Padres de la Iglesia

Los cuatro padres de la Iglesia latina: San Agustín de Hipona, San Gregorio Magno, San Ambrosio de Milán y San Jerónimo de Estridón. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Villamelendro de Valdavia (Palencia, Castilla y León).

Se llama padres de la Iglesia a un grupo de pastores y escritores eclesiásticos cristianos, obispos en su mayoría, que van desde el siglo I hasta el siglo VIII, y cuyo conjunto de doctrina es considerado testimonio de la fe y de la ortodoxia en la Iglesia católica. Para el protestantismo, sin embargo, los escritos emanados de la patrística son eminentemente testimoniales, corroborativos en la medida en que se sometan a una sólida exégesis de la Biblia.

Índice

IntroducciónEditar

 
El papa Gelasio I, quien elaboró la primera lista oficial de los padres de la Iglesia.

Los padres de la Iglesia son de fundamental importancia debido a que se trata de un grupo de escritores que fue dejando una doctrina en conjunto. Son los puntos en común entre ellos los que se toman en cuenta. Sus enseñanzas tuvieron gran peso en el desarrollo del pensamiento y la teología cristiana según su interpretación de la Biblia o las Sagradas Escrituras, la incorporación de la Tradición y la consolidación de la Liturgia.

A menudo los padres de la Iglesia tuvieron que dar respuesta a cuestiones y dificultades planteada por la moral y la teología en medio de un ambiente convulsionado por persecuciones externas y conflictos internos producidos por herejías y cismas de la Iglesia postapostólica. Por eso, fueron los continuadores inmediatos de la obra que los apóstoles habían iniciado y a los que con ella pasaron a sustituir ventajosamente, pues dejaron un amplio testimonio de sus trabajos y enseñanzas, escritos generalmente en latín, y respaldados muchas veces directamente por la jerarquía eclesiástica encabezada por el papa.

El título de «padres» para este grupo apareció desde el siglo IV, tal como puede observarse en las palabras de san Basilio:

Lo que nosotros enseñamos no es el resultado de nuestras reflexiones personales, sino lo que hemos aprendido de los Padres.

El papa Gelasio I confeccionó una primera lista oficial de los padres de la Iglesia.

A partir de allí han surgido dos nuevas ciencias en relación a los padres de la Iglesia, íntimamente relacionadas entre sí. Al estudio y análisis de la obra de estos importantísimos escritores de los primeros tiempos de la Iglesia se lo llama Patrística. Al estudio de la vida y persona de los padres se le llama Patrología. Estas dos ciencias han establecido una clasificación por generaciones y procedencias culturales con objeto de facilitar una comprensión más exacta del desarrollo de la teología cristiana.

Los Padres apostólicosEditar

 
San Ignacio de Antioquía, padre Apostólico devorado por los leones.

Los padres Apostólicos es la denominación que desde el siglo XVII reciben aquellos primeros padres de la Iglesia que tuvieron una cercanía inmediata con los apóstoles de Jesucristo, por lo que cronológicamente se ubican en el siglo I y primera mitad del siglo II. Sus escritos son respuestas a comunidades eclesiales en forma de cartas, documentos o recomendaciones, la mayoría del contenido es moral antes que doctrinal, por lo que su estilo es sencillo y directo, ya que iban dirigidas a comunidades con situaciones específicas.

Entre estos escritores se cuenta a san Clemente de Roma, san Ignacio de Antioquía, san Papías de Hierápolis, san Policarpo de Esmirna y, entre los escritos sin autor conocido, la Didaché, la Carta a Diogneto y el Pastor de Hermas.

Los Padres apologistasEditar

«Padres apologistas» es la denominación que recibieron los padres de la Iglesia que surgieron a partir de finales del siglo II cuando con la muerte de los discípulos de los apóstoles se extinguieron las referencias más directas a la vida de Jesús y a los orígenes de la época apostólica. En esta etapa, los cristianos solo tenían como referencia las Escrituras, y por ello lucharon para hacer frente a los peligros que amenazaban la existencia misma de la Iglesia naciente. Los Padres apologistas se encargaron de defender el cristianismo en un momento en que, además de las persecuciones de las autoridades civiles, surgieron nuevos planteamientos por parte de los gentiles y de los propios miembros de la Iglesia.

Los escritores sagrados, desde la muerte de esta generación, solo tuvieron el testimonio de las Sagradas Escrituras, de la Liturgia y de la Tradición mantenida en cada una de las Iglesias particulares.

Estas primeras generaciones de escritores cristianos aún vivieron en la persecución y se les conoce como Apologistas por la defensa que hacían del cristianismo frente a los paganos o gentiles y otras doctrinas de la época. Entre ellos destacan san Justino Mártir, san Ireneo de Lyon, san Hipólito de Roma, Novaciano, Tertuliano; formando la Escuela de Alejandría, Orígenes —el padre de la Teología—, san Panteno, san Cipriano de Cartago y san Clemente de Alejandría; y, de la Escuela de Antioquía, san Luciano de Antioquía.

La inclusión de unos autores, bien como apologistas, bien como padres de la Iglesia, depende más bien de criterios de estudio, que por razones generacionales.

Los grandes padres de la IglesiaEditar

En principio, la denominación de padres de la Iglesia se guardó para cuatro grandes personajes de la Iglesia oriental, a los que se agregaron otros cuatro grandes de la Iglesia latina o de Occidente. Es decir, que son ocho los grandes padres de la Iglesia.

Los cuatro grandes padres griegos son:

Y los cuatro grandes padres latinos son:

Pero habitualmente se conoce como padres de la Iglesia a una serie más amplia de escritores cristianos, que va desde estas generaciones, propias del siglo III hasta el siglo VIII, y que se caracterizan por la ortodoxia de su doctrina, santidad de vida y el reconocimiento de la Iglesia. Su edad de oro fueron los siglos IV y V y florecieron tanto en Occidente, donde escribieron en latín, o en Oriente, donde lo hicieron en griego e incluso en siriaco, copto, armenio, georgiano y árabe. En sus obras se sirven de la cultura griega y latina para explicar los misterios cristianos.

Los grandes padres orientalesEditar

 
San Atanasio de Alejandría, uno de los cuatro grandes padres de la Iglesia de rito griego.

Los cuatro grandes padres orientales son también conocidos indistintamente como los cuatro grandes padres griegos o como los cuatro padres de la Iglesia de rito griego (es decir, de la Iglesia oriental o de las Iglesias católicas orientales).

El más antiguo de ellos es san Atanasio de Alejandría (295–373), obispo de Alejandría, que tuvo un papel relevante en el Concilio de Nicea I. Luego destacan los «grandes capadocios», título común de los hermanos Basilio el Grande (329–389) y Gregorio de Nisa (335–394), así como su amigo Gregorio de Nacianzo (†389), quienes escribieron abundantemente contra la herejía arriana.

En la parte oriental del Imperio romano se desarrollan posteriormente dos escuelas teológicas muy importantes alrededor del Patriarcado de Antioquía —cuyo principal representante es san Juan Crisóstomo (344–407), patriarca de Constantinopla, célebre por sus homilías— y del Patriarcado de Alejandría —con san Cirilo de Alejandría (380–444), defensor de la maternidad divina de María en el Concilio de Éfeso—.

El ciclo de los cuatro grandes padres orientales lo cerró san Juan Damasceno (675–749), agudo teólogo que, además de luchar contra el maniqueísmo y la superstición, anunció casi cinco siglos antes la incorporación del pensamiento de Aristóteles a la filosofía cristiana.

Los grandes padres occidentalesEditar

 
San Agustín de Hipona, uno de los cuatro grandes padres de la Iglesia de rito latino.

Los cuatro grandes padres occidentales son también conocidos como los cuatro grandes padres latinos o como los cuatro grandes padres de la Iglesia de rito latino (es decir de la Iglesia occidental o de la Iglesia católica).

El primero de los grandes padres occidentales fue san Ambrosio de Milán (333–397), compositor de grandes himnos y persona muy influyente; bautizó al que iba a ser el mayor de todos ellos, san Agustín de Hipona (354–430), figura cumbre de la historia cristiana y uno de los pensadores más importantes de la historia universal. San Jerónimo (342–420), insigne cultivador de la historia y de la Sagrada Escritura, nos dejó su célebre Vulgata, la Biblia traducida directamente del hebreo y del griego al latín.

La Iglesia de Occidente cuenta también entre sus grandes padres a un papa: san Gregorio Magno (540–604).

Otros padres occidentalesEditar

En la Iglesia de Occidente figuran, además, otro papa al que también se les atribuye el apelativo de magno, León I el Magno (†461).

También se destaca el padre del monacato occidental san Benito de Nursia. Sobresalesn además varios obispos de las Galias, como Cesáreo de Arlés (470–543), formulador del Dogma de la Gracia, Gregorio de Tours o Hilario de Poitiers; el gran grupo de los padres hispánicos, en el que destacan Osio de Córdoba, Martín de Braga y los hermanos Leandro de Sevilla (†600) e Isidoro de Sevilla (560–636), autor de la primera enciclopedia cristiana, las Etimologías; y, cerrando el ciclo, el inglés Beda el Venerable (673–735), continuador de la obra sapiencial de Isidoro de Sevilla, el Doctor Hispalense.

Además de los cuatro padres tanto de la Iglesia oriental como la occidental, la patrística estudia la obra de otros muchos escritores cristianos que han recibido igualmente el título de «padres de la Iglesia». La abundante obra de estos escritores sigue siendo a través de los siglos lectura obligada y referencia segura en el planteamiento de las ideas y enseñanzas de la Iglesia católica.

Lista de los padres de la IglesiaEditar

En la siguiente tabla aparecen los principales padres de la Iglesia ordenados alfabéticamente y con su fecha de muerte entre paréntesis.

Padres griegos Padres latinos
San Andrés de Creta (f. 740) San Ambrosio de Milán (f. 397)
Afraates (siglo IV) Arnobio de Sicca (f. 330)
San Arquelao (f. 282) San Agustín de Hipona (f. 430)
San Atanasio de Alejandría (f. 373) San Benito de Nursia (f. 550)
San Atanasio sinaíta (f. 700) San Cesáreo de Arlés (f. 542)
Atenágoras de Atenas (siglo II) San Juan Casiano (f. 435)
San Basilio Magno (f. 379) San Celestino I (f. 432)
San Cesáreo de Nacianzo (f. 369) San Cornelio (f. 253)
San Clemente de Alejandría (f. 215) San Cipriano de Cartago (f. 258)
San Clemente Romano (f. 97) San Dámaso (f. 384)
San Cirilo de Alejandría (f. 444) San Dionisio (f. 268)
San Cirilo de Jerusalén (f. 386) San Enodio de Pavía (f. 521)
Dídimo el Ciego (f. 398) San Eucherio de Lyon (f. 450)
Diodoro de Tarso (f. 392) San Fulgencio (f. 533)
San Dionisio el Grande (f. 264) San Gregorio de Elvira (f. 392)
San Efrén de Siria (f. 373) San Gregorio Magno (f. 604)
San Epifanio (f. 403) San Hilario de Poitiers (f. 367)
Eusebio de Cesarea (f. 340) San Inocencio de Roma (f. 417)
San Eustacio de Antioquía (f. siglo IV) San Ireneo de Lyon (f. 202)
San Firmiliano de cesarea (f. 268) San Isidoro de Sevilla (f. 636) (Considerado el último de los padres occidentales)
Genadio I de Constantinopla (siglo V) San Jerónimo de Estridón (f. 420)
San Germano (f. 732) Lactancio (f. 323)
San Gregorio de Nacianzo (f. 390) San Leandro de Sevilla (f. 600)
San Gregorio de Nisa (f. 395) San León Magno (f. 461)
San Gregorio Taumaturgo (f. 268) Mario Mercátor (f. 451)
Hermas de Roma (siglo II) Mario Victorino (f. h. 382))
San Hipólito (f. 236) San Martín de Braga (f. 579)
San Ignacio de Antioquía (f. 107) Minucio Félix (siglo II)
San Isidoro de Pelusio (f. 450) Novaciano (f. 257)
San Juan Crisóstomo (f. 407) San Optato (siglo IV)
San Juan Clímaco (f. 649) San Osio de Córdoba (f. 357)
San Juan Damasceno (f. 749) (Considerado el último de los padres orientales) San Paciano (f. 390)
San Julio I (f. 352) San Pánfilo (f. 309)
San Justino (f. 165) San Paulino de Nola (f. 431)
San Leoncio de Bizancio (siglo VI) San Pedro Crisólogo (f. 450)
San Macario (f. 390) San Febadio (f. siglo IV)
San Máximo el Confesor (f. 662) Rufino de Aquilea (f. 410)
San Melitón de Sardes (f. 180) Salviano (siglo V)
San Metodio de Olimpo (f. 311) San Siricio (f. 399)
San Nilo el Viejo (f. 430) Tertuliano (f. 222)
Orígenes (f. 254) San Venancio Fortunato (f. 610)
San Policarpo de Esmirna (f. 155) San Vicente de Lerins (f. 450)
San Proclo (f. 446)
Pseudo Dionisio Areopagita (siglo VI)
San Serapión (f. 370)
San Sofronio (f. 638)
Taciano (siglo II)
Teodoro de Mopsuestia (f. 428)
Teodoreto de Ciro (f. 458)
San Teófilo de Antioquía (siglo II) Nota: A veces la lista de padres latinos se amplía también a san Beda el Venerable (f. 735)

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar