Abrir menú principal

Acrididae

familia de insectos ortópteros

Los acrídidos (Acrididae), conocidos popularmente como langostas, tucuras, saltamontes o chapulines, son una familia de insectos ortópteros pertenecientes a la superfamilia Acridoidea. Se trata de una familia distribuida mundialmente que cuenta con aproximadamente 7000 especies.[2]​ Se caracterizan por su gran facilidad para migrar de un sitio a otro. Las langostas son un grupo de acrididae englobados en la subfaminia Cyrtacanthacridinae que, en determinadas circunstancias, se reproducen muy rápidamente llegando a formar devastadoras plagas capaces de acabar con la vegetación de grandes extensiones de terreno. Generalmente no vuelan mucho a pesar de que disponen de alas. Sólo cuando se juntan grandes grupos de individuos de la misma especie liberan las feromonas apropiadas para activar la conducta migratoria y un crecimiento mayor de las alas y de esa manera poder dispersarse por otros territorios, evitando la competencia intraespecífica por el alimento.

Symbol question.svg
 
Acrídidos
Grasshopper (30999879354).jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Orthoptera
Suborden: Caelifera
Superfamilia: Acridoidea
Familia: Acrididae
MacLeay, 1819
Subfamilias[1]

CaracterísticasEditar

Poseen largas patas posteriores para saltar y un aparato bucal para masticar y comer hojas. Tienen actividad tanto diurna como nocturna y utilizan sus antenas y ojos para explorar el terreno.

Al igual que muchos insectos, los acrídidos poseen dos pares de alas, aunque algunas especies son incapaces de volar. Cuando el insecto se encuentra en reposo, sus fuertes alas anteriores sirven de protección a sus delicadas alas posteriores, que se encuentran replegadas por debajo de aquellas a modo de abanico. Las alas posteriores pueden tener colores brillantes para producir un destello de color cuando el insecto salta en el aire; esta demostración los ayuda a confundir a los depredadores. Algunos acrídidos pueden cerrar repentinamente sus alas en pleno vuelo y caer en picado para escapar de sus enemigos.[cita requerida]

Las acrídidos jóvenes son incapaces de volar hasta que se convierten en adultos. Las langostas, cambian de color cuando se agrupan, adquiriendo una tonalidad naranja, amarillenta brillante y negra. Por lo general, las especies de esta familia producen solo una generación nueva por año. Después del apareamiento, la hembra pone pequeños grupos de huevos en el suelo o entre la vegetación. Algunas especies producen una espuma especial para proteger sus huevos. Cuando éstos eclosionan, las ninfas tienen el aspecto de insectos adultos en miniatura, excepto que carecen de alas. Mudan la cutícula entre 5 y 15 veces antes de alcanzar la madurez.

 
Imagen de Abracris flavolineata tomada en la Provincia de Misiones, Argentina.

Los acrídidos como alimentoEditar

En algunos lugares las especies de la familia Acrididae se consumen como alimento. En estos casos, el uso de pesticidas contra las plagas puede convertirse en una segunda catástrofe, pues las hace incomibles. Según Ignacio Ramonet:

Por paradójico que parezca, los años de plaga son, para muchos labriegos pobres, períodos de festín. Yo recuerdo, de niño en Marruecos, aquellos veranos de langosta en Larache o Mequínez como épocas de divertida fiesta callejera. Por todas partes se improvisaban puestecillos ambulantes donde se asaban esos saltamontes gigantes que se vendían en cucuruchos de papel. Y se comían bien salados como deliciosas patatas fritas.[3]

El uso alimentario de la langosta era conocido también en Al-Ándalus. Un recetario del siglo XIII, compuesto por el murciano Ibn Razin, incluye un modo de cocinar esas mismas langostas gigantes a las que se refiere Ramonet:

Se cogen langostas grandes, de las que se dan algunos años, y se cuecen al fuego con agua, en dos hervores. Después se les quitan las alas y las patas y se fríen en una sartén hasta que se les seca la humedad. Se les pone almorí,[4]​ canela y pimienta y se consumen.[5]

El chapulín en la gastronomía de MéxicoEditar

 
Chapulines del mercado Tepoztlán, México.

En México y otros países se denominan chapulines a muchos insectos ortópteros, en particular de la familia Acrididae. Entre los chapulines comestibles se encuentran los géneros Sphenarium, Schistocerca, Taeniopoda, Trimerotropis, Spharagemon, Plectotetra y Melanoplus y se han informado muchos más.[6]

Al igual que otros platillos con insectos, como los jumiles, los escamoles y los gusanos de maguey, son de los platillos más exóticos de la comida mexicana.

En algunos mercados, como lo es el caso del mercado de Oaxaca, se venden chapulines deshidratados, por peso, dependiendo de tamaño, sea estos chicos, medianos o grandes.

Hacen una buena botana, y pueden ser empapados con limón, enchilados, e incluso enchocolatados. Los chapulines se preparan desde la época prehispánica hirviéndolos unos minutos en agua y tostándolos luego en un comal.

NotasEditar

  1. Orthoptera Species File (31 mars 2010)
  2. «Orthoptera species file». 
  3. «Plagas de langosta» (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)., artículo de Ignacio Ramonet en el diario La Voz de Galicia, del 23 de agosto de 2004.
  4. El almorí era un elaborado condimento hecho a partir de salvado, miel y otros ingredientes como orégano, algarroba y otros.
  5. Ibn Razīn al-Tugībī, Relieves de las mesas. Acerca de las delicias de la comida y los diferentes platos, estudio, traducción y notas de Manuela Marín. Gijón: Trea, 2007, pág. 307.
  6. Socorro Anaya Rosales, Diagnosis de acridoideos (Orthoptera:Acridoidea) que se asocian a áreas agrícolas en la región central de México (índice de capítulos disponible en [1]), Capítulo VIII (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).

Enlaces externosEditar