Abrir menú principal

En náutica, amante es el nombre que en general se da a todo cabo grueso que, hecho firme uno de sus extremos a una percha, cáncamo, relinga de vela, etc., y con un motón cosido al otro, tiene por objeto suspender algo con relativamente poco esfuerzo.

ClasesEditar

Según los puntos en que van instalados y maniobras a que se les destina, son distintos los amantes, en longitud y mena, y reciben nombres variados:

  • Amante de virador: el que sirve para guindar los masteleros de gavia y velacho.
  • Amante de guindar: en los faluchos se llama así al cabo grueso de que se valen para izar y arriar la entena.
  • Amante de rizos: el que con su palanquín al extremo sirve para suspender por la relinga de caída las velas de gavia, a fin de facilitar la faena de tomar rizos.
  • Amante de porta: el cabo de grueso proporcionado con que por medio de un aparejuelo hecho firme en su extremo interior se levantan las portas de la batería.[1]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar