Allhallowtide

triduo que abarca el Día de Todos los Santos, su víspera y la Conmemoración de los Fieles Difuntos

Allhallowtide,[1]Hallowtide,[2]Allsaintstide[3]​, también triduo o tiempo de Todos los Santos («Hallowmas season»)[4][5]​ es el triduo que abarca las celebraciones cristianas occidentales de la Víspera de Todos los Santos, el Día de Todos los Santos y la Conmemoración de los Fieles Difuntos,[6][7]​ que duran desde el 31 de octubre hasta el 2 de noviembre anualmente.[8][9]​ Allhallowtide es una «época para recordar a los fallecidos, incluyendo mártires, santos y a todos los fieles difuntos cristianos».[10]​ La fecha actual de Todos los Santos y su víspera fue establecida para Roma tal vez por Gregorio III y fue hecha obligatoria alrededor del Reino de Francia por Ludovico Pío en 835.[11]​ En otros lugares, la celebración se dio en otras fechas, como en Irlanda el 20 de abril.[12]​ A principios del siglo XI, la fecha moderna de los Fieles Difuntos se popularizó, después de que el Abad Odilón lo estableciera como un día para los monjes y los monasterios asociados de Cluny de rezar por los difuntos.[13]

EtimologíaEditar

La palabra «Allhallowtide» fue usada por primera vez en 1471,[14]​ y deriva de dos palabras: haligsanto»), del inglés antiguo, y tide, que significa «tiempo» o «época» (como ocurre en el Tiempo pascual).[15]​ En el caso de «Hallowmas», la última parte deriva de massmisa»).[16]

HistoriaEditar

 
Muchos de los restos de mártires de la antigua Iglesia yacen en catacumbas.[17]

La actitud cristiana hacia la muerte de mártires fue ejemplificada por primera vez en el Nuevo Testamento, que registra que tras la decapitación de Juan el Bautista, sus discípulos lo enterraron de forma respetuosa.[18]​ Del mismo modo, San Esteban «recibió un entierro cristiano por sus compañeros cristianos después de haber sido lapidado hasta la muerte por una multitud».[19]​ Dos de los Padres de la Iglesia preniceos, Efrén de Siria[20]​ y Juan Crisóstomo,[21]​ escribieron sobre la importancia de honrar a los muertos. En la Iglesia primitiva, los días festivos de los mártires fueron celebraciones locales,[22]​ y se construyeron iglesias en los lugares donde había ocurrido el martirio.[23]​ Sin embargo, esto cambió durante la persecución a los Cristianos en el Imperio romano:

Esta medida funcionó muy bien al principio, pero pronto hubo más mártires que días en el año, y así un día fue apartado en honor a todos ellos, llamado Día de Todos los Santos. Esto tuvo lugar sobre el año 610 d. C. El día del año en el que el festival ocurrió por primera vez fue en mayo, y no fue hasta doscientos años más tarde que se cambió al 1 de noviembre, el día que ahora celebramos. Los cristianos de aquellos tiempos tenían el hábito de pasar la noche de antes del Día de Todos los Santos pensando sobre las buenas y serviciales vidas de aquellos en cuyo honor se había reservado el día y en orar que pudieran ser como ellos. Los servicios se llevaron a cabo en las iglesias, y encendían velas e incienso ante las imágenes y estatuas de los santos. Para ellos era uno de los días más sagrados y significantes de todo el año.
Frances Stewart Mossier[24]

Siguiendo el establecimiento del Día de Todos los Santos y su víspera (Halloween) en el siglo XIII,[11]Odilón de Cluny popularizó la Conmemoración de los Fieles Difuntos,[25]​ formando el tercer día del triduo de Allhallowtide.[26]​ La octava de Allhallowtide,[27]​ que duraba ocho días, fue «establecida por el papa Sixto IV en 1430 para toda la Iglesia occidental»,[28]​ pero esta festividad se eliminó durante las reformas litúrgicas de la Iglesia católica de 1955.[29]​ Aun así, la octava sigue siendo celebrada por muchos anglicanos.[30]

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. Leslie, Frank (1895). «Frank Leslie's Popular Monthly». Allhallowtide (en inglés) (Frank Leslie Publishing House). p. 539. Consultado el 9 de abril de 2014. «Del mismo modo que el término “Eastertide” expresa para nosotros el conjunto de servicios religiosos y costumbres antiguas relacionadas con la festividad de la Pascua, desde el Domingo de Ramos hasta el Lunes Santo, All-hallowtide incluye todas las costumbres diversas, obsoletas y aún celebradas, de Halloween, el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos. Desde el 31 de octubre hasta la mañana del 3 de noviembre, este período de tres días, conocido como All-hallowtide, está lleno de costumbres tradicionales y legendarias». 
  2. «Tudor Hallowtide». nationaltrust.org.uk (en inglés). Fundación Nacional para Lugares de Interés Histórico o Belleza Natural. 2012. Archivado desde el original el 6 de octubre de 2014. Consultado el 29 de octubre de 2017. «Hallowtide abarca los tres días - 31 de octubre (Víspera de Todos los Santos o Hallowe'en), 1 de noviembre (Todos los Santos) y 2 de noviembre (los Difuntos)». 
  3. Kennedy, David (23 de noviembre de 2006). Using Common Worship: Times and Seasons Part 1 - All Saints to Candlemas (en inglés). Church House Publishing. ISBN 0715121138. Consultado el 29 de octubre de 2017. 
  4. Davis, Kenneth C. (1 de noviembre de 2005). Mythology (en inglés). Harper Collins. p. 291. ISBN 006019460X. Consultado el 1 de noviembre de 2012. «En conjunto, las tres celebraciones - la víspera del Día de Todos los Santos, el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos - se llamaba Hallowmas.» 
  5. Flick, Stephen (2009). Christianizing Halloween and Hallowmas (en inglés). Christian Heritage Fellowship. Archivado desde el original el 27 de junio de 2015. Consultado el 19 de octubre de 2014. «Las reliquias relacionadas a los santos difuntos eran puestas en exhibición durante la temporada de Hallowmas y a menudo se prometían bendiciones especiales por la veneración de estas reliquias. En aquellas aldeas y pueblos que eran demasiado pequeños o pobres para organizar una exhibición de reliquias, una tradición surgió en la que se honraba las vidas de los creyentes devotos vistiéndose como ellos e imitándolos. Entre algunos cristianos contemporáneos, se han hecho esfuerzos similares por el bien de la apreciación en lugar de la veneración o adoración». 
  6. Portaro, Sam (25 de enero de 1998). A Companion to the Lesser Feasts and Fasts (en inglés). Cowley Publications. p. 199. ISBN 1461660513. Consultado el 1 de noviembre de 2012. «El Día de Todos los Santos es el elemento central de un triduo de otoño. En las antiguas celebraciones de la Víspera de Todos los Santos, nuestros antepasados usaban el arma más poderosa del arsenal humano: el poder del humor y el ridículo para enfrentar el poder de la muerte. Al día siguiente, en la celebración de Todos los Santos, dábamos testimonio de la bondad encarnada personificada en hechos y actos notables triunfando sobre la misantropía de la oscuridad y los demonios. Y en la conmemoración de los Fieles Difuntos proclamábamos la esperanza de la mortalidad común expresada en nuestras aspiraciones y expectaciones de una eternidad compartida». 
  7. Buko, Andrzej (2008). The Archæology of Early Medieval Poland (en inglés). Brill Publishers. p. 139. ISBN 9004162305. Consultado el 1 de noviembre de 2012. «La costumbre de visitar y limpiar las tumbas del antepasado de uno aún es practicada en Polanda hoy día en el Día de Todos los Santos, parte de un triduo en las conmemoraciones a los difuntos de la Iglesia Católica». 
  8. Bannatyne, Lesley Pratt (1 de agosto de 1998). Halloween: An American Holiday, an American History (en inglés). Pelican Publishing. p. 12. ISBN 1565543467. Consultado el 1 de noviembre de 2012. «Las celebraciones de la víspera de Todos los Santos, el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos (las tres referidas como Hallowmas) se difundieron a través de Europa. Desde las Islas Británicas hasta a Francia a Polonia e Italia, el recuerdo de los difuntos ancestrales se convirtió en una celebración anual de gran importancia». 
  9. Missett, Bill (2005). Awakening the Soul: Book 2 (en inglés). ISBN 1420886800. Consultado el 1 de noviembre de 2012. «Así el papa Bonifacio IV creó el Día de Todos los Santos, conocido como «All Hallowmas» en el inglés antiguo, que se celebraba el 1 de noviembre. Como Samhain tenía lugar el día anterior, se conoció como «All Hallows Eve», el origen de la palabra «Halloween». La Iglesia fomentó su control de la Víspera de Todos los Santos en el año 1000 d.C. designando el 2 de noviembre como el Día de los Difuntos, que se celebraba de forma muy similar a Samhain, con hogueras, desfiles y disfraces. Pronto, las tres celebraciones se convirtieron en una conmemoración conocida como Hallowmas.» 
  10. Hughes, Rebekkah (29 de octubre de 2014). «Happy Hallowe'en Surrey!». The Stag (en inglés). Universidad de Surrey. Archivado desde el original el 28 de junio de 2015. Consultado el 29 de octubre de 2017. «Halloween o Hallowe'en, es la celebración anual del 31 de octubre que implica el primer día de Allhallowtide, que es la época para recordar a los fallecidos, incluyendo mártires, santos y a todos los fieles difuntos cristianos». 
  11. a b   Varios autores (1910-1911). «All Saints, Festival of». Chisholm, Hugh, ed. Encyclopædia Britannica. A Dictionary of Arts, Sciences, Literature, and General information (en inglés) (11.ª edición). Encyclopædia Britannica, Inc.; actualmente en dominio público. 
  12. Hutton, Ronald (1996). Stations of the Sun: A History of the Ritual Year in Britain (en inglés). Nueva York: Oxford Paperbacks. ISBN 0192854488. «el Feliré de Oengus y el Martirologio de Tallaght prueban que las primeras iglesias medievales [en Irlanda] celebraban la fiesta de Todos los Santos el 20 de abril». 
  13. Lillie, Eva Louise; Petersen, Nils Holger, eds. (1996). Liturgy and the Arts in the Middle Ages (en inglés). Museum Tusculanum Press. p. 172. ISBN 9788772893617. Consultado el 30 de octubre de 2014. 
  14. «Allhallowtide». oed.com (en inglés). Oxford English Dictionary. 2014. 
  15. Chambers, Allied (1998). The Chambers Dictionary (en inglés). Allied Publishers. p. 2. ISBN 9788186062258. Consultado el 9 de abril de 2014. 
  16. Toone, William (1834). A Glossary and Etymological Dictionary (en inglés). Bennet. p. 276. Consultado el 1 de noviembre de 2012. 
  17. Jeremiah, Ken (12 de abril de 2012). Christian Mummification: An Interpretative History of the Preservation of Saints, Martyrs and Others (en inglés). McFarland. p. 41. ISBN 9780786489794. 
  18. New American Bible for Catholics (en inglés). Thomas Nelson. 1 de junio de 1986. ISBN 9780529065087. «Tras las muertes de Juan y Jesús, personas bien dispuestas piden los cuerpos de las víctimas de Herodes y Pilato sucesivamente para darles un entierro respetuoso (29; 15, 45-46)». 
  19. Magazin für Ev.-Luth. Homiletik und Pastoraltheologie (en inglés) 43. Concordia Publishing House. 1919. p. 450. Consultado el 27 de octubre de 2015. «También se nos dice que, cuando el impío Rey Herodes había decapitado a Juan el Bautista, sus discípulos vinieron y lo enterraron. También Esteban, el primer mártir cristiano, recibió un entierro cristiano por sus compañeros cristianos después de haber sido lapidado hasta la muerte por una multitud». 
  20. Smith, William; Wace, Henry (1880). A Dictionary of Christian Biography, Literature, Sects and Doctrines (en inglés). J. Murray. p. 139. 
  21. Tassone, Susan (2001). Praying in the Presence of Our Lord for the Holy Souls (en inglés). Our Sunday Visitor Publishing. p. 41. ISBN 9780879739218. «Honrar a los muertos, por San Juan Crisóstomo: ¿Honrarás a los muertos? ... Déjanos ayudar y conmemorarlos. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su Padre, ¿por qué deberíamos dudar que nuestras ofrendas a los muertos les trae algo de consuelo? No dudemos en ayudar a aquellos que han muerto y en ofrecer nuestras oraciones para ellos». 
  22. Heuser, Herman Joseph (1934). The American Ecclesiastical Review (en inglés). Catholic University of America Press. p. 465. Consultado el 28 de octubre de 2015. «Además del domingo, los primeros cristianos celebraban días festivos. Su origen puede haber surgido de la celebración de los aniversarios de los mártires. En un principio los días festivos eran únicamente celebraciones locales. La evidencia más temprana de tales aniversarios se encuentra en una carta de la Iglesia de Esmirna, relatando el martirio de su obispo, San Policarpo. Pronto estas costumbres de celebrar el aniversario de un mártir se convirtieron en una tradición permanente». 
  23. Webb, Matilda (2001). The Churches and Catacombs of Early Christian Rome (en inglés). Sussex Academic Press. p. 7. ISBN 9781902210575. «Muchas iglesias primitivas fueron construidas sobre tempranos lugares de reuniones cristianos y zonas de martirio». 
  24. Frances Stewart Mossier (1901). «Hallowe'en». The Myrtle 56 (A.L. Freeman). p. 175. 
  25. Farmer, David, ed. (2011). The Oxford Dictionary of Saints (en inglés). Oxford University Press. p. 329. ISBN 9780199596607. Consultado el 30 de octubre de 2014. 
  26. Raynor, Shane (2 de octubre de 2015). «Redeeming Halloween by rediscovering Allhallowtide». Ministry Matters (en inglés). United Methodist Publishing House. «Halloween y el Día de Todos los Santos están seguidos el 2 de noviembre por un tercer día menos conocido: el Día de los Difuntos. La celebración combinada de los tres días se denomina Allhallowtide». 
  27. The Month (en inglés) 150. University of California Press. p. 502. Consultado el 26 de enero de 2016. «Allhallowtide, es decir, la octava de Todos los Santos». 
  28. Philip H., Pfatteicher (1990). Commentary on the Lutheran Book of Worship: Lutheran Liturgy in Its Ecumenical Context (en inglés). Augsburg Fortress. p. 322. ISBN 9780800603922. Consultado el 27 de enero de 2016. 
  29. Eisenhofer, Ludwig; Lechner, Josef (1961). The Liturgy of the Roman rite (en inglés). Verlag Herder. p. 239. Consultado el 27 de enero de 2016. «El 23 de marzo de 1955, un decreto abolió todas las octavas excepto las de Navidad, Pascua y Pentecostés». 
  30. Clarke, William Kemp Lowther (1941). Saints' Days as observed by the Churches of the Anglican Communion (en inglés). SCPK. p. 83. «La festividad de Todos los Santos se lleva a cabo por muchas iglesias en una octava».