Agricultura urbana

La agricultura urbana, también conocida como periurbana (esto es cultivado en el entorno inmediato de las ciudades, a menudo en terrenos calificados o previstos para el crecimiento de la ciudad o la dotación de equipamientos o infraestructuras), es la práctica de la agricultura con cultivos dentro del área urbana.

Agricultura urbana en Chicago
Agricultura urbana en Ámsterdam
Huerto vertical en el Centro de Educación Ambiental de El Retiro, Madrid.
Las huertas urbanas ayudan a los polinizadores y recuperan la biodiversidad en las ciudades Bogotá

La tierra usada para las huertas urbanas puede ser privada, pública o residencial en espacios como balcones, paredes, techos de edificios, calles públicas o márgenes y antiguos sotos deforestados de los ríos. En muchas ocasiones la agricultura se practica en terrenos ocupados, de propiedades públicas o privadas en estado de abandono.

La agricultura urbana se realiza para actividades de producción de alimentos. Contribuye a la soberanía alimentaria y a proporción de alimentos seguros de dos maneras: incrementando la cantidad de alimentos disponibles para los habitantes de ciudades, y en segundo lugar provee verduras y frutas frescas para los consumidores urbanos.

Debido a que promueve el ahorro de energía, la producción local de alimentos, la agricultura urbana y periurbana son actividades de sostenibilidad. Puede sin embargo originar problemas y conflictos sociales en el caso de utilización de terrenos privados abandonados para la ubicación de "huertos familiares" clandestinos. Estas actuaciones incontroladas pueden también plantear problemas derivados de la falta de calidad de las aguas utilizadas para el riego, a menudo aguas residuales. Requiere además de un tipo de gestión que va más allá de los agronómico o incluso lo social, pues pasa a ser un aspecto de la ordenación urbanística.

La agricultura urbana también ha sido un punto de encuentro y resistencia para actores locales comunitarios en Latinoamérica. En ciudades como Bogotá la huerta urbana promueve el uso y reutilización de recursos renovables, protección de ecosistemas, ejemplo bordes de quebradas, humedales, y zonas verdes dentro de la ciudad, la recuperación de tejido social por medio de la integración vecinal, la promoción de buenos comportamiento y civismo; es un estilo de vida alternativo.[1]

El crecimiento de la agricultura urbanaEditar

Economías localesEditar

La producción localizada de alimentos en áreas urbanas y peri-urbanas crea economías locales fuertes al crear puestos de trabajo, siendo también una forma de incrementar la participación comunitaria en la gestión de los recursos propios para reducir la pobreza.[2][3]​ Algunos investigadores indican que estos centros de producción deberían reducir la tasa de desocupación en pueblos y grandes ciudades. Algunas escuelas como Waldorf ya incorporaron el tema a su plan de estudios. Los proyectos de agricultura urbana están comenzando a abrir un nuevo mercado laboral en áreas que han sido afectadas negativamente por subcontratación de trabajos.

Bogotá, capital de Colombia, segundo país más biodiverso del planeta[4]​ se ha convertido un referente en Latinoamérica en agricultura urbana, existen más de 20 mil huerteros en la ciudad[5]​ y más de 4 mil huertos.[6]

Eficiencia energéticaEditar

El sistema de agricultura industrial actual se caracteriza por altos costos energéticos debido a la necesidad de medios de transporte. La energía utilizada para transportar alimentos se reduciría drásticamente si las ciudades produjeran sus alimentos de forma local.

Calidad alimentariaEditar

A pesar de que el aroma y el gusto de los productos locales son subjetivos, muchos participantes de la agricultura urbana reportan que prefieren el sabor de esos productos locales, o alimento orgánico, que los de la producción industrial. También, la agricultura urbana apoya una producción más sustentable de alimentos que intenta hacer decaer el uso de pesticidas peligrosos. Los agricultores urbanos y locales también eliminan la necesidad de conservantes, ya que sus productos no tienen que viajar a largas distancias.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Garzón Méndez., Farid Johami. (2020). Universidad Santo Tomas de Aquino. Facultad de sociología. Programa académico., ed. «La Huerta Urbana En Bogotá: Interpretaciones Y Modos De Hacer.». Bogotá. 
  2. «Increased community participation». sior.ub.edu. Social Impact Open Repository. Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2017. Consultado el 5 de septiembre de 2017. 
  3. «socialimpact It focuses on rural-urban development | SIOR. Social Impact Open Repository». sior.ub.edu. Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2017. Consultado el 5 de septiembre de 2017. 
  4. «Cómo Colombia, el segundo país con mayor biodiversidad del mundo, quiere explorar su selva tras años de guerra». BBC News Mundo. Consultado el 22 de abril de 2022. 
  5. S.A.S, Editorial La República. «'Bogotá mi Huerta' le apuesta a la conformación y fortalecimiento de huertas agroecológicas». www.agronegocios.co. Consultado el 22 de abril de 2022. 
  6. «Bogotá es mi huerta: primera plataforma de co-creación de agricultores urbanos » Observatorio Ambiental de Bogotá». Observatorio Ambiental de Bogotá. 4 de octubre de 2021. Consultado el 22 de abril de 2022. 

Enlaces externosEditar