Aceite de ballena

aceite obtenido de la grasa de diversas especies de cetáceos

El aceite de ballena es el aceite obtenido de la grasa de diversas especies de cetáceos. El aceite de ballena más importante es el espermaceti que se obtiene de los cachalotes. Otros cetáceos muy cotizados por la calidad de su aceite son las tres especies de ballena franca (Eubalaena japonica, Eubalaena glacialis y Eubalaena australis) y la ballena de Groenlandia.[1][2]

Horno utilizado para producir aceite de ballena en Groenlandia.
El primer uso del aceite de ballena fue como combustible para lámparas.

DescripciónEditar

El aceite de ballena es químicamente una cera líquida y no un aceite. Es claro y fluye fácilmente. Varía de color desde el amarillo brillante al marrón oscuro, de acuerdo a la calidad de la grasa de la que ha sido extraído.

La estearina y el espermaceti pueden ser separados del aceite de ballena a bajas temperaturas (por debajo de 0 °C). Estos componentes pueden ser cristalizados casi en su totalidad.[1][3]

UsosEditar

El primer uso del aceite de ballena fue como combustible de lámparas y como cera de la vela. Fue una importante fuente de alimento para los pueblos indígenas del Pacífico al noroeste, como el Nootka. Fue el primer aceite animal o mineral en lograr viabilidad comercial, muy utilizado como lubricante, en la fabricación de margarinas y en la base de pinturas antioxidantes.

El declive en su uso comenzó con el desarrollo del queroseno a partir del carbón en 1846 y el descubrimiento de petróleo en perforaciones, a finales del siglo XIX, que llevó al reemplazo de los aceites de ballenas en la mayoría de aplicaciones no alimentarias.

En 1986, la Comisión Ballenera Internacional estableció una moratoria sobre la caza comercial de cetáceos, lo que ocasionó que el aceite de ballena dejara de ser un producto viable. Como sustituto para la mayoría de sus usos se emplea el aceite de jojoba.[4]

En la literatura, ficción e historiasEditar

La búsqueda y uso del aceite de ballena, junto con otros aspectos de la caza de ballenas, son discutidos en la novela de Herman Melville, Moby Dick (1851).

En La Historia de la Humanidad (1896), Friedrich Ratzel citó el comentario del capitán James Cook en relación a los Maoríes, que decía "Ningún groenlandés estuvo tan hambriento de aceite de ballena como nuestros amigos aquí, que se tragaban con avidez los excrementos apestosos cuando estábamos hirviendo la grasa de mielga."[5]

ReferenciasEditar

  1. a b Gigantes del mar
  2. Mar: Ballenas
  3. ACEITE DE BALLENA, EL COMBUSTIBLE QUE REVOLUCIONÓ LA ILUMINACIÓN
  4. D.J. Undersander, E.A. Oelke, A.R. Kaminski, J.D. Doll, D.H. Putnam, S.M. Combs, and C.V. Hanson (1990), «Jojoba», Alternative Field Crops Manual. .
  5. Friedrich Ratzel. (1896). «Food availability, cultivation, preparation and consumption in 19th century Oceania». web.archive.org. Consultado el 13 de diciembre de 2020.