncipe de Piamonte; hijo del duque Luis de Saboya y de la princesa Ana de Chipre. De esta unión nacieron diez hijos:

  • Luis (fallecido en 1453).
  • Ana (1455-1480), su contrato de matrimonio con Federico I de Nápoles (1451-1504), príncipe de Altamura, fue firmado el 1 de septiembre de 1478 en La Lande, en la diócesis de Chartres. Las celebraciones se habrían realizado más tarde.[20]
  • Carlos (1456-1471), príncipe de Piamonte.
  • Luisa (1462-1503), casada en 1479 con Hugo de Chalon (fallecido en 1490), señor de Orbe. Beatificada en 1839.
  • Filiberto (1465-1482), duque de Saboya, conde de Aosta y príncipe de Piamonte.
  • María (ca.1463-1511), casada en 1476 con Felipe de Hochberg (1454-1503), margrave de Bade-Sausenberg y conde de Neuchâtel; y luego casada con Jaime de Assay, señor de Plessis.
  • Bernardo (fallecido en 1467).
  • Carlos (1468-1490), duque de Saboya, conde de Aosta y príncipe de Piamonte.
  • Jaime Luis (1470-1485), marqués de Gex.
  • Juan Claudio Galeazzo (fallecido en 1472).

AscendenciaEditar

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. La versión de la Wikipedia en italiano da otra versión, casi diametralmente opuesta, aunque sin citar fuentes. Menciona que fue decisiva la aportación del cuñado Gianluigi quien, aprovechando la escasa vigilancia de la fortaleza de Rouvres, liberó a Yolanda, no sin antes obligarla a jurar solemnemente que se consideraba enemiga del rey de Francia Luis XI, su hermano.
  1. Paul E. Martin (1999). «XI, vol. VI». La Confederazione Svizzera nel Medioevo. Mondadori. .
  2. Lettres patentes de Louis XI, La Croix-Saint-Ouen, le 13 juin 1474, p. 14, l. 12 « la Duchesse de Savoye ».
  3. Sergio Masini (1995). Le battaglie che cambiarono il mondo. Milano: Mondadori. pp. 137-141. ISBN 978-88-04-49579-6. .
  4. Jean Favier, Louis XI, p. 711-712, Fayard, Paris 2001.
  5. Jean Favier, Louis XI, p. 714, Fayard, Paris 2001.
  6. À vrai dire, Louis XI écrit au duc de Milan le 9 octobre 1476 : "...Mon frere, a ceste heure ay receu lettres de ma seur, madame de Savoye, qui est arrivee a Langres et s'est eschappee des mains du duc de Bourgogne. Elle avoit envoye devers le gouverneur de Champagne lui prier qu'il lui envoyast des gens, mais il y est alle en personne...". (Archives de Milan, Joseph Vaesen et Étienne Charavay, Lettres de Louis XI, tome VI, p. 92-93, Librairie Renouard, Paris 1898.
  7. La même date, « Mia sorella… Ve richiedo, amica mia, veneteve ben tosto. […] Scripta al Plassisso del Barcho a Torse, a di VIIII° octobris (1476). » (traduction contemporaine, Archives de Milan.) Joseph Vaesen et Étienne Charavay, Lettres de Louis XI, tome VI, p. 93-94, Librairie Renouard, Paris 1898.
  8. Paul Murray Kendall, Louis XI, p. 363, Fayard, Paris 1974.
  9. « Madame de la Bourgongne, vous soiez la tres bien venue ».... « tous deux furent bien joyeulx de departir l'ung de l'aultre ».... « et sont demourez comme bon frere et bonne seur, jusques a la mort ». Philippe de Commynes, Mémoires Livre V chapitre IV, GF Flammarion p. 166-169 (bilingue), Paris 2007.
  10. Op. cit., Masini, 1998.
  11. Treccani http://www.treccani.it/enciclopedia/iolanda-di-francia-duchessa-di-savoia/ |url= sin título (ayuda). Consultado el 16-04-2012.. 
  12. Charles Petit-Dutaillis (1999). Francia: Luigi XI. .
  13. «Yolande De FRANCE». 100 Elles* (en francés suizo). Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  14. Henri Dubois, Louis XI, lettres choisies, p. 13-14. Introduction, Librairie Générale Française, Paris 1996.
  15. Joseph Vaesen et Étienne Charavay, Lettres de Louis XI, tome VIII, p. 43 note n° 2 et p. 47, Paris 1903.
  16. «Le collectif féministe “l'Escouade” rebaptise les artères de Genève». France 3 Auvergne-Rhône-Alpes (en francés). Consultado el 27 de junio de 2019. 
  17. Sylvia Revello (5 de abril de 2019). «Les rues genevoises en voie de féminisation». Le Temps (en francés). ISSN 1423-3967. Consultado el 27 de junio de 2019. 
  18. www 20minutes ch, 20 Minutes, 20 Min. «Genève rebaptise 100 rues en l’honneur des femmes». 20 Minutes (en francés). Consultado el 27 de junio de 2019. 
  19. «Yolande De FRANCE». 100 Elles* (en francés suizo). Consultado el 27 de junio de 2019. 
  20. Selon deux lettres de Louis XI, ordonnant au seigneur de Bouchage d'amener Anne de Savoie à Montrichard, auprès de la reine Charlotte de Savoie, le mariage y aurait été célébré, après Pâques en 1479 ou 1480. Car le roi avait été en Oise, en mars 1478. « Et, pour ce que la royne s'en est allee a Monstrerichart, je vous prie que lui menez ma niepce, laquelle la fera coucher avecques elle, ou en sa chambre. Dictes a la royne qu'elle se rende ycy mercredy d'apres Pasques... Escript au Plessis du Parc lez Tours, le XXIIII×10{{{1}}} jour de mars. LOYS. GASSAULT. (secrétaire) » (Joseph Vaesen et Étienne Charavay, Lettres de Louis XI, tome VIII, p. 167-168, Librairie Renouard, Paris 1903, d'après Archives nationales, J 893, n° 1). Louis XI avait constitué à sa nièce une dot de 12 000 livres de rente, hypothéquée sur les comtés de Roussillon et de Cerdagne à charge d'hommage (p. 163-164, note n° 2).

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar