Anestesia local

La anestesia local es cualquier técnica para inducir la ausencia de sensación en una parte específica del cuerpo,[1]​ generalmente con el objetivo de inducir analgesia local, es decir, insensibilidad local al dolor, aunque otros sentidos locales también pueden verse afectados. Permite a los pacientes someterse a procedimientos quirúrgicos y dentales con dolor y angustia reducidos. En muchas situaciones, como la cesárea, es más segura y, por lo tanto, superior a la anestesia general. También se usa para aliviar el dolor no quirúrgico y para permitir el diagnóstico de la causa de algunas afecciones de dolor crónico. Los anestesistas a veces combinan técnicas de anestesia general y local.

Anestesia local
(intervención quirúrgica)
Clasificación y recursos externos
MeSH D000772
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Los siguientes términos a menudo se usan indistintamente:

  • La anestesia local, en sentido estricto, es la anestesia de una pequeña parte del cuerpo, como un diente o un área de la piel.
  • La anestesia regional está dirigida a anestesiar una parte más grande del cuerpo, como una pierna o un brazo.
  • La anestesia de conducción abarca una gran variedad de técnicas anestésicas locales y regionales.

Uso MédicoEditar

Un anestésico local es un medicamento que causa anestesia local reversible y una pérdida de nocicepción. Cuando se usa en vías nerviosas específicas (bloqueo nervioso), se pueden lograr efectos tales como analgesia (pérdida de la sensación de dolor) y parálisis (pérdida de potencia muscular). Los anestésicos locales clínicos pertenecen a una de dos clases: anestésicos locales de aminoamida y aminoéster. Los anestésicos locales sintéticos están estructuralmente relacionados con la cocaína. Se diferencian de la cocaína principalmente en que no tienen potencial de abuso y no actúan sobre el sistema simpaticoadrenérgico, es decir, no producen hipertensión o vasoconstricción local, con la excepción de la ropivacaína y la mepivacaína que producen vasoconstricción débil. A diferencia de otras formas de anestesia, un local puede usarse para un procedimiento menor en el consultorio de un cirujano, ya que no lo deja en un estado de inconsciencia. Sin embargo, el médico debe tener un ambiente estéril disponible antes de realizar un procedimiento en su consultorio.

Los anestésicos locales varían en sus propiedades farmacológicas y se utilizan en diversas técnicas de anestesia local, tales como:

Los efectos adversos dependen del método anestésico local y del sitio de administración, pero en general, los efectos adversos pueden ser:

  1. Anestesia o parestesia prolongada localizada debido a infección, hematoma, presión excesiva de líquido en una cavidad confinada y corte de nervios y tejido de soporte durante la inyección.[2]
  2. Reacciones sistémicas tales como síndrome del SNC deprimido, reacción alérgica, episodio vasovagal y cianosis debido a toxicidad anestésica local.
  3. Falta de efecto anestésico debido a pus infeccioso como un absceso.

Técnicas anestésicas locales no médicasEditar

El manejo local del dolor, que usa otras técnicas que no sean medicamentos analgésicos, incluye:

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. thefreedictionary.com > local anesthesia In turn citing: Mosby's Medical Dictionary, 8th edition. Copyright 2009
  2. «Nerve damage associated with peripheral nerve block». Risks Associated with Your Anaesthetic (The Royal College of Anaesthetists). Section 12. January 2006. Archivado desde el original el 9 de octubre de 2007. Consultado el 10 de octubre de 2007. 
  3. Dubinsky, R. M.; Miyasaki, J. (12 de enero de 2010). «Assessment: Efficacy of transcutaneous electric nerve stimulation in the treatment of pain in neurologic disorders (an evidence-based review): Report of the Therapeutics and Technology Assessment Subcommittee of the American Academy of Neurology». Neurology (en inglés) 74 (2): 173-176. ISSN 0028-3878. doi:10.1212/WNL.0b013e3181c918fc. 
  4. Varrassi, Giustino; Paladini, Antonella; Marinangeli, Franco; Racz, Gabor (2006-03). «Neural Modulation by Blocks and Infusions». Pain Practice (en inglés) 6 (1): 34-38. ISSN 1530-7085. doi:10.1111/j.1533-2500.2006.00056.x. 
  5. Meglio M (2004). «Spinal cord stimulation in chronic pain management». Neurosurg. Clin. N. Am. 15 (3): 297-306. PMID 15246338. doi:10.1016/j.nec.2004.02.012. 
  6. Rasche, Dirk; Ruppolt, Marc; Stippich, Christoph; Unterberg, Andreas; Tronnier, Volker M. (2006-03). «Motor cortex stimulation for long-term relief of chronic neuropathic pain: A 10 year experience:». Pain (en inglés) 121 (1): 43-52. ISSN 0304-3959. doi:10.1016/j.pain.2005.12.006. 
  7. Boswell, Mark V.; Trescot, Andrea M.; Datta, Sukdeb; Schultz, David M.; Hansen, Hans C.; Abdi, Salahadin; Sehgal, Nalini; Shah, Rinoo V. et al. (2007-01). «Interventional techniques: evidence-based practice guidelines in the management of chronic spinal pain». Pain Physician 10 (1): 7-111. ISSN 1533-3159. PMID 17256025. 
  8. Romanelli, Pantaleo; Esposito, Vincenzo; Adler, John (2004-07). «Ablative procedures for chronic pain». Neurosurgery Clinics of North America (en inglés) 15 (3): 335-342. doi:10.1016/j.nec.2004.02.009. 

Enlaces externosEditar