Accidente de tránsito

perjuicio ocasionado a una persona o bien material por acción de un conductor

Un accidente automovilístico, tránsito, colisión, siniestro vial o accidente vial, entre otros términos, es un suceso que ocurre generalmente cuando un vehículo colisiona contra uno o más sectores de la vialidad (otro vehículo, peatón, animal, escombros del camino) u otra obstrucción estacionaria como un poste, un edificio, un árbol, entre otros. Estos accidentes a menudo resultan en daños materiales (daños a los vehículos involucrados o al objeto envestido), daños humanos (lesiones de diversa gravedad, discapacidad o muerte), así como costos financieros tanto para la sociedad como para las personas involucradas.[1][2]

Siniestro en una calle de Copenhague.
Accidente en Andalucía.
Coche volcado tras un accidente (España).

Estos no son aleatorios ni imprevisibles, y usualmente están acompañados por corresponsabilidades, como pueden ser ajenas al conductor (falta de señalización adecuada, carencia de iluminación en las calles, falla mecánica del vehículo, la mala construcción o el mal estado de una calle/avenida, etc.), así como propios del o los conductores en cuestión (no respetar las señales de tránsito, conducir en estado de ebriedad u otros efectos de estupefacientes, distracciones como utilizar el celular mientras se maneja, conducir a exceso de velocidad, realizar maniobras peligrosas, etc.).

Si bien, en la mayoría de los siniestros no se generaliza la culpabilidad, aunque no hay intención de lastimar, hay culpa. Por ejemplo, un conductor en estado de ebriedad atropella peatones por accidente, sin embargo sabe que es ilegal manejar en ese estado así como el hecho de que, encontrarse en estado etílico, reduce sus capacidades de maniobra, por lo que el hecho vial deja de ser impredecible o inevitable.[3][4]

Tipos de incidentes de tránsitoEditar

Solo puede hablarse de incidente involuntario cuando se alude a la parte pasiva de la acción, es decir, a quien se involucra en un siniestro de tránsito sin poder evitarlo. Porque, salvo la intervención de la naturaleza, o a procesos orgánicos fisiológicos del ser humano, gran parte de los siniestros son prevenibles y evitables. Un porcentaje menor de ellos se debe a fallas de fabricación de vehículos, lo cual no excluye atribuirles un "error humano consciente". Posteriores investigaciones de estos "incidentes" han corroborado esta afirmación. Los hechos de tráfico tienen diferentes escalas de gravedad, el tipo más grave se considera aquel del que resultan víctimas mortales, bajando la escala de gravedad cuando hay heridos graves, heridos leves, y el que origina daños materiales a los vehículos afectados. También pueden clasificarse los accidentes al número y tipo de vehículos involucrados, según esta categoría podríamos clasificar los accidentes en las siguientes categorías:

  • Salidas de la vía, vuelco y pérdida de control
  • Arrollamientos (atropellamientos)
  • Colisiones (choques) entre dos vehículos
  • Colisiones múltiples o en cadena

CausasEditar

Siempre hay una causa desencadenante que produce un hecho vial, que se puede agravar de forma considerable si por él resultan afectadas otras personas, además de la persona que lo desencadena. Asimismo, un accidente puede verse agravado si no se ha hecho uso adecuado de los medios preventivos que no lo evitan pero reducirían su gravedad. Por ejemplo, no llevar ajustado el cinturón de seguridad[5]​ o no llevar puesto el casco si se conduce una motocicleta o bicicleta.

 
Monumento a "El Ciclista Vulnerable"

Las causas de los accidentes suelen ocurrir principalmente por los siguientes factores:

  • Factor humano: Los factores humanos son la causa del mayor porcentaje de hechos de tránsito. Pueden convertirse en agravantes a la culpabilidad del conductor causante, según la legislación de tránsito de cada país.
    • Conducir bajo los efectos del alcohol (mayor causalidad de hechos viales), medicinas y estupefacientes.[6]
    • Realizar maniobras imprudentes y de omisión por parte del conductor.
    • Efectuar adelantamientos en lugares prohibidos (Choque frontal muy grave).
    • Desobedecer las señales de tránsito, por ejemplo pasar un semáforo con luz roja o no detenerse frente a una señal de alto.
    • Circular por el carril contrario (en una curva o en un cambio de rasante).
    • Conducir a exceso de velocidad] (produciendo vuelcos, salida del automóvil de la carretera, derrapes).
    • Usar inadecuadamente las luces del vehículo, especialmente en la noche.
    • Condiciones no aptas de salud física y mental/emocional del conductor o del peatón (ceguera, daltonismo, sordera, etc.).
    • Peatones que cruzan por lugares de riesgo con la intención de lastimarse a sí mismos, lanzan objetos resbaladizos al carril de circulación (aceites, piedras).
    • Inexperiencia del conductor al volante.
    • Fatiga del conductor como producto de la apnea o falta de sueño.[7]
    • Conducir distraído por usar el móvil al conducir, etc...[8]
  • Factor mecánico:
    • Vehículo en condiciones no adecuadas para su operación (sistemas averiados como frenos, dirección, neumáticos o suspensión).
    • Mantenimiento inadecuado del vehículo.
    • Fallas súbitas (estallido de neumáticos, desprendimiento de piezas, rotura de correas del motor, etc.)
  • Factor climatológico y otros:
    • Niebla, humedad, derrumbes, zonas inestables, hundimientos.
    • Semáforo que funciona incorrectamente.
    • Condiciones de la vía (grietas, huecos, obstáculos sin señalización)

Estadísticas de accidentes de TraficoEditar

 
Dormir poco incrementa el riesgo de tener un accidente de tráfico respecto a las personas que duermen 7 horas o más.
 
Probabilidad de sufrir un accidente de tráfico bajo efectos del alcohol o falta de sueño respecto a conductores descansados y sobrios

En Estados Unidos la organizacion National Highway Traffic Safety Administration o NHTSA reporta que en los Estados Unidos hubo 38,680 muertes a causa de los accidentes de trafico en el año 2020.[9]

En España, según estudios publicados,[10]​ hay 52 fallecidos por millón de habitantes en las carreteras de la Unión Europea (UE). En una encuesta telefónica[11]​ en 4.774 conductores, encontraron que el 5,8% de los conductores encuestados habían sufrido un accidente, y de ellos el 3,2% se relacionaban con somnolencia.

En un estudio español sobre 4.002 conductores de vehículos, el 3,6% presentaron somnolencia habitual conduciendo; de estos, el 81% se habían quedado dormidos alguna vez al volante y el 25% lo hacían de forma habitual. Una de las causas principales de la somnolencia habitual conduciendo fueron las apneas de sueño.[12]

El Índice de Cultura de Seguridad Vial 2019 de la Fundación AAA encontró una desaprobación generalizada de la conducción somnolienta entre los estadounidenses: más del 97 por ciento de los conductores desaprueban socialmente la conducción somnolienta y alrededor del 96 por ciento de los conductores identifican la conducción somnolienta como muy o extremadamente peligrosa. A pesar de estas actitudes, sólo el 29% piensa que los conductores somnolientos corren el riesgo de ser detenidos por la policía. Alrededor del 24% de los conductores admiten haber conducido estando tan cansados que les ha costado mantener los ojos abiertos, al menos una vez en los últimos 30 días. Aproximadamente el 21 por ciento de los accidentes automovilísticos fatales (que resultan en muerte o lesiones graves) involucran a un conductor somnoliento. Aún más sorprendente, más accidentes son causados por la conducción somnolienta que por las drogas y el alcohol combinados.[13]

ConsecuenciasEditar

 
Tasa de mortalidad por accidentes de tráfico, por país.

Existen una cantidad de posibles consecuencias que resultan de un accidente de tránsito, ya sea por un pequeño roce o por un choque devastador.[14]​Los hechos viales ocasionan numerosos costes sociales, no solo en pérdida de vidas sino también en forma de lesiones temporales o permanentes a personas involucradas en accidentes de tráfico. Además frecuentemente las lesiones permanentes acarrean fuertes costes económicos tanto al estado, como a las compañías aseguradoras como a los individuos que los padecen. Se estima que, a principios del siglo XXI, cada año se producen entre 1,5 y 2 millones de muertos por causa de accidentes de tráfico, y en muchos países desarrollados constituye la principal causa de muerte entre los menores de 25 años.[15]​ Actualmente Bangkok es la ciudad con más accidentes de tránsito del mundo. En América Latina la Ciudad de Vadalcadar tiene el mayor número de muertes en carretera, se estima que por hora mueren 2,1 personas y otras 130 resultan heridas.

La siniestralidad o peligrosidad tiene que ver con la probabilidad de ocurrencia de accidentes en un determinado tramo de carretera, un determinado tipo de vehículo o un grupo determinado de conductores. Por otra parte la vulnerabilidad tiene que ver con la posible ocurrencia de daños en caso de ocurrencia de accidente. Los elementos de seguridad pasiva y seguridad activa de los vehículos modernos se han previsto para disminuir la vulnerabilidad de las personas involucradas en accidentes.

En la mayor parte de países desarrollados se ha observado, en gran parte por la mejora de la seguridad de los vehículos, que el riesgo mortal por accidente ha disminuido, es decir, en caso de accidente se ha disminuido notablemente la probabilidad de muerte. Sin embargo, aunque ha disminuido la mortalidad, la proporción de lesionados (heridos que no fallecieron) en parte ha aumentado.

La mayor parte de fallecimientos en accidentes de tráfico están asociadas a traumatismos craneoencefálicos, a traumas torácicos y a laceración de órganos internos. Entre los heridos además de si son graves (riesgo de muerte) o leves (sin riesgo de muerte), debe distinguirse también entre heridos con lesiones permanentes y heridos con lesiones pasajeras.

Incidentes viales conocidosEditar

En 1885 Karl Benz y Gottlieb Daimler fabricaron, de forma independiente, un vehículo autopropulsado con gasolina, motor de un único cilindro de cuatro tiempos que revolucionaría el mundo, no solo por sus ventajas en los desplazamientos, sino también porque es el motor de la industria y la organización del trabajo en cadena, con los aportes de Henry Ford.

Primer hecho de tránsito en el mundo sin colisiónEditar

El primer hecho de tránsito fue en 1869, en Irlanda: Mary Ward falleció a los 42 años de edad, el 31 de agosto de 1869, tras caer de un vehículo con motor de vapor diseñado por su primo. Era una eminente científica y pionera en los campos de la microscopia y telescopia.

En el Reino Unido, la primera persona fallecida por causa de un coche con motor de combustión fue Bridget Driscoll, de Croydon, Surrey, de 44 años de edad y madre de dos hijos. Ocurrió en Londres el 17 de agosto de 1896, cuando caminaba con su hija y una amiga resultó atropellada a una velocidad de 7 km/h. El coche era de una compañía anglo-francesa (la Roger-Benz) que hacía paseos de demostración al público, conducidos por el empleado Arthur Edsell. Llevaba conduciendo solamente tres semanas. Después de una investigación de seis horas, el veredicto del jurado fue de “muerte accidental,” y no se llevó a cabo ningún procesamiento legal en contra del conductor ni de la compañía. La velocidad fue calificada de tremenda y el médico forense aseguró que esperaba que algo así nunca más volviera a pasar.[16]

Primeros siniestros fatales con vehículo automotorEditar

El 12 de febrero de 1898 ocurrió la primera colisión fatal de un coche en Purley, Surrey, Reino Unido. El automóvil de Henry Lindfield, un hombre de negocios, se estrelló contra un árbol y él murió horas más tarde en el hospital de Croydon. Una vez más, el veredicto fue "muerte accidental".

Véase tambiénEditar

Países:

ReferenciasEditar

  1. Ligia Pérez. «¿Tráfico o tránsito? Dudas del idioma». Ciudad de Guatemala: Departamento de Educación de la Universidad Francisco Marroquín. Consultado el 26 de junio de 2016. 
  2. fundeu.es (ed.). «tráfico y tránsito, sinónimos en la circulación». Consultado el 24 de junio de 2016. 
  3. TABASSO, CARLOS. Paradigmas, teorías y modelos de la seguridad y la inseguridad vial. pp. 1-4 PP. 
  4. GONZÁLEZ GONZÁLEZ et al, JOSE MARÍA. CRIMINOLOGÍA VIAL. UN NUEVO ENFOQUE MULTIDISCIPLINAR DE LA SEGURIDAD VIAL. 
  5. Abbas, A. K., Hefny, A. F., & Abu-Zidan, F. M. (2011). "Seatbelts and road traffic collision injuries". World J Emerg Surg, 6(1), 18.
  6. «Accidentes de Tránsito | Causas de Accidentes». McCoy and Hiestand (en inglés estadounidense). Consultado el 23 de diciembre de 2016. 
  7. «Conductores de Camiones Agotados | Riesgos de La Fatiga». Price Benowitz (en inglés estadounidense). Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  8. «Estadísticas de accidentes al coducir y estar distraido por el telefono». SOCAL Abogados Accidentes (en inglés estadounidense). Consultado el 3 de agosto de 2021. 
  9. «Accidentes de Auto - Estadisticas». 
  10. Terán-Santos, Joaquín; Egea Santaolalla, Carlos; Montserrat, Jose María; Masa Jiménez, Fernando; Librada Escribano, Maria Villar; Mirabet, Enrique; Valdés Rodríguez, Elena (2017-06). «Apnea del sueño y conducción de vehículos. Recomendaciones para la interpretación del nuevo Reglamento General de Conductores en España». Archivos de Bronconeumología 53 (6): 336-341. doi:10.1016/j.arbres.2016.11.007. Consultado el 6 de agosto de 2021. 
  11. Sagaspe, Patricia; Taillard, Jacques; Bayon, Virginie; Lagarde, Emmanuel; Moore, Nicholas; Boussuge, Jacques; Chaumet, Guillaume; Bioulac, Bernard et al. (2010). «Sleepiness, near-misses and driving accidents among a representative population of French drivers». Journal of Sleep Research (en inglés) 19 (4): 578-584. ISSN 1365-2869. doi:10.1111/j.1365-2869.2009.00818.x. Consultado el 6 de agosto de 2021. 
  12. Masa, Juan F.; Rubio, Manuela; Findley, Larry J. (1 de octubre de 2000). «Habitually Sleepy Drivers Have a High Frequency of Automobile Crashes Associated with Respiratory Disorders during Sleep». American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine 162 (4): 1407-1412. ISSN 1073-449X. doi:10.1164/ajrccm.162.4.9907019. Consultado el 6 de agosto de 2021. 
  13. «Facts + Statistics: Drowsy driving | III». www.iii.org (en inglés). Consultado el 6 de agosto de 2021. 
  14. «REPERCUSIONES DE ACCIDENTES DE TRÁNSITO». Consultado el 31 de marzo de 2017. 
  15. estudiomma, estudiomma. [www.estudiomma.com.ar «estuidiomma»] |url= incorrecta (ayuda). 
  16. «How the UK's first fatal car accident unfolded». 17 de agosto de 2010. 

BibliografíaEditar

  • Bartl, Gregor and Barbara Hager. "Car accident cause analysis." [sic] Institut Gute Fahrt. 2006. "A research project in cooperation with the Federal Institute for Traffic."
  • Begault, D. R. (1993). "Head-up auditory displays for traffic collision avoidance system advisories: A preliminary investigation." Human Factors: The Journal of the Human Factors and Ergonomics Society, 35(4), 707-717.

Enlaces externosEditar