Abrir menú principal

Albeiro Usuriaga

futbolista colombiano

Albeiro Usuriaga López (Cali, 13 de junio de 1966 - 11 de febrero de 2004) fue un futbolista colombiano. Jugó de delantero y su mayor trascendencia deportiva la logró en el club Independiente de Avellaneda de la Primera División de Argentina.

Alveiro Usuriaga
Datos personales
Nombre completo Albeiro Usuriaga López
Apodo(s) Palomo
Nacimiento Cali, Colombia
13 de junio de 1966
Nacionalidad(es) ColombianoFlag of Colombia.svg Colombiano
Fallecimiento Cali (Colombia)
11 de febrero de 2004 (37 años)
Altura 1,92 metros
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1986
(América de Cali)
Posición Delantero
Retirada deportiva 2003
(Carabobo)

Fue parte de la gran generación de futbolistas colombianos de los años ´90, entre los que se destacaron René Higuita, Carlos Valderrama, Freddy Rincón, Faustino Asprilla, Adolfo Valencia, Leonel Álvarez, entre otros.

A pesar de sus habilidades futbolísticas, sus condiciones físicas y su carisma (que lo hicieron siempre ídolo de las hinchadas de los equipos donde jugó), El Palomo tuvo una irregular carrera deportiva debido principalmente a su díscola personalidad, que lo envolvió en varios escándalos, los cuales concluyeron en su asesinato en 2004.

TrayectoriaEditar

El Palomo se caracterizó por su habilidad técnica —pese a su gran estatura—, velocidad y potencia. Ganó su apodo luego de ser elegido como figura en uno de sus primeros encuentros profesionales. El premio era un canje de ropa en una reconocida casa de indumentaria colombiana. Fue caminando porque no tenía dinero ni para tomar un ómnibus. Sus ojos se abrieron como dos faroles cuando llegó al lugar. Quería ese traje blanco inmaculado que brillaba en la vidriera. "¡Ahí viene el Palomo!", le gritaron sus amigos cuando apareció con su flamante vestuario de futbolista sin saber que estaban creando una marca registrada.[1]

Jugó en los equipos Deportes Tolima, Atlético Nacional, América de Cali, Cúcuta Deportivo, Independiente, Barcelona, Atlético Bucaramanga, Santos, Necaxa, Sportivo Luqueño, All Boys, General Paz Juniors y Málaga. Su debut profesional se dio en 1986 con el América de Cali, en un conjunto popularmente conocido como 'Los Pitufos' compuesto por jóvenes suplentes que encaraban el torneo colombiano mientras los jugadores titulares estaban en concentración para los juegos de la Copa Libertadores; en esta misma formación estuvieron otros elementos importantes como Antony de Ávila, Álex Escobar y John Édison Castaño. Con el Atlético Nacional, dirigido por Francisco Maturana, se destacó en la Copa Libertadores de 1989 que ganara por primera vez para Colombia, en el célebre partido en el que su club derrotó 6-0 a Danubio de Uruguay, marcando 4 de los tantos de ese vibrante partido. Además, anotó el gol decisivo que igualó la serie final del mismo torneo, contra Olimpia de Paraguay, lo que llevó a la definición del título mediante disparos del punto penal, con los cuales terminaría ganando el equipo colombiano.

Entre 1991 y 1993 fue figura en el América de Cali, siendo subcampeón en 1991 y campeón en 1992.

También vistió la camiseta de la Selección de Colombia, participó en la clasificación de la selección para la Copa Mundial de Fútbol de 1990, convirtiendo el único gol de la serie de repechaje contra la selección de fútbol de Israel en Barranquilla, pero por problemas disciplinarios que nunca fueron del todo aclarados, no fue tenido en cuenta para la convocatoria final para la Copa Mundial Italia 1990, lo que lo marginó también para futuros llamados.

En 1994 con Independiente de Avellaneda, ganó el Torneo Clausura de la Primera División de Argentina y la Supercopa Sudamericana. En 1995, siempre con los Rojos de Avellaneda logró el bicampeonato de la Supercopa, luego de derrotar al Flamengo de Brasil por un marcador global de 2 a 1. Ese club lo recuerda con mucho afecto tras su exitoso paso, acumulando 63 presentaciones, 20 goles y tres títulos durante dos períodos por Avellaneda.[2]

Le costó encajar en sus tierras. Fue difícil que lo entendieran en el mundo del fútbol. Nunca se fue de su barrio, le dolía estar lejos. Regalaba ropa a los vecinos y pagaba estudios de varios jóvenes. También su legado dejó presentes los excesos de velocidad, las fiestas, el alcohol y la controversia con las drogas. Los problemas lo persiguieron; no quiso o no supo esquivarlos.[1]

En 1997, fue suspendido por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), durante dos años por dar positivo en cocaína en un control antidrogas. Cuando regresó a jugar, lo hizo con la camiseta de General Paz Juniors de Córdoba, equipo que militaba en el Torneo Argentino A. Se destacó, fue la figura y en esa temporada se coronó el ascenso del equipo a la Primera B Nacional, por primera vez en la historia del club. Ese paso por el "Poeta" cordobés, hizo que se convirtiera en uno de los ídolos máximos de esa institución.[3]

Jugó también en All Boys. Tuvo un breve lapso en Sportivo Luqueño de Paraguay –que sumó estadísticas a su amplia carrera–, antes de descollar por última vez en el Carabobo venezolano, ya en el epílogo de su trayectoria.[1]

AsesinatoEditar

Hacia las 7:20 de la noche del 11 de febrero de 2004, el exfutbolista departía en un negocio de juegos de azar y venta de bebidas, ubicado en la esquina de la calle 52 con carrera 28F en el barrio 12 de Octubre de Cali. Allí acostumbraba pasar el tiempo con amigos y vecinos jugando dominó o cartas. En ese momento, un joven se bajó de una moto y le disparó varias veces, ocasionando su muerte inmediata. Tres días más tarde debía viajar a Japón para vivir su última experiencia deportiva a los 37 años.

Aunque los informes preliminares de las autoridades señalaron que el crimen de Usuriaga se debió a que el exfutbolista presenció un asesinato en su barrio de origen, la Fiscalía General de la Nación esclareció el homicidio tres años después. De acuerdo con un informe divulgado por el diario El País, las investigaciones concluyeron que el asesinato fue ordenado por Jefferson Valdez Marín, jefe de una banda de sicarios conocida como "Molina" o "La Negra", pues "El Palomo" tenía una relación sentimental con su expareja, con la cual seguía obsesionado el delincuente.[4]

Su velorio fue una fiesta: una multitud irrumpió en la Catedral a pura música y lo trasladó al cementerio Metropolitano de Cali como ese ídolo que fue; distinto, irreverente.[2]

ClubesEditar

PalmarésEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c «“La Jaula del Palomo”, el crudo documental sobre el ex Independiente Alveiro Usuriaga». Clarín. 12 de febrero de 2019. Consultado el 26 de febrero de 2019. 
  2. a b Rodrigo Tamagni (11 de febrero de 2019). «La extravagante vida y el trágico final del "Palomo" Usuriaga, el goleador que enamoró a Independiente». Infobae. Consultado el 11 de febrero de 2019. 
  3. «Usuriaga, Albeiro» National Football.
  4. «Una mujer le cortó las alas a ‘El Palomo’». El País. 

Enlaces externosEditar