Abrir menú principal
Berenjena, ingrediente característico de la alboronía.

La alboronía (del árabe al-baraniyya) es un plato elaborado con verduras (berenjenas, tomates, pimiento y calabazas) y pimentón, propio de los viernes de Cuaresma (en los que los católicos no deben comer carne). Es el precursor del pisto manchego y de otros pistos españoles.[1]

NombreEditar

También se dice boronía, moronía y almoronía. Según el Diccionario de Autoridades es una palabra de origen árabe.[2]​ Puede proceder de buraniyya, que en árabe significa guiso.

HistoriaEditar

Con el descubrimiento de América llegan a España nuevos productos como tomate y el pimiento, y de aquí el pimentón, que se convirtieron en ingredientes habituales de la alboronía. La alboronía es un plato muy apreciado en Andalucía y Castilla-La Mancha y, al igual que durante la época mozárabe, se la degustaba en bodas y en grandes celebraciones, tal era la categoría gastronómica del plato.

VariantesEditar

Del sur de España pasa a otras tierras dentro del territorio que lo llaman pisto. Muchos aseguran que la alboronía es la madre de todos los pistos: del manchego (el más conocido), de los demás como el madrileño, el bilbaíno, el tumbet mallorquín o el catalán que llaman xanfaina, en Aragón como fritada.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Gastronomía del Siglo de Oro español, María Inés Chamorro, 2002, Ed. Herder
  2. Diccionario de Autoridades, 1724.

Enlaces externosEditar